Los exalcaldes Peñalosa, Char y Gutiérrez exhiben unidad en el debate de la coalición de derecha en Colombia | Internacional


La periodista Diana Calderón media el debate entre los candidatos del Equipo por Colombia, este martes.
La periodista Diana Calderón media el debate entre los candidatos del Equipo por Colombia, este martes.

La hora de las coaliciones ya llegó a la campaña electoral en Colombia, que se encamina a un pulso entre tres grandes bloques, que definirán a su respectivo candidato presidencial en las consultas del 13 de marzo. En ese escenario todavía incierto, los aspirantes del Equipo por Colombia, la alianza más escorada a la derecha, exhibieron unidad este martes en el debate organizado por Caracol Radio y EL PAÍS, y coincidieron en defender la presunción de inocencia frente a los señalamientos de corrupción que han puesto a tambalearse al exalcalde de Barranquilla Alejandro Char, uno de los líderes más conocidos de la alianza.

El encuentro, moderado por la periodista Diana Calderón, buscaba diferenciar más nítidamente a los precandidatos de un bloque en el que se destacan tres exalcaldes de distintas ciudades, pero ha sido la cohesión la que ha marcado el debate. Se anticipa una cerrada lucha para hacerse a la candidatura única entre los exregidores Federico Gutiérrez, de Medellín; Enrique Peñalosa, de Bogotá; y Alex Char, quien se conectó vía Zoom desde Barranquilla. A ellos se suman dos congresistas: David Barguil, el precandidato del Partido Conservador, y Aydeé Lizarazo, del partido MIRA, de raíces cristianas. Todos han dejado claro que los agrupa tanto la ideología como su antagonismo frente al izquierdista Gustavo Petro, del Pacto Histórico, quien lidera todas las encuestas. Abundaron los dardos, muchos sin mencionar su nombre.

“Aquí lo que hemos buscado más que lo que nos diferencia es lo que nos une”, señaló de entrada Peñalosa. “Producimos resultados no con palabras, sino con obras”, añadió en una frase que ya ha convertido en un eslogan para enfatizar su experiencia de gestión en Bogotá, la capital que también gobernó Petro, con quien acumula una larga historia de enfrentamientos. En su turno, Fico Gutiérrez señaló que los agrupa un deseo por preservar la democracia y las libertades. “Aquí lo que estamos es construyendo, demostrando armonía”, apuntó. “Hemos demostrado con resultados, menos palabras, menos promesas, hechos contundentes que han mejorado la vida de la gente”, reiteró Char, que llevaba su característica gorra raída y camisa de manga corta. Lizarazo subrayó que, en medio de las coincidencias, ella aporta su mirada como la única mujer de la alianza, y Barguil enfatizó sus credenciales conservadoras. Ese mensaje de unidad contrasta con las fricciones que han evidenciado los otros bloques, en especial la coalición de centro.

La alianza de la derecha ha pretendido evitar las esquirlas del escándalo que sacude la campaña de Char, quien ha sido blanco de las acusaciones de corrupción y compra de votos de la excongresista Aida Merlano, prófuga de la justicia colombiana y capturada en la vecina Venezuela. “Por supuesto que no”, contestó el exalcalde de Barranquilla cuando le preguntaron directamente si había financiado la campaña de Merlano, uno de sus principales señalamientos. También rechazó la idea de renunciar a su aspiración mientras se aclaran las acusaciones: “Vamos pa’lante, como hicimos con Barranquilla”, dijo. “¿Quién me está acusando a mí? ¿La justicia o un prófugo de ella?” se defendió.

Alejandro Char, precandidato a la presidencia por el Equipo por Colombia, durante su intervención en el debate de Caracol Radio y EL PAÍS.
Alejandro Char, precandidato a la presidencia por el Equipo por Colombia, durante su intervención en el debate de Caracol Radio y EL PAÍS.

El también exgobernador del Atlántico agradeció además la solidaridad de sus compañeros en el Equipo por Colombia, quienes coincidieron en calificar a Merlano como una prófuga y señalar que la que se debe pronunciar es la justicia. “Alex ya ha dado una respuesta. Yo creo en Alex”, afirmó Gutiérrez. “A mí me preocupa como se ha puesto en tela de juicio la presunción de inocencia”, abundó Baguill. La que nació como la coalición de los alcaldes arrastra un considerable poder territorial, apuntalado por la popularidad de la llamada casa Char en el Caribe.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

En momentos en que la bandera del cambio cotiza al alza, Equipo por Colombia es la alianza más continuista. Así quedó en evidencia cuando se abordó, por ejemplo, el tema de la lucha contra las drogas. Mientras desde varios sectores abogan por un cambio de paradigma, que contemple la legalización, los aspirantes se prodigaron en las salidas de pretendida mano dura, de un corte parecido a las que ha defendido el Gobierno de Iván Duque. “Las drogas son malas, las drogas matan, acaban con familias”, afirmó Gutiérrez, quien se mostró contrario a la legalización, al igual que Barguill y Lizarazo. “Vamos a fortalecer nuestras fuerzas militares tanto como sea necesario”, manifestó Peñalosa.

Algunos matices afloraron en cuanto al manejo de las relaciones con el Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, rotas por completo durante la Administración Duque. Los dos países comparten una porosa frontera de más de 2.200 kilómetros. Sin negar que se trata de un régimen dictatorial, Peñalosa defendió que restablecer las relaciones “puede reducir de alguna manera la tensión”, y favorecer a las comunidades que viven sobre la línea limítrofe. Char también apuntó que la frontera colombiana pierde oportunidades con el rompimiento, y él mantendría una “relación comercial”. Por el contrario, Gutiérrez enfatizó que “Colombia no puede reconocer una dictadura”. “A veces queda la sensación como si esto fuera culpa de Colombia. No, los dos millones de venezolanos que están en Colombia es por culpa de la dictadura corrupta de Maduro, no por Colombia, todo lo contrario, como país ha sido solidario”, señaló el exalcalde de Medellín, quien mantendría el estatuto de protección temporal para los migrantes venezolanos. Barguill lo secundó al rechazar cualquier reconocimiento que le pueda dar oxígeno al régimen chavista.

A menos de un mes de las consultas que definirán a los candidatos presidenciales, las próximas semanas son claves para despejar el panorama electoral. De momento, aún sin tener seguro cuál será su candidato, la coalición de derecha cierra filas.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.