partir el país en dos con una frontera norte-sur desde Kiev hasta Odesa


Este jueves se cumplieron tres semanas desde que Vladimir Putin ordenara a sus tropas el inicio de la invasión de Ucrania. El conflicto armado que ha provocado el ataque ruso ya ha dejado miles de muertos y más de dos millones de refugiados. El Todo el país ha sido bombardeado, pero hay una zona que no ha sido pisada por los soldados del Kremlin: el oeste. La invasión rusa de Ucrania parece diseñada para conquistar Kiev, la cabeza del Estado, y crear una frontera de norte a sur, hasta el mar Negro, partiendo al país en dos. 

El río Dniéper parte a Ucrania en dos. Atraviesa a la capital, Kiev, y recorre todo el país, desde el norte, en la frontera con Bielorrusia, hasta la ciudad de Jersón, en el sur, donde finalmente desemboca en el mar Negro. La carretera E95, de 470 kilómetros, también recorre el país de norte a sur. Desde Kiev hasta Odesa, más perfilada hacia el oeste que el Dniéper. 

Esas dos travesías, el río y la carretera, podrían marcar el destino de Ucrania. Los movimientos militares de Putin indican que sus prioridades, al menos hasta ahora, son Kiev, el sur del país y el este. Todas sus tropas están situadas en esos tres flancos. 

El presidente ruso, Vladimir Putin.


El presidente ruso, Vladimir Putin.

Reuters

La primera gran ciudad con la que se ha hecho el Ejército ruso es Jersón. Precisamente donde desemboca el Dniéper en el mar Negro. Una ciudad portuaria estratégica que, además de Crimea anexionada ilegalmente por Rusia en 2014, le da un trampolín en el sur a Putin desde el que puede impulsarse hacia el norte, a lo largo del río, hasta Kiev.

El sur de Ucrania está bajo total asedio. Además de la caída de Jersón, Mariúpol está bloqueada por las tropas rusas, Berdiansk está bajo control del Kremlin, la central nuclear de Zaporiyia también está controlada por los soldados de Putin, Mikolaiv ya ha recibido los primeros bombardeos y el ataque a Odesa, que sería el broche final para Putin, es inminente. Ucrania tiene cada día más difícil acceder al mar y menos territorio sur. 

Una mujer y un niño en una zona residencial de las afueras de Kiev bombardeada por el Ejército ruso.


Una mujer y un niño en una zona residencial de las afueras de Kiev bombardeada por el Ejército ruso.

Reuters

A ello hay que sumarle el control ruso del Donbás, los enfrentamientos en Járkov y el resto de avances en el este del país. Sin olvidar los progresos en el norte, donde el Ejército de Putin se ha hecho con la zona de exclusión de Chernóbil y tiene rodeada a Kiev, aunque todavía se le resista la capital, presumiblemente su objetivo principal. 

Todos los frentes de batalla y conquistas rusas se han logrado en esos tres flancos: sur, este y oeste. Y no es pura casualidad: las tropas de Putin entraron a Ucrania desde esas tres zonas. En el sur entraron desde Crimea, en el este desde su propia frontera y el Donbás, y en el norte entraron desde Bielorrusia, donde desde principios de año miles de soldados de Putin agurdaban hasta recibir la luz verde de su mandatario.  

El oeste, en cambio, aunque ha sufrido bombardeos, no ha sido pisado por soldados rusos. Todas las tropas que entraron en Ucrania desde Bielorrusia se han dirigido a Kiev, ‘olvidándose’ del oeste. El flanco oeste no parece estar en los planes de Putin hasta la fecha, hasta el momento. 

Guerra Rusia -Ucrania



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.