Ucrania: EEUU y la OTAN muestran su desconfianza hacia el movimiento ruso: «No hay ninguna prueba de retirada de tropas rusas» en Ucrania


  • Ucrania Cuando el planeta contuvo tambin el aliento: Cuba, 1962; Polonia, 1980…
  • Crisis Joe Biden: «Estamos preparados, pase lo que pase en Ucrania»

Rusia sigue con su desescalada en la frontera de Ucrania en medio de acusaciones de estar haciendo lo contrario. El Ministerio de Defensa de Rusia difundi imgenes de cmo fuerzas del Distrito Militar Sur de Rusia regresan a sus bases tras participar en las maniobras de rutina en la pennsula de Crimea. Tanques, vehculos de combate de infantera y sistemas autopropulsados de artillera retornan a las bases para recibir mantenimiento de cara a la nueva fase de los entrenamientos de las tropas, dijo Mosc.

Pero EEUU contina viendo cmo las fuerzas rusas se dirigen hacia la frontera con Ucrania, en lugar de alejarse de ella, denunci el secretario de Estado, Antony Blinken. «Seguimos viendo no slo estas fuerzas masivas, seguimos viendo unidades movindose hacia la frontera. Lo que necesitamos ver es exactamente lo contrario», dijo Blinken a la cadena MSNBC.

Lo dijo ayer y lo ha repetido hoy el secretario general de la OTAN: pese al anuncio del Kremlin «no hay ninguna prueba de una retirada de tropas, de una desescalada por parte rusa (…) las imgenes de satlites comerciales lo confirman«. Al revs, si algo notan los ucranianos y los aliados es que el despliegue ruso se consolida y fortalece en la frontera: «Esto, por supuesto, puede cambiar. Sin embargo, lo que vemos hoy es que Rusia mantiene una fuerza de invasin masiva lista para atacar. Lo que vemos es que estn tomando posiciones y hemos visto los ciberataques«, ha lamentado este mircoles Jens Stoltenberg.

El mensaje de Stoltenberg no es nuevo porque no hay nada diferente sobre el terreno. Una cosa es decir y otra hacer. «Es la nueva normalidad», ha dicho el noruego en referencia a esa «paradoja» propia de estos tiempos, la incertidumbre y la amenaza de la mano de la desinformacin y la provocacin. Rusia despliega 100.000 soldados y equipamiento pesado pero convierte en una parodia las advertencias sobre un posible ataque, burlndose de Washington o Londres mientras, al estilo Gila, pide al enemigo que le diga a qu hora creen que van a invadir. Y una parte de la sociedad, la ciudadana y los medios se prestan al juego, convirtiendo la ansiedad y tensin de millones de personas en una gracia. «Las guerras en Europa nunca empiezan un mircoles», ha dicho estos das entre risas Vladimir Chizhov, el representante ruso en Bruselas.

«No sabemos lo que va a pasar, pero sabemos lo que ha pasado otras veces», ha sealado el poltico nrdico. Desde la OTAN nunca se ha especulado con acciones concretas, o fechas, como hizo la inteligencia norteamericana y la Casa Blanca la semana pasada. No se han arriesgado a un pronstico preciso, pero reiteran que cuando Vladimir Putin ha movilizado tropas, ya fuera en 2014 y 2015 en el Este de Ucrania, en Bielorrusia, Georgia o Moldavia, ha habido movimientos. No se trata de ensoaciones, sino de una acumulacin de tropas y equipamiento ms que evidente, una amenaza constante y un objetivo poltico de fondo. O varios, sea en Ucrania, de cara a la Alianza Atlntica o la Unin Europea, que es quien realmente amenaza con poder blando la «esfera de influencia» rusa.

El secretario general ha comparecido esta tarde tras una reunin ministerial de la organizacin. Los aliados han consensuado un comunicado, uno ms, en la lnea habitual, sin novedades de fondo o forma, pero con una posibilidad ms concreta: la creacin de nuevos batallones de combate en la zona oriental. «Estamos gravemente preocupados por el despliegue militar ruso, no provocado, injustificado y a gran escala en Ucrania y Bielorrusia y sus alrededores. Instamos a Rusia, en los trminos ms enrgicos posibles, a escoger la va de la diplomacia y a revertir inmediatamente su despliegue y retirar sus fuerzas de Ucrania de acuerdo con sus obligaciones y compromisos internacionales. Seguimos comprometidos con nuestro enfoque de doble cara: fuerte disuasin y defensa combinados con apertura al dilogo«, arranca el documento.

Refuerzo en el Este

Como parte de la primera parte, la de la disuasin, los ministros han debatido hoy en profundidad, segn la versin oficial, la posibilidad de un refuerzo militar en la parte Este, algo que se lleva haciendo en realidad varias semanas. «Las acciones de Rusia representan una seria amenaza para la seguridad euroatlntica. Como consecuencia y para garantizar la defensa de todos los Aliados, estamos desplegando fuerzas terrestres adicionales en la parte oriental de la Alianza, as como activos martimos y areos adicionales, y hemos aumentado la preparacin de nuestras fuerzas. Nuestras medidas son y seguirn siendo preventivas, proporcionadas y no progresivas. Estamos preparados para fortalecer an ms nuestra postura defensiva y disuasoria para responder a todas las contingencias», sealan los ministros.

