Vox expande sus tesis ultraderechistas en América Latina con un encuentro en Colombia | Internacional


El eurodiputado Hermann Tertsch muestra una piedra lanzada por manifestantes en Bogotá contra el hotel donde se reúne la ultraderecha.
El eurodiputado Hermann Tertsch muestra una piedra lanzada por manifestantes en Bogotá contra el hotel donde se reúne la ultraderecha.RAUL ARBOLEDA (AFP)

El partido español Vox ha aterrizado en América Latina con sus tesis ultraderechistas poniendo a Colombia como punto de partida. Con presencia de parlamentarios, políticos y expresidentes de derecha y ultraliberales de Chile, Perú, Brasil, Colombia y España, este fin de semana se organiza el primer encuentro Foro Madrid Bogotá. La cita no es casual. Colombia está inmersa en una precampaña electoral y el izquierdista Gustavo Petro lidera hasta el momento todas las encuestas.

Ya lo había anunciado Santiago Abascal cuando lanzó la Carta de Madrid, en octubre del año pasado, un manifiesto para alertar del supuesto avance comunista en la región. Su objetivo era crear una nueva organización internacional con el mismo nombre del foro y dotar a la alianza de una “estructura permanente y un plan de acción anual”. Bogotá ha sido así el punto de partida de esa meta con un encuentro que busca hacer contrapeso al Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla, según el programa que han difundido.

En el foro de la ultraderecha participan personajes como Francisco Tudela, exvicepresidente de Perú durante el régimen de Alberto Fujimori; Ernesto Araújo, exministro de Relaciones Exteriores del Gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil o el diputado ultraliberal de Argentina, Javier Milei, entre otras figuras de la extrema derecha. De Colombia se presenta el ala más radical del Centro Democrático, el partido creado por el expresidente Álvaro Uribe. El exministro Fernando Londoño, las congresistas del Centro Democrático, María Fernanda Cabal y Paola Holguín, y el excoronel Alfonso Plazas Vega, quien acaba de ser demandado en una Corte del Distrito Sur de La Florida por la retoma del Palacio de Justicia, en el que varias personas salieron con vida y luego aparecieron muertas. Este sábado se espera, además, un mensaje del expresidente Uribe, que ya en 2020 se había reunido con representantes de Vox.

El momento y el lugar que ha elegido Vox para el desembarco está muy medido. En medio de la campaña a la presidencia de Colombia, cuya primera vuelta se celebra el 29 de mayo, Gustavo Petro se posiciona como el aspirante más claro de la contienda electoral. El encuentro de Vox se dirige a él con nombre propio: “Teniendo en cuenta la amenaza que representa el proyecto político de Gustavo Petro y el Pacto Histórico, Foro Madrid ha querido organizar su ‘I Encuentro Regional”, se lee en un comunicado.

El jueves, un día antes de que comenzara el evento, los organizadores ya acusaban al líder de izquierdas y a sus seguidores de un posible boicot. Este viernes, un grupo de encapuchados lanzó piedras contra el hotel donde se realizaba la cita. Eso hizo que los participantes volvieran a atacar al candidato del Pacto Histórico. Con una piedra en la mano, lanzada por algunos de esos manifestantes, el eurodiputado del Partido Vox Hermann Tertsch, señalaba a Petro, aunque sin presentar pruebas. “Supongo que son los de Petro porque es el entorno comunista, estos son los argumentos de Petro”, insistió Tertsch a la prensa local. Lo mismo hicieron desde la Fundación Disenso, presidida por Abascal.

Excongresistas del partido de Uribe relacionaron a los alborotadores con la “primera línea”, un grupo creado durante el estallido social en 2021; mientras los venezolanos hablaron de la “izquierda bolivariana”. El ministro de defensa de Colombia, Diego Molano, dijo que los “encapuchados no pueden seguir con violencia coartando la libre expresión y el debate público y democrático” y anunció que hubo dos detenidos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Vox había hecho acercamientos con el expresidente colombiano Andrés Pastrana desde octubre del año pasado. El exmandatario, de filiación conservadora, participó de una cumbre virtual de El Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), el grupo político del Parlamento Europeo del que forma parte Vox. Sin embargo, Pastrana no ha participado en el foro que se realiza en Bogotá. Su acercamiento con Vox había causado malestar en el PP, puesto que el político colombiano preside la Internacional Democrática de Centro (IDC), de la que el líder de los populares españoles, Pablo Casado, es vicepresidente.

La presencia de los representantes de Vox en Bogotá ha generado críticas desde la izquierda. “Vienen este fin de semana a hablar de democracia y libertad. Se trata de los mismos que hacen apología del genocidio colonial contra los pueblos indígenas, de los falangistas vergonzantes de nueva generación”, dijo el congresista Iván Cepeda.

No es la primera vez que Vox se acerca a la región. Ya lo hizo en México, donde solicitó el registro de su logo en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, lo que le daría acceso a numerosos servicios políticos y empresariales. Esa solicitud se produjo durante una visita de Santiago Abascal al Senado mexicano que terminó de forma fallida y causando una tormenta política en los partidos mexicanos. El líder de Vox logró firmas de 14 senadores del Partido de Acción Nacional (PAN), la formación conservadora, y unas pocas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en su “cruzada anticomunista”. Pero luego varios de ellos se desmarcaron de la firma.

También ha hecho acercamientos en otros países. Parlamentarios de Vox estuvieron la toma de posesión del presidente de Ecuador, el conservador Guillermo Lasso, han tenido encuentros en Lima con la excandidata presidencial de Perú, Keiko Fujimori, y han hecho acercamientos con Jeanine Áñez, en Bolivia, Abascal la propuso como candidata al Premio Sájarov del Parlamento Europeo.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.