Podemos declara la guerra a Yolanda Díaz, la tachan de «traidora» y la comparan con Errejón



Traidora, miserable, cobarde… Mientras la ministra Irene Montero vivía su particular infierno por la excarcelación de agresores sexuales, debido a la entrada en vigor de la Ley del sólo sí es sí, la dirección de Podemos multiplicaba los insultos y descalificaciones contra la vicepresidenta Yolanda Díaz.

Ya no hay tregua en la guerra de Podemos contra la, hasta hace poco, gran esperanza electoral del partido. El ideólogo de Podemos Juan Carlos Monedero sostiene ahora públicamente que Pablo Iglesias cometió un «error» al designarla a dedo como futura candidata.

Y la web de Dina Bousselham, que actúa como boletín oficial del partido morado, no duda en calificarla de «traidora» y compararla con Íñigo Errejón, el otro ángel caído del firmamento podemita.

[Los 8 dislates para tratar de evitar que Irene Montero asuma el efecto bumerán de su ley]

No se trata de una simple querella interna, como las que han convulsionado la vida de Podemos desde su fundación. Aunque el enfrentamiento ha trascendido ahora, la fractura se ha convertido desde hace varios meses en uno de los principales quebraderos de cabeza del presidente Pedro Sánchez.

Ya el pasado mes de marzo, un destacado dirigente de ERC comentaba ante varios periodistas en el patio del Congreso: «No sabemos con quién negociar porque en Podemos están peleados, ya sabéis que Ione Belarra y Yolanda Díaz no se hablan«. La falta de interlocución entre los socios de la coalición ha convertido en un campo de minas la negociación de cada proyecto de ley que debe sacar adelante el Gobierno.

Y el conflicto ha estallado definitivamente esta semana, debido a la negativa de Yolanda Díaz a secundar la estrategia de Podemos de descalificar a los jueces por la revisión de penas a agresores sexuales. «Ponerse de perfil cuando machacan a una compañera no solo es miserable y cobarde, sino políticamente estúpido», ha escrito Pablo Iglesias sin mencionar (no era necesario) a la vicepresidenta del Gobierno.

«Esto es el comienzo de algo maravilloso«, declaró Yolanda Díaz durante el acto celebrado hace un año en Valencia, que sirvió para poner el embrión de su proyecto político Sumar junto a Ada Colau, Mónica Oltra, Mónica GarcíaFátima Hamed.

[Pedro Sánchez, atenazado: si destituye a Irene Montero se queda sin coalición ni Presupuestos]

En realidad fue el momento en el que saltaron todas las alarmas en la sede del partido morado. Yolanda Díaz no sólo había excluido del acto a los dirigentes políticos de Podemos, sino que había mostrado públicamente más proximidad con Mónica García (portavoz del partido de Errejón en la Asamblea de Madrid), al dar el primer paso para construir la nueva plataforma electoral.

Un año después, el proyecto Sumar sigue rodando por las ciudades españoles (este sábado ha regresado a Valencia), con un destino incierto.

Tres meses después, la confianza volvió a resquebrajarse durante la negociación de la reforma laboral, cuando Yolanda Díaz demostró que no iba a aceptar ninguna tutela política de Podemos. Mientras Pablo Iglesias apostaba por sacar adelante la reforma con la llamada «mayoría de la investidura» (que incluye a Bildu y ERC), Díaz se embarcó en una compleja negociación para conseguir el apoyo transversal de partidos como Ciudadanos (Cs), el PDeCAT y Más País.

Al final Bildu y ERC votaron en contra, mientras que los dos diputados de UPN rompieron la disciplina de voto (su dirección en Pamplona les había instado a apoyar el texto). La norma salió adelante gracias a una inesperada carambola: el entonces secretario de Organización del PP Alberto Casero se equivocó en el voto electrónico y pulsó el sí.

Desde su creación en abril de 2020, la web dirigida por Dina Bouselham (exasistente de Pablo Iglesias en el Parlamento europeo) ha actuado como órgano oficioso de Podemos, encargado de señalar a los periodistas críticos con el partido, a los jueces que investigan sus casos de corrupción y a los disidentes de la formación morada.

Un hecho especialmente sintomático: esta semana la web ha disparado toda su artillería contra la ministra de Trabajo, en un artículo publicado el martes con el título «Podemos y Sumar: lo que no te va a contar la progresía mediática».

«Quiere acabar con Podemos»

El artículo publicado el martes arranca con unas palabras del exlíder del BNG, Xosé Manuel Beiras, letales para la actual vicepresidenta del Gobierno: «Fue la primera persona que me traicionó. Yolanda Díaz utilizó a En Marea para hacer su carrera en Madrid».

La tesis que defiende la web de Bousselham es simple: Pablo Iglesias mostró una enorme generosidad con Yolanda Díaz al colocarla primero como ministra de Trabajo y designarla luego como futura candidata de la formación a la Presidencia del Gobierno. Y ahora se niega a cumplir sus instrucciones, se lee entre líneas.

La «traición» de la gallega ahora es incalculable, pues su propósito es «acabar con Podemos«, dice literalmente el artículo, robando sus votantes para el nuevo partido que está creando, Sumar.

La web de la asesora de Pablo Iglesias también compara la actuación de Yolanda Díaz con la deslealtad de Manuela Carmena, que llegó a la Alcaldía de Madrid gracias al impulso de Podemos, pero luego rompió con este partido para ponerse en manos de Más Madrid, la formación de Íñigo Errejón.

El fundador e ideólogo de Podemos Juan Carlos Monedero tampoco ahorra reproches a la vicepresidenta del Gobierno. En una entrevista concedida al diario independentista El Nacional, afirma que Pablo Iglesias se equivocó al designar a Díaz como futura candidata para las elecciones generales, cuando abandonó precipitadamente el Gobierno para intentar disputar a Isabel Díaz Ayuso la presidencia de la Comunidad de Madrid.

La Cumbre de la OTAN

«El proceso de transmisión de aquella responsabilidad se hizo mal», dice ahora Monedero, «se tendría que haber celebrado un congreso para escoger candidata, y la urgencia de la salida de Pablo Iglesias se hizo mal«. En aquel momento parecía una buena idea. Pero Yolanda Díaz demostró que no estaba dispuesta a plegarse a las órdenes que le daba la dirección del partido.

Monedero enumera algunos de los desencuentros que se han producido durante los últimos meses: reprocha a Díaz que no haya apoyado a Podemos en su boicot a la Cumbre de la OTAN celebrada el pasado mes de junio en Madrid y que aceptara el veto del PP a Victoria Rosell (una de las principales impulsoras de la Ley del sólo sí es sí) como vocal del Consejo General del Poder Judicial.

Desde hace meses, los efectos de la ruptura están afectando a la propia coalición de Gobierno: Podemos se queja de que Yolanda Díaz negoció a sus espaldas la derogación del delito de sedición, para sustituirlo por otro de «desórdenes públicos» que puede «criminalizar» las protestas callejeras, como ha denunciado el propio Pablo Iglesias.

Pero además, la fragmentación del voto de extrema izquierda (si Podemos y Sumar se presentan por separado en las elecciones generales de 2023) amenaza la propia supervivencia del partido que hoy lidera, sobre el papel, la ministra Ione Belarra.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.