Raytheon logra un contrato de 985 millones del Pentágono para un misil de ataque hipersónico | Economía



Raytheon ha sido la compañía escogida por el Pentágono de Estados Unidos para desarrollar sus misiles de ataque hipersónicos, según anunció ayer el Departamento de Defensa de Estados Unidos, en su listado diario de contratos. El logrado por la firma aeronáutica asciende a 985 millones de dólares, pero además sitúa a la compañía en cabeza para todo los contratos futuros que pueden ir asociados a ese programa.

Raytheon Missiles and Defense, con sede en Tucson (Arizona), se ha impuesto a Boeing y Lockheed Martin, que habían sido seleccionados también para el diseño preliminar y participaban en el concurso restringido. La adjudicación anunciada este jueves es de 985.348,124 dólares, más incentivos por rendimiento. La orden de trabajo prevé el diseño, el desarrollo y la entrega inicial del sistema del misil de crucero de ataque hipersónico (HACM, por sus siglas en inglés) “mediante la realización de la revisión del diseño crítico basado en el modelo, la cualificación, la integración, la fabricación y las pruebas”. Según ha informado el Pentágono, el trabajo se llevará a cabo en Tucson y se espera que esté terminado para marzo de 2027.

Wes Kremer, presidente de Raytheon Missiles & Defense, por su parte, ha señalado a través de una nota de prensa que está “a la vanguardia del desarrollo de la tecnología de armas hipersónicas”. “Con la aparición de amenazas avanzadas en todo el mundo, el misil de crucero de ataque hipersónico proporcionará a nuestros combatientes una capacidad muy necesaria”, ha añadido.

El Ejército del Aire de Estados Unidos ha informado también del contrato en su propio comunicado, en el que subraya su interés “por aumentar la interoperabilidad con sus aliados y socios para adelantarse a sus competidores estratégicos”. En realidad, Rusia y China van por delante en materia de misiles hipersónicos hasta el momento.

El HACM es un arma hipersónica lanzada desde el aire y propulsada por un reactor especial alimentado con aire comprimido. Los llamados reactores scramjet utilizan la alta velocidad del misil para comprimir a la fuerza el aire entrante antes de la combustión, lo que permite un vuelo sostenido a velocidades hipersónicas, señala la compañía. Raytheon Technologies y Northrop Grumman llevan trabajando juntos desde 2019 para desarrollar, producir e integrar los motores scramjet de Northrop Grumman en las armas hipersónicas de alimentación aérea de Raytheon. “Sus esfuerzos combinados permiten a ambas empresas producir armas hipersónicas de alimentación aérea, la próxima generación de sistemas de misiles tácticos”, explica la empresa.

Estas armas están diseñadas para mantener en riesgo objetivos de alto valor en entornos disputados desde distancias lejanas, explica la Fuerza Aérea. Su velocidad puede alcanzar los 6.200 kilómetros por hora, más de cinco veces la velocidad del sonido. Al viajar a estas velocidades, las armas hipersónicas son capaces de alcanzar sus objetivos más rápidamente que los misiles tradicionales similares, lo que les permite evadir más fácilmente los sistemas defensivos. Será el segundo misil hipersónico del Ejército del Aire tras el ARRW de Lockheed Martin, que es un arma hipersónica que se impulsa hacia la atmósfera y luego cae hasta su objetivo.

“El HACM es un poderoso ejemplo de desarrollo e integración de capacidades de combate junto a nuestros socios desde el principio”, ha dicho en el comunicado el jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire, el general CQ Brown, Jr. “Proporcionará a nuestros comandantes la flexibilidad táctica para emplear cazas para mantener objetivos de alto valor y sensibles al tiempo en riesgo mientras se mantienen los bombarderos para otros objetivos estratégicos”, ha añadido.

En 2020, las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos acordaron un proyecto bilateral de varios años con Australia conocido como Southern Cross Integrated Flight Research Experiment para desarrollar prototipos de misiles de crucero hipersónicos. “Llevamos más de una década de cooperación con nuestros aliados australianos en el avance de las tecnologías hipersónicas, y ahora pondremos ese conocimiento compartido al servicio de las necesidades urgentes de la defensa nacional”, ha señalado Andrew Hunter, subsecretario de las Fuerzas Aéreas para adquisiciones, tecnología y logística.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.