Una parte clave de esa defensa son los «battlegroups«. La OTAN en los ltimos tiempos ha aumentado su presencia en la parte oriental de la Alianza, con cuatro grupos de combate multinacionales en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia. Cuatro grupos de batalla liderados por el Reino Unido, Canad, Alemania y Estados Unidos y listos para una activacin inmediata. Stoltenberg ha sealado que en las prximas semanas habr consultas para estudiar si es necesario crear algunos adicionales para la zona de Rumana (liderada por Francia, que se ha ofrecido) y el Mar Caspio. «La informacin de la que disponemos y que compartimos entre los aliados se puede corroborar con satlites comerciales, con fuentes de dominio pblico», ha recalcado el secretario general. Una forma de decir a la ciudadana occidental, sobre todo, que esto no tendra nada que ver con Irak. No se trata de presuntas armas de destruccin masiva secretas, sino que el Ejrcito ruso est en la frontera, preparado y esperando una seal.

Este jueves, los lderes de la Unin Europea abordarn en persona la cuestin de Ucrania en la capital comunitaria. Estaba prevista una cumbre con los socios africanos desde hace meses, pero los europeos se reunirn antes, durante al menos una hora, para actualizar la informacin disponible, repasar las medidas de respuesta si se produce un ataque e intentar coordinar su mensaje, despus de viajes individuales al Kremlin del presidente Emmanuel Macron y el canciller Olaf Scholz en los ltimos das.

El martes, el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, dijo que el pas estaba retirando algunas de sus tropas de la frontera con Ucrania y de Crimea tras culminar sus ejercicios militares. Bielorrusia ha prometido que no quedar «un solo soldado ruso» en el pas tras las maniobras conjuntas, que duran hasta el 20 de febrero. A Kiev le preocupa que todava quedan muchas tropas al otro lado de su frontera.

«Creo que todo esto es ms bien una distraccin y un intento de recuperar la iniciativa diplomtica», opina Gustav Gressel, analista del European Council on Foreign Relations (ECFR) un ‘think tank’ paneuropeo. «Putin estaba algo arrinconado, sealado como el agresor por todos los pases, y al proporcionar una rama de olivo, incluso si es falsa, ha redefinido este campo de batalla» sostiene Gressel, que cree que mediante los ciberataques que sufri Ucrania el martes Rusia ha optado por «aplicar otras formas de presin sobre Ucrania, pensemos que dos tercios de los ucranianos tienen su cuenta bancaria personal en PrivatBank [uno de los bancos atacados]». El Gobierno ucraniano asegura que el otro ataque ciberntico, que afect al Ministerio de Defensa, ha sido el peor de este tipo que ha visto el pas y que todava dura. Y culpa a Rusia, que niega su participacin.

ANEXIN A LA ESPERA

En Kiev preocupa la peticin que hizo el martes el parlamento de Rusia: el reconocimiento de los territorios separatistas. Lo ven como el primer paso a una anexin de esa parte de la regin. Aunque el Parlamento ruso anim el martes a Putin a dar ese paso, el Kremlin se desmarc despus de esa idea. «Putin tom nota de la peticin de la Duma de reconocer las repblicas de Donbs, pero esa medida no concuerda con los Acuerdos de Minsk», dijo Dimitri Peskov, el portavoz del presidente ruso.

Mosc lleva tiempo aumentando la presin para que Kiev cumpla los acuerdos de paz que firm en 2015, arrinconado en el Este de Donbs por tropas rusas que, combatiendo junto a los separatistas, causaron enormes bajas y la prdida de varias posiciones. Desde entonces el Ejrcito ucraniano ha mejorado notablemente su potencia de fuego y el Gobierno actual se siente ms slido que el anterior. El presidente Volodimir Zelensky deseara revisar los trminos de los Acuerdos de Minsk. Los considera demasiado desventajosos, una opinin en la que coincide con amplios sectores de la poltica ucraniana.

«Putin contina su presin sobre Kiev para que cumpla sus demandas polticas. Estas demandas se concentran en cumplir con Minsk en trminos rusos, no en ucranianos, lo que conducira a una erosin de su soberana. De hecho, no hay distensin en esta crisis, es solo guerra por otros medios» concluye Gressel. Estos acuerdos de paz establecen elecciones una normalizacin poltica en estas regiones y tambin la celebracin de comicios. Durante estos aos Mosc ha repartido ms de un milln de pasaportes rusos en los territorios separatistas y en Kiev temen que esos votantes hagan girar el rumbo del pas.

Un da despus de que Putin hablase de «genocidio» en el este de Ucrania el ministro de Defensa ucraniano, Alexei Reznikov, asegur que Kiev no planea ninguna accin agresiva: ni en Donbs, ni en Crimea. Y que en ningn territorio habr provocaciones del bando ucraniano.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.