Putin amaga con aumentar la presin en Ucrania pese a las derrotas


Actualizado

El presidente ruso ha lanzado en Samarcanda mensajes amenazantes a Ucrania: «Hasta el momento hemos respondido con contencin, pero slo por ahora»

El presidente Putin en una imagen de este viernes.
El presidente Putin en una imagen de este viernes.Sergei BobylevAP
  • Directo ltima hora de la guerra en Ucrania
  • Guerra en Ucrania Uno a uno, Ucrania liquida a colaboracionistas y funcionarios rusos en zonas ocupadas

No importa la reciente debacle en Izyum que ha devuelto los fantasmas de Bucha. Tampoco los eternos segundos que Vladimir Putin tuvo que pasar plantado esperando a los lderes de Kirguistn, Azerbaiyn, la India o Turqua. El presidente ruso remat su paso por Samarcanda lanzando mensajes amenazantes a Ucrania, a propsito de sus supuestos ataques a infraestructuras rusas cerca de la frontera ucraniana: «Hasta el momento hemos respondido con contencin, pero slo por ahora», dijo Putin.

No se qued aqu: «Hace nada, las fuerzas armadas rusas han dado un par de golpes impactantes», dijo el lder ruso, refirindose a los ataques a las instalaciones energticas de Jarkov. «Considermoslos bombardeos de advertencia». Con estas palabras, Putin volvi a agitar el espantajo del holocausto nuclear, una amenaza que desde el inicio de la invasin ha mantenido ocupados a los servicios de Inteligencia occidentales.

Aunque Putin no entr en detalles, acus directamente a Kiev de haber bombardeado «cerca de nuestras instalaciones nucleares, plantas energticas». En consecuencia, dijo, «responderemos si no entienden que estos mtodos son inaceptables». En una tctica similar a la empleada por Rusia en el pasado en sitios como Siria, Ucrania se muestra crptica respecto a sus acciones. Despus de que Mosc haya denunciado ataques contra infraestructura civil, arsenales y otras instalaciones, Kiev reivindica a medias.

Ante la amenaza rusa, este domingo el presidente estadounidense Joe Biden tuvo una respuesta. Cuando el programa estrella de la CBS 60 minutes le pregunt en una entrevista qu le dira a su homlogo ruso si estuviera considerando usar armas de destruccin masiva en Ucrania, Biden respondi: «No lo hagas, no lo hagas, no lo hagas». Para Biden, tamaa accin «cambiara el aspecto de la guerra de una forma que no tendra precedentes desde la Segunda Guerra Mundial».

El pasado febrero, Vladimir Putin eriz los pelos de medio mundo cuando, poco despus de abalanzarse sobre suelo ucraniano, orden poner su despliegue nuclear en un nivel de alerta «especial». De acuerdo con medios rusos, el presidente dijo a sus mandos militares que la razn de su orden eran los «comunicados agresivos» de Occidente. Desde entonces, las intenciones de Rusia, que cuenta con 5.977 cabezas nucleares segn la Federacin de Cientficos Americanos, son una incgnita.

Para muchos observadores, este tipo de amenazas constituyen un rdago verbal con el que Putin trata de frenar el soporte militar que Ucrania recibe de numerosos pases occidentales. Gracias a este, las fuerzas armadas ucranianas han logrado echar atrs a los rusos en todo el blast de Jarkov, y amagan con hacer lo propio en Jersn. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre la capacidad de fuego que conserva Rusia. Se cree que est recurriendo a armamento adquirido de Corea del Norte e Irn, como drones.

Tampoco est claro el estado de sus recursos humanos. Entre rumores de rendiciones de combatientes rusos en el campo de batalla y sin apenas pegar un tiro, cada vez son ms las voces de referentes recalcitrantes en Rusia exigiendo una movilizacin general. Eso exigira, por supuesto, romper un tab elevado a crimen y reconocer que Mosc est en guerra con el pas vecino. Por el momento, Putin no est dando el brazo a torcer.

A falta de reclutas, Rusia est convirtiendo en carne de can a los reclusos. Despus de la aparicin de un vdeo en el que Yevgeniy Prizozhin, jefe de la compaa militar Wagner, arengaba en el patio de una crcel sobre las bondades de acudir al frente por seis meses a cambio de la libertad, las primeras noticias sobre la aparicin de reos en el frente se suceden. Segn el medio ‘Middle East Eye’, algunos incluso ya han cado en manos de las fuerzas ucranianas.

Una fuente asegura a este digital que, de un grupo de mercenarios de Wagner, al menos 30 haban pasado por prisiones rusas. Su aseveracin lleva a creer que Rusia est teniendo tantas dificultades para nutrir sus filas de voluntarios que ha tenido que tirar de su milicia alternativa. Wagner opera en casi todos los escenarios de conflicto donde Rusia necesita defender sus intereses entre bambalinas. Tal es el caso de Mali, Siria o ahora Ucrania.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.