Los médicos califican de “histórica” la huelga en atención primaria en la Comunidad de Madrid y Sanidad calcula un seguimiento del 31% | Madrid


La huelga de médicos de atención primaria ha arrancado este lunes con un seguimiento masivo e “histórico”, según asegura el sindicato Amyts. Los profesionales habían pedido estos paros indefinidos, hartos de la carga asistencial y de las consecuencias que tienen en su trabajo diario y en su salud mental, y según la contabilización de los sanitarios, el primer día ha empezado con un apoyo masivo. Esa sensación contrasta con los datos que aporta la Consejería de Sanidad, que asegura que por la mañana hay un seguimiento del 31%. Los médicos tienen un documento en el que van apuntando los números que van aportando los propios profesionales con mensajes de ánimos:

―Santa Isabel (Leganés), 100%. Solo están mínimos. En Huerta y Jaime Vera igual.

―¡¡¡Fenomenal!! En Numancia hacemos todos.

―Juncal, Torrejón. Turno de mañana, 100% huelga. Solo dos de mínimos.

―En Carabanchel de tres de mañana, dos de huelga, uno de mínimos.

―100% de servicios mínimos entre Cercedilla y los consultorios mañana y tarde que somos ocho, siete de mínimos, salvo uno y la médico de refuerzo que tenemos que no la contabilizan, el resto mínimos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

―En M Jesús Hereza (Leganés) mayoritario seguimiento. Menos uno y mínimos, resto en huelga.

―En Isabel II de Parla todos de huelga menos uno.

―José Marvá, dos mínimos, dos huelga, uno vacaciones, uno no secunda huelga.

―En el Centro de Salud de Pinto, sólo trabajando los mínimos, resto en huelga.

―Todos hacemos huelga.

―En el Bercial, el 100% en la mañana.

―Dirección Asistencial Sur como un cohete.

―Casa de Campo, solo mínimos.

―En las Américas, sólo tres médicos de adultos no hacen huelga de 17. En pediatría, solo están los de mínimos.

―Por lo que me va llegando el seguimiento está siendo muy alto en general, salvo excepciones que confirman la regla.

―En el EAP San Martín de Valdeiglesias (cabecera y consultorio de Pelayos de la Presa): siete médicos y dos pediatras. En huelga, seis médicos y dos pediatras.

Esa ha sido la tónica general de los médicos que iban contabilizando el seguimiento. Los profesionales han dicho basta a la sobrecarga asistencial que están viviendo los centros de salud y ante el altísimo riesgo de destrucción de un nivel asistencial clave. Desde primera hora de la mañana en Amyts ha ido recogiendo el sentir de los centros de salud y, pese a la complejidad para contabilizar el seguimiento de los servicios mínimos por la inmensa red de centros de salud que hay en toda la región (423), “el apoyo a la huelga está siendo espectacular y mayoritario”, dicen. “En este sentido, queremos agradecer a los profesionales su convicción para seguir una huelga que ven como decisiva. La principal reivindicación de esta huelga indefinida tiene que ver con limitar las agendas para frenar, de una vez por todas, una sobrecarga infinita que empuja a los médicos de familia y a los pediatras a huir de Madrid. Mientras, la Consejería de Sanidad sigue sin implantar medidas eficaces que eviten este éxodo”, ha explicado el sindicato en un comunicado. Además, ven los datos aportados por la Consejería como un síntoma de un éxito rotundo. “Ten en cuenta que suele decir siempre seguimiento nulo, 8%, 3%, 4%… 10%… Y ahora está diciendo un 30%. Viendo la historia de la Consejería de Sanidad, que digan un 30% es que hay muchísima, muchísima gente [haciendo huelga]”, ha insistido un portavoz.

Médicos de atención primaria se manifiestan frente a la Gerencia de Atención Primaria de la Comunidad, este lunes.
Médicos de atención primaria se manifiestan frente a la Gerencia de Atención Primaria de la Comunidad, este lunes.
MOeh Atitar

Por ello, el Comité de Huelga, formado por cuatro miembros del sindicato médico Amyts, en la reunión negociadora del pasado viernes, reclamó a la Consejería de Sanidad un interlocutor “válido” de la Comunidad de Madrid. “Desde Amyts estamos cansados de los incumplimientos de la Administración y de promesas eternas que no se cumplen”, ha insistido el sindicato. La Consejería de Sanidad solo ha comunicado que habrá nueva reunión y que cuando tenga claro el día, lo comunicará.

