Marina Abramovic: «El material de mi obra es mi anatoma. No tengo secretos»


Actualizado

La artista serbia, una de las grandes figuras de la ‘performance’, presenta en Madrid una exposicin en la que repasa medio siglo de oficio ‘escandaloso’ y hace un homenaje a la soprano Maria Callas

La artista Marina Abramovic, en la galer
La artista Marina Abramovic, en la galera Bernal Espacio de Madrid.

marina abramovic le falt abrir los brazos hacia la humanidad congregada en la galera itinerante Bernal Espacio de Madrid, y proclamar que el arte es una gran performance colectiva que se hace muy a solas. La sacerdotisa de lo fsico irrumpi en la sala con un traje rojo y cerrado desde el cuello a los tobillos. La melena recogida. Los ojos desafiantes con un tono cobrizo apuntando luz en los prpados. Alrededor, una seleccin de 11 fotografas con las que ha construido su nueva exposicin individual en Madrid -la ltima fue hace una dcada-: Portrait is a Biography (El retrato como biografa), que estar abierta hasta prximo 19 de marzo. Y con las instantneas, presenta una pelcula de 2021, 7 Deaths (1 hora y 50 minutos), donde recrea siete muertes prematuras de Maria Callas, uno de los mitos de la pera en el siglo XX y uno de los totems sentimentales de Abramovic.

En esta pieza Maria Callas muere despus de cada una de las siete arias escogidas. Siete momentos donde se apa el desgarro y que van acompasados, ntimamente, con la vida destartalada de la cantante. «Nunca es un buen momento para morir«, dice la artista, nacida en Belgrado en 1946.

– Y su pasin por la Callas?

– Mi relacin con ella es muy intensa. Empez una tarde en la cocina de mi abuela. En medio de un silencio apareci en la radio su voz. Fue fascinante. Yo tena 14 aos. El xtasis fue tan inesperado que me levant y me puse a llorar… Al final de ese aria el locutor dijo que era Maria Callas. Y ya nunca ms me desprend de su voz.

Despus ocurri lo que sucede con algunos momentos inesperados: «Callas fue mi inspiracin para siempre… Y cuanto ms supe de su vida, de sus daos, de su dolor, sent una mayor identificacin con ella. Era sagitario, como yo; tuvo una madre horrible, como yo. Y de alguna manera compartimos una similitud fsica. Lo que nos distingue es la supervivencia: yo he sobrevivido a un corazn roto y ella muri con el corazn destrozado… Es coherente, en la mayora de las peras la herona muere de amor. O de su contrario».

Y, de otra manera, Marina Abramovic (Belgrado, 1946) encuentra otro punto ms en comn. Algo que est ms en la intuicin que en lo demostrable: «Cuando acto tengo que estar segura de que una parte de mi cerebro est bajo control y la otra libre. Creo que a ella le suceda algo parecido».

El pasado ao, la performer serbia recibi el Premio Princesa Sofa de las Artes. La vida de un artista no es tarea fcil. Requiere sacrificio personal, plena dedicacin y compromiso con su trabajo, dijo entonces. Ese compromiso le permiti no desfondarse cuando en las primeras dcadas de su obra (lleva medio siglo como referente en lo suyo), tuvo que soportar el silencio de la crtica, la animadversin de las galeras, la indiferencia de los museos. Hasta que lleg la venganza de hacerse un sitio: «Cuando empec a hacer performance las instituciones artsticas tenan miedo de nosotros, as que estoy acostumbrada a este tipo de espacios [por Bernal Espacio]. Nosotros actubamos para 10 o 20 personas. Si hubiera ledo las crticas cuando empec mi trabajo, no saldra de casa. Todo era tan terrible… Estas propuestas del arte no eran aceptables. No era fcil. Y jams poda imaginar que alguna vez iba a llegar a formar parte del museo, del mainstream» explica. En el MoMA de Nueva York realiz una accin en la que interactuaba con los visitantes del museo que aceptaban sentarse frente a ella en silencio. La titul The Art is present (El arte est presente). La Royal Academy of Arts es otro de los espacios ureos del arte desde el que Abramovic ha tomado Londres por asalto.

Si le sugieres que se dibuje el retrato es de tres palabras: «Soldado del arte». Y es que su lugar en el mundo tiene mucho de batalla para la que escogi una trinchera difcil: hacer que su cuerpo fuese el objeto de un trabajo que va ms all de la anatoma para alcanzar el sitio de todos los desafos, de todos los extravos. El propsito es explorar desde ella misma las posibilidades del lmite. «El material de mi obra es mi anatoma. No tengo secretos. Mi biografa puede ser la biografa de cualquier otra persona, porque puedes proyectar tu propio sufrimiento, tus propios problemas en m. Y entonces, si yo puedo sobrevivir, t tambin puedes hacerlo. As, sirvo de material de inspiracin a la juventud. Es ms, mi generacin no existe para m2.

En 1973 present su primera pieza de body art, Ritmo 10, donde se grab con dos cmaras y 20 cuchillos punteando con cada uno entre los espacios de los dedos abiertos de su mano sobre una mesa. Cada vez que se cortaba dejaba ese cuchillo y comenzaba la accin con uno nuevo. Aquel trabajo fue una declaracin de intenciones. El sacrificio ritual de s misma. Muchos aos despus dijo: «Todava existe una nia buena en m. Cuando hago arte me vuelvo muy tranquila y completamente normal».

– Es un buen momento para la performance?

– Me temo que no. En momentos de crisis econmica como el que atravesamos el arte fsico copa el mercado frente al declive de las otras expresiones. Por ejemplo, lo que yo hago.

Marina Abramovic mantuvo una conversacin con la historiadora del Arte Carmen Huerta para presentar esta exposicin en la que rene 11 retratos fechados entre 1973 y 2019. Desde su imagen en un camino de nieve del que finalmente desaparece, hasta su figura desnuda flotando en «libertad» en aguas brasileas, a su cuello portando un pulpo vivo o sus brazos sujetando un cordero en medio de las montaas. «Todo lo que ven es real. Mi dolor es real, mi sufrimiento es real, mi felicidad es real, el humor es real».

En 2012 abri el Marina Abramovic Institute (MAI), un centro de arte situado en Hudson (Nueva York) en el que se realizan todo tipo de actos culturales, talleres y exposiciones relacionados con la performance y el arte contemporneo.

Tiene algo ya de mito en vida, de leyenda concentrada en una realidad en marcha donde la bsqueda no tiene como propsito la respuesta, sino la voluntad de seguir abriendo preguntas con el cuerpo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.