Mundial 2022: Sergio Busquets: “No me conoce nadie, no muestro nada” | Mundial Qatar 2022



A Sergio Busquets (Sabadell, Barcelona; 34 años) se le ve relajado, está sonriente. Ha concluido el primer entrenamiento en Qatar y alude a la intensa humedad. Le gustan las instalaciones de la Universidad de Qatar, sede de la Roja. Es el líder del grupo.

Pregunta. Este es el Mundial de lo desconocido. ¿Qué es lo que más le inquieta?

Respuesta. Que estemos bien dentro y fuera del campo. No hay nada que me inquiete mucho más, más allá del rival que tenga delante y cómo juegue. Nos estamos adaptando bien. ¿El calor? En verano en España también hace mucho, como en las giras que hacemos por determinados sitios. Solo me preocupa lo futbolístico.

P. ¿Cómo está físicamente?

R. Todos estamos en una buena línea, algunos han tenido lesiones y puede que tengan un pelín menos de ritmo, pero todas las selecciones tienen jugadores que acaban de recuperarse. Yo estoy bien, tengo la suerte de tener continuidad en mi equipo y tengo ganas de empezar.

P. ¿Se verá mejor fútbol porque los jugadores llegan frescos por el momento de la temporada que es?

R. No, cuando el Mundial es en verano tenemos como tres semanas de preparación e incluso puedes hacer una mini pretemporada, o tener vacaciones antes de la concentración. Que se vea mejor o peor fútbol dependerá de lo acertado que esté cada equipo, de lo complicados que sean los partidos desde lo táctico… De muchas cosas.

P. Luis Enrique dice que con el contexto de juego ideal, usted es el mejor mediocentro del mundo. ¿Significa que el equipo se tiene que adaptar más a Busquets que viceversa?

R. No, es la idea del entrenador desde que está aquí. También coincidí con él en el Barça y lo que quiere es ser protagonista con el balón, recuperarlo rápido, que seamos un equipo compacto en todas las líneas, estrechos y cortos. Nadie se tiene que adaptar a mí, sino a mis cualidades como a las de otros compañeros porque todos somos diferentes.

P. Con el equipo partido usted lo pasa mal.

R. Sí. Ni soy, ni he sido muy rápido. Tengo otras cualidades.

P. ¿Qué ha sido entonces?

R. Un jugador de fútbol que ha intentado tener todo controlado: por la posición en la que juego, para ayudar a mi equipo y a mis compañeros a circular rápido la pelota y no perderla. Es una posición poco vistosa, pero importante y en la que se necesitan muchas cosas.

P. Riquelme dijo que usted era una especie de genio por cómo saca la pelota en situaciones de máximo riesgo en las que parece que no hay solución y la encuentra pisando la pelota, o girándose y dándola de tacón.

R. Algunas veces sale, y otras no tan bien (risas). Intento dar esa ventaja que a veces se necesita en una zona complicada. Muchas veces me toca estar de espaldas, pero es importante tener a los compañeros bien colocados para que rápidamente, sin verlos, sepa dónde están.

P. ¿Se vería con Rodri en el mismo rol que tuvo con Xabi Alonso pese a que siempre ha dicho que prefiere jugar solo?

R. Sí, pero depende de lo que necesite el equipo. Juego solo porque jugamos con un pivote y dos interiores, pero a veces he jugado con Rodri. Él puede ser un interior más físico y un poco más defensivo que si juega otro como Pedri u otro con más llegada como Soler. Incluso Rodri ya ha jugado de central. Podemos hacerlo juntos, en la misma posición o uno un poco más atrás. No voy a descubrir todo lo que aporta Rodri.

P. ¿Cómo es su tutoría con Gavi y Pedri, le recuerda a la de otros ilustres con usted?

R. Ahora estoy en el otro lado, soy uno de los veteranos e intento ayudarlos en todo lo que sea posible. Tengo la idea de juego muy interiorizada porque son muchos años jugando con un sistema parecido, aunque con los matices y las variantes de cada entrenador.

