Un policía al que Marlaska insiste en condecorar fue condenado por torturas en 1994 y Aznar le indultó



Héctor Moreno, uno de los policías jubilados a los que el Ministerio del Interior ha vuelto a condecorar, pese a que la Justicia ya lo paralizó tras un primer intento, fue condenado por torturas en el año 1994. Posteriormente, en 1998, fue indultado por el Gobierno de José María Aznar (PP).

EL ESPAÑOL ha consultado la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, fechada el 12 de febrero de aquel año, que le impone, entre otras, una pena de un mes y un día de arresto mayor y a seis años y un día de inhabilitación especial por un delito de torturas. Asimismo, le impuso una suspensión de más 24 meses por dos ilícitos de detención ilegal.

Todo ello, por hechos cometidos la madrugada del 29 de abril del año 1982, en el céntrico distrito de Malasaña. Según el relato de hechos probados de aquella resolución, Moreno y otros cuatro agentes, entonces miembros del Grupo V de la Brigada Regional de Policía Judicial, detuvieron injustificadamente a varios transeúntes.

Sucedió después de que un ciudadano «golpeara con la mano el techo» de uno de los dos coches camuflados en el que viajaban los agentes, ya que el vehículo le impedía cruzar la calzada.

Específicamente, la sentencia destaca sobre Héctor Moreno que, junto a otro oficial, restregó la cabeza de uno de los arrestados por unos cubos de basura, antes de introducirle en el vehículo policial.

Después, el grupo trasladó a los detenidos a las dependencias de la Dirección General de Seguridad, donde fueron retenidos, golpeados y/o vejados. Luego, según concluyó la Audiencia Provincial, los hechos quedaron reflejados en un atestado «de modo distinto» a como sucedieron en la realidad.

Interior vuelve a proponerle

Pero ahora, el departamento que encabeza Fernando Grande-Marlaska ha vuelto a proponer a Moreno para recibir una Medalla de Plata al Mérito Policial.

Se trata de una de las mayores condecoraciones del Cuerpo y supone un incremento del 15% del sueldo del funcionario en el momento de su concesión. Si la recibe un jubilado, como en este caso, el porcentaje se aplica sobre «el sueldo correspondiente a la máxima categoría alcanzada por el interesado en servicio activo», según indica la Ley 5/1964, de 29 de abril, sobre condecoraciones policiales.

Tal y como adelantó EL ESPAÑOL, una reciente sentencia, del Juzgado Central Contencioso-Administrativo número 11 de la Audiencia Nacional, ordenó retirar estos galardones a Héctor Moreno y a otros tres comisarios jubilados, atendiendo a un recurso de la Confederación Española de Policía (CEP), al que se adhirieron otras organizaciones, como Jupol.

Concretamente, el juez concluyó que no se siguió el procedimiento establecido para conceder estos galardones, al obviar la participación de los sindicatos policiales en el proceso de debate, impidiéndoseles formular alegaciones.

Además, los cuatro comisarios tampoco cumplían los requisitos para recibir una distinción tan relevante como ésta. La Ley las reserva para «muertos en acto de servicio», mutilados o heridos graves, encargados de dirigir un servicio de «trascendental importancia», que redunde en el prestigio de la Policía, o quienes hayan demostrado «méritos de carácter extraordinario» o «una actuación ejemplar» que destaque «por su valor, capacidad o eficacia reiterada en el cumplimiento de importantes servicios».

De acuerdo con los expedientes de propuesta, los cuatro comisarios recibieron esta Medalla de Plata por su mera trayectoria profesional. Y la Justicia ya falló en contra de conceder estas medallas a estos agentes. No obstante, el Ministerio del Interior los ha vuelto a proponer.

Además de a Moreno, Interior ha sugerido, de nuevo, a Javier Migueláñez, quien lideró el inicio de la investigación contra el comisario Villarejo o sobre la Operación Kitchen, el supuesto espionaje del PP a su extesorero, Luis Bárcenas.

Indulto

En 1998, el Gobierno de José María Aznar concedió el indulto a Héctor Moreno. Así consta en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 21 de julio de ese año. Se trata de un real decreto firmado por la entonces ministra de Justicia, Margarita Mariscal de Gante y Mirón.

«Vengo en conmutar a don Héctor Moreno la pena de inhabilitación especial impuesta por otra de suspensión por el plazo de seis meses y un día, dejando subsistentes los demás pronunciamientos contenidos en sentencia, a condición de que no vuelva a cometer delito doloso durante el tiempo de normal cumplimiento de la condena», reza el BOE de aquel día.

Después de que el Ministerio del Interior haya vuelto a proponer a los mismos nombres a los que la Justicia ya se opuso, varios sindicatos policiales han anunciado que volverán a emprender acciones judiciales para evitar que reciban este galardón.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.