Sectores del PSOE hacen frente al no es no de Pedro Snchez en Castilla y Len


Elecciones Castilla y Len 2022

Actualizado

Socialistas sugieren esperar al primer paso de Maueco para posicionarse en la formacin del gobierno autonmico

Pedro S
Pedro Snchez, este martes, en el Senado.BERNARDO DAZ

El PP es quien ha de mover ficha. Desde la noche del domingo, una grieta se abre dentro del PSOE entre partidarios y detractores de abstenerse en Castilla y Len para evitar la entrada de Vox en un Gobierno del PP. En las ltimas horas, no obstante, comienza a cuajar la idea en las filas socialistas de que es el PP quien debe dar el primer paso y posicionarse acerca de cmo quiere articular los apoyos que le lleven a presidir la Junta.

El presidente del Gobierno, Pedro Snchez, plasm este martes la postura oficial del PSOE: si el PP quiere la abstencin socialista tendr que rechazar de facto a la «ultraderecha» y romper con Vox sus pactos en la Comunidad de Madrid, Andaluca y Murcia. Una clusula imposible de cumplir para los populares y que el propio Snchez prcticamente ha descartado que fuera a ser aceptada por Alfonso Fernndez Maueco.

No obstante, pese a ser sta una posicin ms flexible y abierta al entendimiento que la esbozada por la Ejecutiva socialista el lunes, resulta impracticable para el PP. Por ello, son numerosas las voces de peso en el partido que apuestan por esperar al paso adelante de Maueco para decidir cmo afrontar el escenario poltico en Castilla y Len. Un movimiento, el del lder regional del PP, que ha de pasar de manera indiscutible por que levante l primero el telfono y cierre la puerta definitivamente, adems, a un pacto con Vox, segn ha podido saber este diario.

Los testimonios recogidos tanto de sectores del partido como de representantes territoriales piden cautela antes de marcar exageradamente la posicin del PSOE y recuerdan, como precis este martes la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodrguez, que es el PP quien ha ganado unas elecciones que tambin han convocado los populares, por lo que son ellos quienes deben tomar la iniciativa, retratarse y esclarecer hasta qu punto estn dispuestos a llegar con tal de no tener que volver a pasar por las urnas.

Los argumentos socialistas

Este martes, adems, desde el Consejo de Ministros se lanz una advertencia ms a Maueco si finalmente pacta con Vox: el Gobierno estar «muy atento» para que «no haya retrocesos» de los derechos fundamentales en un hipottico Ejecutivo de derechas.

La estrategia de no cerrar completamente la puerta ha sido tambin defendida en pblico en las ltimas horas por numerosos lderes regionales y autonmicos del PSOE, como los alcaldes de Valladolid y Len, scar Puente y Jos Antonio Dez, que consideran que «lo peor para Castilla y Len es Vox, cualquier otra opcin es menos mala o mejor», por lo que instan a «hacer todo lo posible» y facilitar el camino al PP si es necesario para gobernar sin los de Santiago Abascal en la Junta.

El sentir en el PSOE pasa por aprovechar en clave nacional los resultados electorales del 13-F y obligar a que el PP, de una vez por todas, se posicione y determine su relacin con Vox. Una cuestin con la que el PP, tome la decisin que tome, favorecer a los intereses de los socialistas, segn opinan desde dentro del partido.

Si tiende la mano al PSOE en busca de la abstencin para gobernar en solitario evidenciar su ruptura con Vox de cara al ciclo electoral que ahora se abre, mostrar su dependencia de los socialistas y reforzar el discurso de los de Santiago Abascal, dicen en el partido.

Por el contrario, si facilita la entrada de Vox en la Junta culminar el viraje del centroderecha iniciado con los pactos en algunas autonomas y el debilitamiento de Ciudadanos hasta su prctica desaparicin.

«No cerrar todas las puertas»

As, tanto Snchez como el portavoz de la Ejecutiva socialista, Felipe Sicilia, rebajaron el tono tajante plasmado por el PSOE el lunes y se acercaron al planteamiento hecho por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano Garca-Page, que insisti en que quien tiene la «obligacin de moverse primero» es el PP, y reclam a Ferraz «no cerrar» desde el principio «todas las puertas».

No obstante, obligar a Pablo Casado a que fulmine toda su relacin con Vox -lo cual hundira tres gobiernos autonmicos y otras tantas alcaldas-, como exigi Snchez, se vislumbra como una condicin de partida inasequible por las consecuencias que ello podra reportar a los populares.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.