La dificultad para recabar datos tiene que ver también con los servicios mínimos impuestos por la Comunidad de Madrid. Lejos del 100% que la Consejería de Sanidad impuso en el paro de las urgencias extrahospitalarias, en esta ocasión ha optado por seguir la regla contraria que, según avisaban los profesionales, podían provocar el caos en los centros de salud madrileños: en los que tienen cuatro o más médicos de familia, tienen que trabajar obligatoriamente dos y un pediatra por turno ―si no hay pediatra, se sustituirá por otro médico de familia―; y los que tienen menos de cuatro, un facultativo y un pediatra por turno ―si lo hay; si no, otro facultativo―. Esta regla, que no es proporcional según el tamaño del ambulatorio, afecta principalmente a los grandes centros. Por ejemplo, en uno en el que trabajen 20 sanitarios, la desorganización puede ser total si el seguimiento es masivo y solo están obligados a presentarse dos.

“Son los mínimos que se han puesto en todas las huelgas en atención primaria precovid. Se hace así para que no los declaren mínimos abusivos y que no acusen [a la Consejería] de impedir el derecho a la huelga”, aseguró un portavoz de la Consejería de Sanidad. El comité de huelga firmó “en desacuerdo” porque pensaban que la medida podía ocasionar grandes perjuicios a la población y a los médicos.

Reivindicaciones antiguas

Aun así, el sentir de los profesionales en este primer día de huelga es de éxito total. Y van a seguir manteniendo el pulso mientras puedan ―a pesar de que cada día de huelga supone 200 euros menos en la nómina― hasta que consigan un compromiso real por parte de la Administración. Los médicos de familia piden una carga asistencial más acorde con lo que estipulan los organismos internacionales, es decir, ver un máximo de 31 pacientes al día en lugar de 50 o 60 como hasta ahora. Los pediatras, 21. Lo justo para que puedan dedicar un mínimo de 10 minutos a cada enfermo. También quieren que se establezca una única agenda por médico nominal, sin que tengan que atender pacientes de otras agendas, tal y como sucede en la actualidad. Y, por tanto, que se consoliden los horarios para que se permita la conciliación, que es uno de los principales motivos que empujan a los profesionales a abandonar la atención primaria, además de mejoras retributivas que hagan atractiva la atención primaria y el compromiso real y efectivo de la Administración para agilizar los procesos selectivos.

Una sanitaria sujeta una pancarta durante la manifestación, este lunes en Madrid.
Una sanitaria sujeta una pancarta durante la manifestación, este lunes en Madrid.MOeh Atitar

Todas esas reivindicaciones no son nuevas. Llevan al menos una década viendo cómo la atención primaria perdía efectivos y, en consecuencia, sus profesionales trabajaban más al límite. Ya en septiembre de 2020 los sanitarios convocaron una huelga por los mismos motivos que ahora: tenían una carga asistencial elevadísima, de 50 a 60 pacientes por día, cuando lo recomendable es no pasar de 25. Eran pocos, estaban mal pagados (Madrid es la segunda comunidad que peor paga a sus sanitarios) y además llevaban a cabo tareas burocráticas que les impedían dedicarse al 100% a sus pacientes. En aquella ocasión, los servicios mínimos fueron del 80% y la Administración consiguió frenar los paros un día antes con el denominado Plan Ayuso número uno.

A cambio, la presidenta prometió subir el sueldo unos 6.000 euros al año a partir de principios de 2021, contratar médicos para disminuir la carga asistencial (31 pacientes al día para los médicos de familia y 21 para los pediatras, justo lo que piden ahora) y disminuir las tareas burocráticas, como las de emitir bajas por enfermedad para pacientes hospitalarios. De hecho, la Comunidad de Madrid prometió que a partir del segundo trimestre de 2021 los especialistas de reumatología, psiquiatría, ginecología y obstetricia y urgencias hospitalarias emitirían las bajas por enfermedad de sus pacientes. Nada de eso se cumplió. Tras varias reuniones para concretar cada uno de los puntos, y tras firmar el acuerdo que evitó la huelga en aquel momento, dejaron de llamarlos. Y todo saltó por los aires. Ahora, la historia se repite. Y los médicos llegan a este conflicto con la lección aprendida.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.