P. ¿Con qué les machaca más en cuestiones tácticas?

R. A Gavi le digo que juegue a menos toques dependiendo de la zona del campo en la que se encuentre y de si tiene un rival encima o no. A Pedri le digo poco, porque es algo más veterano. Quizá que sea más posicional a veces. Son pequeños detalles que les intentas inculcar para que tengan más variedad en su juego.

P. En una selección con una media de edad de 25 años y 312 días, se requieren jugadores como usted, pero desde fuera parece que no sea de los que están todo el rato encima.

R. Es que desde fuera no me conoce nadie. Soy hablador lo justo y necesario, con mi personalidad. Soy totalmente diferente a lo que puedo mostrar porque no muestro nada. Ni en redes sociales y, en entrevistas, casi nunca. Ahora porque aquí me obligan un poco los de prensa de la federación (risas).

P. Como streamer no se ve entonces…

R. No, no, para nada.

P. ¿Ha tenido que cambiar su forma de ser dentro del vestuario tras ser capitán?

R. No, me he ido adaptando a mi carrera. Cuando eres más joven estás más callado y aprendes de los veteranos, luego vas evolucionando y hay un momento en el que estás a punto de entrar en ese grupo, luego ya entras…

P. ¿A quién se asemeja más? Guardiola no callaba, Xavi tampoco…

R. Somos muy diferentes todos. Al final ser capitán o tener ese liderazgo cada uno lo hace a su manera. No hay un patrón exacto ni único, cada uno tiene su manera de ser y de llevar el liderazgo. Lo puedes llevar desde la creencia de que todos te crean y hables mucho, de que des ejemplo, desde el convencimiento… Cada vez que hay un torneo es muy importante cómo se desarrolla este. Tienes que adaptarte a lo que se refleje en el campo y a los resultados. No es lo mismo que vayas ganando todos los partidos y esté todo muy bien a que tengas una situación con un poco más de presión porque necesites un resultado, o pase una situación como la de Gayá.

P. ¿Cómo ha vivido que se haya tenido que ir por lesión?

R. Ha sido difícil porque su baja ha sido imprevista y muy rápida. Se trataba de darle mucho apoyo porque era el más afectado, aunque lo estábamos todos. Él porque era su sueño y se lo había ganado en el campo, el míster por la decisión que ha tenido que tomar y nosotros porque es muy querido por todos y había hecho merecimientos para estar aquí. Pocas palabras le pueden quitar a José la decepción por irse de un Mundial. Le vamos a echar de menos.

P. Luis Enrique a usted le esperó en la Eurocopa cuando dio positivo por covid…

R. Desde mi punto de vista son casos diferentes, aunque es verdad que yo con la covid no sabía si eran siete, ocho o nueve días los que iba a estar fuera. Es una cuestión del míster, le tienen que preguntar a él.

P. Luis Enrique decía ante la vuelta de Ansu Fati que necesita mucha confianza y en ello usted también tiene que jugar un papel. ¿Está más encima de él que de los demás?

R. Ansu ha salido de un proceso difícil y largo en el que ha tenido varias lesiones y cirugías. Es verdad que en el Barça no ha tenido esa regularidad ni tantos minutos como él quería y esperaba. Esta llamada le ha dado un plus. Le va a venir muy bien la confianza que le ha transmitido el técnico tanto en la sala de prensa como en privado, que es muy importante. Y también el partido ante Jordania. Es un jugador diferente que, si está bien, nos va a ayudar muchísimo. Todo lo que pueda ayudarle para que se sienta así y dé lo mejor de sí mismo lo haré.

P. En Jordania se le vio que encaraba con soltura, no llegaba al pico del área y se paraba como a veces sucede en el Barça.

R. Sí, puede ser, porque el contexto, del que antes hablábamos para mí, también es importante para que otros jugadores se sientan más cómodos. La convocatoria en sí es un impulso muy grande para él y ojalá recupere su mejor nivel porque tiene un potencial enorme.

P. Este es su cuarto Mundial y lleva 139 internacionalidades, pero viene de una época rara en la que ha escuchado pitos en el Camp Nou y ha recibido críticas. ¿Planteó a Xavi o al club irse en diciembre?

