Ucrania pide misiles de largo alcance a EEUU para ganar pero Biden teme que Putin use armas químicas


Tras las últimas victorias de Ucrania en el noreste del país, su líder Volodímir Zelenski está presionando al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para obtener un arma más potente: un sistema de misiles con un alcance de 190 millas (305 kilómetros) que podrían llegar hasta territorio ruso.

Zelenski ha insistido a los funcionarios estadounidenses en que no tiene intención de atacar ciudades rusas ni apuntar a objetivos civiles. Precisamente, todo lo contrario a lo que ha hecho Putin durante estos meses de guerra, con sucesivos ataques a zonas residenciales, centros de ocio u hospitales. Estos proyectiles, según Zelenski, son fundamentales para lanzar una contraofensiva más amplia y casi definitiva para concluir la guerra a principios del próximo año.

Sin embargo, Biden no se ha decidido todavía a mandar esta arma a Ucrania. En parte, porque durante los últimos siete meses ha señalado -con éxito- a Putin como principal culpable de este conflicto. Además, el presidente estadounidense no quiere una guerra más amplia con los rusos, solo quiere que desocupen Ucrania.

[Escalada del terror en Ucrania: torturas en las fosas de Izium y muertes de cargos prorrusos]

Un envío de este tipo de misiles guiados de largo alcance también podría dar a Ucrania nuevas opciones para atacar la región de Crimea, el territorio que Rusia anexionó en 2014. Un hecho que, probablemente, sería visto por Moscú como una gran provocación, según Biden. “Estamos tratando de evitar la Tercera Guerra Mundial”, les recuerda a menudo Biden a sus consejeros.

La discusión sobre este Sistema de Misiles Tácticos del Ejército (ATACMS) ha llegado en un momento crítico, cuando los funcionarios de la Casa Blanca, el Departamento de Estado, el Pentágono y las agencias de inteligencia estadounidenses parecen más preocupados que nunca de que Putin pueda intensificar la guerra para compensar sus últimos fracasos en el campo de batalla.

Postura de EEUU

La Administración de Joe Biden pretende controlar la escalada en la guerra, por ello no tiene claro el envío de estos misiles. Los funconarios estadounidenses tratan de calibrar los próximos pasos con la esperanza de aprovechar los avances de Ucrania sin desencadenar un conflicto más amplio. El nuevo giro de la guerra deja, por ahora, a los ucranianos con ventaja frente a un desordenado ejército ruso.

“Estamos respondiendo con moderación, pero eso es por el momento”, señaló Putin el viernes, después de asistir a una cumbre regional en Uzbekistán. “Si la situación continúa desarrollándose de esta manera, la respuesta será más seria”, añadió.

Una mujer señala los misiles que han destruido su casa en Járkov.


Una mujer señala los misiles que han destruido su casa en Járkov.

Reuters

Además, afirmó que Ucrania estaba tratando de llevar a cabo «actos terroristas» en Rusia y describió los recientes ataques con misiles de crucero rusos contra la infraestructura ucraniana como «ataques de advertencia».

Este mismo día, en una conferencia de inteligencia en Washington, el subdirector de la CIA, David S. Cohen, afirmó que Putin preguntará a sus líderes militares “qué ha sucedido, por qué está sucediendo y qué podemos hacer para presionar”. “No creo que debamos subestimar la adhesión de Putin a su objetivo original, que era controlar Ucrania. Tampoco su apetito por el riesgo”, agregó Cohen.

[El cardenal enviado por el Papa a Ucrania sufre un tiroteo en Zaporiyia: «No sabía hacia dónde correr»]

Colin H. Kahl, subsecretario de Defensa, aseveró hace unos días que «el éxito de Ucrania en el campo de batalla podría hacer que Rusia se sienta arrinconada, y eso es algo que debemos tener en cuenta».

Mientras tanto, los demócratas presionan a Biden para que envíe estos proyectiles a Kiev para que pongan fin a la invasión rusa lo antes posible. Algunos de sus diputados han calificado al presidente como «cauteloso» por negarse a enviar armamento más potente a Ucrania en un momento de la guerra donde tienen ventaja.

El peligro de Putin

Biden ha advertido a Putin que no utilice armas nucleares ni químicas en Ucrania, por lo que le ha avisado de que se convertirá en el mayor «paria» del mundo si lo hace.

«No, no, no lo haga. Cambiará el rostro de la guerra como nunca antes desde la Segunda Guerra Mundial«, ha asegurado Biden en una entrevista en la cadena CBS.

El presidente estadounidense ha insistido en que habría «consecuencias» y que los rusos «se convertirían en los mayores parias que el mundo ha visto nunca». «La respuesta dependerá del alcance de lo que hagan», ha asverado el líder demócrata en el avance de la entrevista, que se emitirá íntegramente el domingo.

Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania el pasado 24 de febrero, Estados Unidos ha impuesto -en coordinación con sus aliados- sanciones al sector financiero ruso, a Putin y a decenas de funcionarios y empresarios del país. Además de enviar ayuda militar.

Estados Unidos considera que China y la India están aumentando «la presión» hacia el Kremlin para que acabe la guerra, después de que sus líderes, Xi Jinping y Narendra Modi, expresaran a Putin su preocupación por las consecuencias del conflicto.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.