Marlene Monteiro, ‘Jaguar’ y la danza de los contrastes


Actualizado

Marlene Monteiro, Len de Plata de la la Bienal de Venecia de 2018, presenta en Madrid una de las grandes obras de la ltima temporada en Europa

Fotograf
Fotografas: LAUREANT PILLIER
  • ‘La Lectura’ La Ribot y Buster Keaton

Desde que la la danza contempornea dinamit las convenciones del ballet y renunci a los ideales de belleza clsico, decenas de creadores y coregrafos han explorado cmo plasmar sus ideas y sensaciones a travs de los cuerpos en movimiento. En el caso de la Marlene Monteiro Freitas, nacida en Cabo Verde y galardonada con el Len de Plata en la ltima Bienal de Venecia, esa bsqueda parte de la intensidad y de contraponer en su puesta en escena elementos como el bien y el mal, la belleza y la fealdad o el dolor y la alegra. Un festival de contrastes que se pone de manifiesto en piezas como Jaguar, que este viernes y sbado se podr ver en el Centro de Cultura Contempornea Conde Duque de Madrid.

Una obra es un ser vivo, tiene sus propias demandas y habla por s misma. Cuanto ms la revisitas, ms fluido es el dilogo que tienes con ella. Incluso cuando se supone que una pieza est escrita y cerrada, sigue viva y te sigue cuestionando, tambin en el momento de la performance, dice Monteiro sobre esta obra nacida por primera vez en 2016 y en la que ella misma comparte escenario con el bailarn y coregrafo alemn Andreas Merk.

Vestidos como tenistas con gafas de bucear y con la ayuda de elementos escnicos como una escalera metlica de tres escalones, un gran caballo azul de poliestireno y toallas, muchas toallas, Monteiro y Merk desafan toda convencin mientras danzan al ritmo de artistas aparentemente tan alejados entre s como Igor Stravinsky, Arnold Schnberg, David Bowie o Nina Simone, adems de incluir ramalazos de samba o del carnaval caboverdiano.

El ttulo y la idea de la pieza vinieron juntos. Supe que iba a ser un do, supe desde el principio que lo quera hacer con Andreas y que iba a ser como un pequeo espectculo de marionetas relacionado, de alguna manera, con la caza y la idea de ser cazado, resume esta inquieta figura de la danza contempornea, ya consagrada pese a su juventud. Merk ya haba participado en Paraso y Ivory & Flesh, otras creaciones de Monteiro de gran formato, as que Jaguar era una progresin lgica.

El punto de partida que puso en marcha la imaginacin de Monteiro fue la relacin entre el arte y la naturaleza y la influencia de movimientos artsticos como el Jinete Azul (de ah el caballo de poliestireno de la puesta en escena) en la Alemania de las vanguardias o el Art Brut, el arte ms o menos psictico relacionado con la antipsiquiatra en la segunda mitad del siglo XX.

Un poco anterior pero vinculada al Art Brut es la figura de Adolf Wlfli, clave para entender Jaguar. Wlfli fue un prolfico artista que nunca dejaba espacios en blanco. Sus dibujos y sus cuadros estn saturados de figuras y elementos y puedes tener la impresin de una obra mayor y luego ir a detalles muy especficos y descubrir cosas nuevas. Nosotros queramos hacer algo parecido, repetir esa relacin de escala entre algo muy grande y algo muy pequeos. Adems, la estructura de la pieza est dividida en dos partes, como si fuera un espejo, y creo que eso tambin viene de Wlfli y sus composiciones, reconoce.

Adjetivos como extravagante, transgresor, desconcertante, absurdo o surreal han sido utilizados para describir lo que ocurre en las obras de Monteiro, pero ella prefiere que su trabajo se interprete libremente. Cada uno puede hacerlo a su manera y para m los elementos visuales, el sonido y la coreografa forman parte de un todo, pensado para alimentar las ideas y deseos del pblico. Ni el punto de partida ni la meta cuando junto todo eso es la transgresin por s misma. An as, quedan avisados, el resultado puede descolocar, como lo hacan las pelculas de Luis Buuel o los cuadros de Magritte.

Para los ms despistados, Marlene Monteiro tiene una advertencia: Jaguar solo es una ficcin que compartimos con el pblico, algo que nos hace trabajar el msculo de la imaginacin. Es el placer de compartir algo que no es cierto… pero s lo es, porque estamos ah, bailando y movindonos delante de tus ojos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.