R. Hablé mucho con el presidente y con el entrenador. Siempre me quiero sentir útil en todos los lados, tuvimos una charla normal, de intentar ayudar. Si ellos lo consideraban así, pues perfecto. No fue como se pinta, pero bueno. Estos son unos tiempos en que cuando no ganas estás en primer plano; soy un jugador que lleva mucho tiempo y es normal. Aparte, ha habido momentos en los que hemos tenido que estar más unidos y quizá no lo hemos estado. Ha habido una filtración de declaraciones que no han sido acertadas para ir en un mismo barco, pero todo está solucionado. Tampoco me he sentido identificado porque, si de verdad es así, pueden decir mi nombre y sería el primero en dar un paso al lado.

P. ¿Se ha sentido muy observado?

R. No, siempre me he sentido muy bien, los entrenadores me han dado confianza, pero al estar en el primer plano estás expuesto a mucho y sabemos lo que generan tanto el Barça como la selección, sobre todo, si no se gana.

P. ¿No ha sentido lo mismo que Piqué?

R. Son situaciones muy diferentes, cada uno toma su decisión.

P. A usted nunca se le ha visto un mal gesto en un cambio o ante los pitos de la gente.

R. Siempre he intentado respetar a todo el mundo y pasar desapercibido. Buscar siempre lo mejor, tanto para los compañeros, como para los entrenadores, en el club, en la selección y ante los aficionados.

P. Luis Enrique le compara con Rafa Nadal y trata de convencerle para que juegue otro Mundial, pero si se marcha a Estados Unidos será difícil.

R. Yo no hablo, pero se dicen cosas y ni es el momento ni he tomado la decisión. No son verdad. Si la gente se quiere creer todo lo que dicen… Yo he sido muy claro cuando he hablado y he dicho lo que había. Tengo contrato con mi club hasta junio, ahora estoy centrado en la selección y no he tomado ninguna decisión ni para bien ni para mal.

P. Dos excompañeros suyos llegan como figuras de este Mundial. ¿Siente que ha llegado el momento de Messi y que Neymar puede tirar de Brasil?

R. Están en el mejor momento a nivel grupal, los dos tienen buenas selecciones y tienen esa unión que quizá antes no se había dado. Argentina viene de ganar la Copa América, que le puede dar un plus.

P. En el caso de España hay buenos futbolistas, pero no una gran estrella que gane partidos solo. ¿Esto le dice algo?

R. Casi nunca hemos tenido esa gran estrella que resuelva por sí sola un partido y ahora tampoco es así, en los dos últimos torneos la fuerza ha sido el colectivo, el ser fuertes ofensiva y defensivamente todos.

P. Al futbolista español le cuesta mucho posicionarse ante polémicas como las que envuelven a este Mundial. No llevarán brazalete arcoíris, y tampoco se arrodillan contra el racismo en el inicio de los partidos. ¿A título individual cree que hay que hacer algún tipo de gesto?

R. Como persona estoy a favor de todo lo bueno, no tengo ningún problema en decirlo, dicho esto nosotros no tenemos ni voz ni voto sobre dónde se juega un Mundial, en si tenemos que ir con un color u otro o hacer un alto en un partido. Eso depende de los estamentos. Nosotros representamos a la federación, que es la que tiene que decidir. A mí no me importa hacer nada de lo que ustedes están diciendo. En el club, igual. A partir de aquí, nosotros venimos a representar en lo futbolístico a la selección española y es un honor y un privilegio jugar un Mundial. ¿Que nos podíamos posicionar más o menos? Sí, pero estamos en una sociedad en la que hagas lo que hagas vas a generar mucho revuelo y va a haber críticas, con gente en contra y a favor. A partir de ahí, cada uno es libre de hacer lo que quiera.

P. El gesto de un futbolista siempre tiene más repercusión.

R. Tenemos esa repercusión, pero no se puede olvidar que representamos a un club o a una selección y los que tienen que tomar las decisiones son ellos.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.