Multas de hasta 2.000 euros por el abandono de cartones en la calle y de hasta de 3.000 euros por hacer grafitis


Actualizado

Un grafitero pinta un muro en Madrid.
Un grafitero pinta un muro en Madrid.JAVI MARTÍNEZ

La Junta de Gobierno ha dado luz verde hoy al anteproyecto de la Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos, Gestión de Residuos y Economía Circular. «Una modernización» para adaptarse a las necesidades en materia de limpieza, tal y como ha desgranado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ya que la normativa vigente es de 2009.

El propio Carabante ha hecho hincapié en la necesidad de «aterrizar» esta ordenanza a la nueva realidad de la generación de residuos, que se ha transformado sustancialmente a consecuencia, por ejemplo, del «auge del comercio electrónico». Para ejecutar los nuevos contratos de limpieza se destinarán, tal y como informa el Consistorio, más de 700 millones de euros anuales que suponen un «importante esfuerzo a los ciudadanos para financiarlos».

Por esta razón, ha precisado, en esta ordenanza se persiguen infractores y se eleva el régimen sancionador para prácticas incívicas y vandálicas que menoscaban la imagen de la ciudad, como lo es el abandono de residuos por botellón, que se tipifica por primera vez en la normativa madrileña, y los grafitis.

Las multas por el abandono de residuos por botellón, que irán de leves a graves, oscilan entre los 600 euros y los 2.000. Hasta ahora se equiparaba tirar un residuo menor a la vía pública con dejar grandes residuos como los que generan estos eventos. Es decir, la conducta sancionadora de tirar un papel a la vía pública era la misma que dejar en el suelo varias botellas o vasos.

Continuando con la política de tolerancia cero que ha emprendido el actual equipo de Gobierno con los grafitis, a pesar de que las multas por realizar pintadas vandálicas se elevaron en 2020, con la nueva normativa, las sanciones por «grafitear» cualquier superficie de la capital partirán de un importe mínimo de 2.000 euros hasta llegar a los 3.000 euros. Y, si se caza a algún reincidente, las multas serán de entre 4.000 y 6.000 euros.

Otro hábito «mal asentado» en la ciudad de Madrid es el depósito de grandes cajas de cartón a los pies de los contenedores, perjudicando la imagen de limpieza. Esta práctica pasará a sancionarse con entre 200 y 2.000 euros.

El anteproyecto de la Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos, Gestión de Residuos y Economía Circular se someterá a información pública durante un mes y, como ha avanzado Carabante, previsiblemente a finales de año se elevará a Pleno para su aprobación definitiva.

14 horas para depositar vidrio

La nueva redacción de la ordenanza trae novedades en cuanto a la separación, depósito y recogida de residuos. Una de ellas será la regulación de un horario para deshacerse de los residuos de vidrio en los contenedores instalados en los espacios públicos para tal efecto. Se podrá arrojar vidrio en el recipiente verde durante 14 horas del día, entre las 8:00 de la mañana y las 22:00 horas, quedando prohibido en las horas nocturnas restantes. Esta medida se implanta en pos del descanso vecinal.

Asimismo, y con multas de 750 euros, se sancionarán aquellas actuaciones relacionadas con la publicidad que ensucien la ciudad. Como novedad, se prohíbe la colocación o el abandono de folletos, octavillas o cualquier otro material publicitario en marquesinas de autobús, portales o cualquier otro lugar no habilitado para tal efecto.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.