Por qué los bancos defenderán al hipotecado del Euribor



Puede que el título del artículo parezca una paradoja ¿Cómo que un banquero -ese profesional que todos creen sin alma y solo bolsillo- va a defender a su hipotecado de la subida del Euríbor? Si no se entiende el negocio bancario parece una contradicción. Se cree que al «malvado banco» le interesa ejecutar la hipoteca olvidándose de ese cliente para siempre. Pues, aunque no se lo crean muchos ciudadanos: ¡no es verdad!

El Gobierno está vendiendo que negocia con la banca medidas para defender a los hipotecados vulnerables ante la subida del Euríbor. La verdad es otra. Es a la banca a la que le interesa esa defensa. Por otra parte, práctica muy común en la historia de su negocio.

Yo he sido, en una parte de mi carrera profesional, bancario (que no banquero que es otra cosa, más compleja y remuneradora). Ahí aprendí que lo que de verdad le interesa al profesional del negocio bancario es que las operaciones transcurran tal como están previstas. Entonces se cobran los intereses y se recupera el capital en los plazos acordados. Todo lo demás perturba la marcha del negocio.

«Lo que de verdad le interesa al profesional del negocio bancario es que las operaciones transcurran tal como están previstas»

Lo peor para el banco sería que por falta de liquidez del cliente, una operación entre en mora (se incumplan los plazos) y al final, se convierta en impagado. A pesar de lo que crean los que ven a la banca como insensible, eso es un problema tanto para el deudor como para el acreedor.

Por eso, en circunstancias difíciles para el cliente, por razones individuales o generales, la práctica, en lo que prefiere la banca, es que se actúe con diligencia. Se avise de las dificultades, si va a haberlas.

No es raro que, cuando se conozcan esas dificultades, los bancos se avengan a renegociar las condiciones del contrato. Por ejemplo, en el caso de las hipotecas.

[Calviño da una semana a la banca para cerrar el acuerdo sobre hipotecas]

Hay varias soluciones. En algunas, se alarga el periodo de pago para asegurar que las cuotas sean más digeribles por el deudor. En otras, se aplaza el pago de los intereses que se acumulan posteriormente con renegociación de los mismos. Incluso se hacen moratorias de pago suspendiéndolos durante un tiempo y renegociando la operación.

Porque si hay impago muchas veces no se puede cobrar por insolvencia del deudor. Por otra parte, la gestión de cobro implica pérdidas y costes, incluidos los de los abogados.

«La propia regulación bancaria aconseja esas renegociaciones»

La propia regulación bancaria aconseja esas renegociaciones. Los bancos tienen que hacer provisiones en sus balances para cubrirse de la morosidad. Esos coeficientes son altos y han variado con el tiempo. Esas provisiones van contra la cuenta de pérdidas y ganancias, reduciendo sus beneficios contables.

De manera que un banquero/ario sabe que una vez su cliente entra en mora tiene que aparcar contablemente fondos para prever la falta de pago. Fondos que no pueden figurar como ingresos a efectos de beneficios. Beneficios que contablemente disminuyen afectando a la posibilidad de repartir dividendos y castigan a la baja la cotización bursátil de sus acciones. Si hay impago ese juego contable se agrava porque el total de lo no recobrado se aplica a los costes.

Por tanto, cuando vienen crisis de liquidez, como la actual, por la subida de tipos de interés y otras causas, por parte de los bancos lo lógico es renegociar para facilitar el pago. Con esas renegociaciones el banco mantiene sus beneficios, incluso contablemente los aumenta.

Así que no es que los bancos se vuelvan misericordiosos o el Gobierno les obligue a serlo. Es la lógica del negocio bancario la que aconseja lo que estamos viendo estas semanas.

Ahora parece que el BCE empieza a temer que la subida enérgica de tipos sea un inconveniente. Quiere evitar que la recesión económica sea más profunda. Pero entonces no bajará la inflación. De manera que aunque al hipotecado de interés variable no se le aumente mucho la cuota, tendrá que pagar más por la cesta de la compra y le bajará la liquidez.

En consecuencia, en estas circunstancias, la renegociación de hipotecas en familias con problemas de liquidez es lo normal y lo mejor para el negocio bancario. ¡A los bancos les interesa defender al hipotecado de la subida del Euríbor!



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.