Los 12 del relevo de España | Deportes


España aterrizó en Tbilisi a finales de agosto con siete debutantes en una gran cita: Lorenzo Brown, Alberto Díaz, Jaime Fernández, Darío Brizuela, Joel Parra, Jaime Pradilla y Sebas Saiz. El acelerado relevo generacional y el alto nivel del Eurobasket empinaban el camino para una selección que miraba al futuro (Mundial de 2023 y Juegos de 2024) más que al presente. Sin embargo, los 12 de Scariolo se han saltado cualquier previsión.

Lorenzo Brown. Base. 32 años. Maccabi Tel Aviv. 15,4 puntos y 7,1 asistencias de media por partido. Aterrizó en la selección en medio de un incendio por su nacionalización exprés sin tener ningún lazo con España ni con el baloncesto nacional. El fuego se apagó con su juego. Máximo asistente y segundo mejor anotador en la selección. Sus 12 puntos en la prórroga ante Lituania, jugando de escolta, fueron claves para superar los octavos. Contra Alemania respondió a Schröder con 29 puntos y seis asistencias. Es el único español en la historia que ha sumado más de 100 puntos y 50 asistencias en un Eurobasket. Candidato a ser el mvp del torneo. Fuera de la cancha, su integración fue rápida pese a no hablar español. Ha sido uno más en las partidas de pocha.

Alberto Díaz. Base. 28 años. Unicaja Málaga. 5,4 puntos, 1,3 asistencias. Repescado a última hora por la lesión de Llull, asumió el papel de especialista defensivo que le va como anillo al dedo. El balón que birló a Larkin y las faltas en ataque que Sengun y Sabonis cometieron sobre él en los partidos contra Turquía y Lituania dieron aire a España en esos finales apretados. Intenso en la presión, el mejor alumno de Rudy a la hora de jugar sin balón. Contra Alemania secó a Schröder, que no anotó en los últimos siete minutos. Le llaman Platanito, por la fruta que le llevaban sus tíos tras los entrenamientos. Dijo que si ganaba medalla se raparía.

Jaime Fernández. Escolta. 29 años. Lenovo Tenerife. 3,9 puntos, 1,4 asistencias. Acompañante titular de Brown en el quinteto que suele arrancar los encuentros. La baja de Llull aumentó su protagonismo. Jornalero anónimo pese a no tener un gran físico.

Darío Brizuela. Escolta. 27 años. Unicaja Málaga. 8,5 puntos, 1,5 asistencias. Incisivo en el papel de dinamitador de los partidos cuando España necesitaba un golpe de inspiración para avanzar en encuentros atascados en ataque. Se sintió cada vez más importante en ese traje de agitador. Estudiante de Psicología, tenía un examen a distancia antes del partido ante Lituania. Lo aplazó porque coincidía con el entrenamiento.

Xabier López-Arostegui. Alero. 25 años. Valencia Basket. 6,1 puntos, 1,8 asistencias. Durante la fase de grupos en Tbilisi fue el jugador que más minutos estuvo en pista. Alero titular, a la espera de la salida de Rudy. Puntual en algunos aciertos desde el triple. Nació en 1997, el último año en el que España no estuvo en una semifinal europea. Guarda un CD con la final del Mundial 2006 que ganó la selección.

Rudy Fernández. Alero. 37 años. Real Madrid. 7,7 puntos, 1,7 asistencias. El último eslabón en la pista con la generación de oro. Desde su debut con la absoluta en 2004 solo se ha perdido un gran torneo, el Eurobasket de 2017 por problemas físicos. Es el único español con cinco oros (tres europeos y dos mundiales). Con un cuerpo machacado, se multiplicó contra Finlandia para robar cinco balones vitales para la remontada. Por primera vez ha asumido el cargo de gran líder en un vestuario en el que antes mandaban los hermanos Gasol y Navarro. Su bronca en el intermedio ante Finlandia despertó a la selección. Inteligentísimo para la lectura del juego en las dos canastas, una vez más ha concursado al servicio del grupo en lugar de buscar el lucimiento personal en sus estadísticas. 247 veces internacional, a seis del récord de Navarro. Y 11 medallas, igualando a Pau Gasol y solo por detrás de las 12 de Laia Palau.

Rudy Fernández es manteado por su compañeros después de la victoria en semifinales ante Alemania.
Rudy Fernández es manteado por su compañeros después de la victoria en semifinales ante Alemania.FILIP SINGER (EFE)

Joel Parra. Alero. 22 años. Joventut de Badalona. 3,4 puntos, 3 rebotes. Uno de los tres jugadores, junto a Pradilla y Garuba, nacidos en este siglo. Como muchos otros, ha exprimido sus minutos al máximo. Cumplidor en defensa y en la ayuda en el rebote, fue titular contra Finlandia para frenar el juego exterior de Markkanen. El que más anima al grupo con la música en el vestuario.

Juancho Hernangómez. Ala-pívot. 26 años. Toronto Raptors. 11 puntos y 5 rebotes. De menos a más. Comenzó de titular pero cedió su puesto a Pradilla. Pese a ello, ha jugado muchos momentos importantes, como el último tramo ante Alemania. El segundo mejor triplista de España (12 aciertos), tras Rudy. El nuevo fichaje de los Raptors acaba de protagonizar junto a Adam Sandler la película Garra, en la que interpreta a un jugador callejero que sueña con la NBA.

Jaime Pradilla. Ala-pívot. 21 años. Valencia Basket. 6,5 puntos, 2,6 rebotes. Es una de las caras nuevas que ha dado un paso al frente con más rotundidad. Compañero de habitación de Rudy, ha heredado el número 4 de Pau Gasol y es comparado con Felipe Reyes por su carácter para fajarse ante pívots más fuertes y grandes. Un máster al enfrentarse a Valanciunas, Sabonis y Markkanen. Este domingo, ante Yabusele y Gobert.

Usman Garuba. Pívot. 20 años. Houston Rockets. 5 puntos, 5,4 rebotes. Ha sumado 43 capturas en el Eurobasket, más que ningún otro pívot siendo suplente. El benjamín del grupo. Llegó con la necesidad de mejorar su puesta a punto física y ha terminado como relevo de Willy en el puesto de cinco. Contra Alemania voló en dos enormes tapones a Wagner y Schröder. Criado en Azuqueca de Henares, Guadalajara. Muy querido en el vestuario, centro de algunas bromas por la cantidad de agua que bebe cada día.

Willy Hernangómez. Pívot. 28 años. New Orleans Pelicans. 17,6 puntos, 6,8 rebotes. Scariolo le exigió más que a nadie para convertirlo en un pívot determinante, sobre todo recordándole sus deberes en defensa. El máximo anotador y reboteador de España. Muy hábil para hacer valer su carrocería bajo el aro y finalizar con las dos manos. Regresa a la NBA con más confianza en busca de un mayor protagonismo en los momentos decisivos de los partidos y la temporada. Este domingo le espera una batalla muy física ante Gobert.

Sebas Saiz. Pívot. 28 años. Alvark Tokyo. 2,7 puntos, 1,3 rebotes. La pieza menos usada por Scariolo, unos cinco minutos por encuentro. Solvente en esos fugaces momentos en la pista. Otro granito de arena para elevar a la selección a la final del Eurobasket.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.