Liga Europa: El Betis se ahoga en la orilla ante el Eintracht | Deportes


El último equipo español presente en tres competiciones ha bajado de ese cielo. El Betis no logró su objetivo de entrar en los cuartos de final de una competición europea, cima de la que disfrutó en 1978 y 1998. La segunda final de la temporada no llegará para el cuadro verdiblanco, que sale del escaparate continental tras llevar la eliminatoria contra el Eintracht hasta el límite, igualar sobre la hora la desventaja que traía de la ida y salir castigado con un tanto encajado en el minuto final de la prórroga, un gol en propia puerta de Guido Rodríguez tras una melé a la que el meta Rui Silva acudió a destiempo. El Eintracht ganó a la alemana en un duelo demoledor, de desgaste, en el que el Betis acabó liquidado porque el empate hizo bueno para el equipo de Francfort su triunfo en la ida (1-2) para llegar a los cuartos de la Liga Europa.

Eintracht Fr.

1

Trapp, Obite Ndicka, Tuta, Hinteregger, Djibril Sow (Rode, min. 103), Filip Kostic, Ansgar Knauff, Kristijan Jakic, Daichi Kamada (Jens Hauge, min. 65), Santos Borré (Paciencia, min. 82) y Jesper Lindstrom (Sam Lammers, min. 103)

1

Betis

Rui Silva, Juan Miranda (Juanmi, min. 45), Bartra, Pezzella, Sabaly, Joaquín (Diego Lainez, min. 66), Canales (William Carvalho, min. 66), Aitor Ruibal, Fekir (Rodri, min. 110), Guido Rodríguez y Willian José (Borja Iglesias, min. 78)

Goles 0-1 min. 89: Borja Iglesias. 1-1 min. 120: Guido Rodríguez (p.p.).

Árbitro Michael Oliver

Tarjetas amarillas Juanmi (min. 62), Pezzella (min. 69), Aitor Ruibal (min. 111) y Guido Rodríguez (min. 119)

Hubo un tramo de partido en la primera parte en el que el Betis sufrió. No lo hizo como en la ida, cuando fue permeable ante las acometidas del Eintracht, pero ofreció otra sensación de impotencia, incapaz de imponerse ante un rival que empezó esperándole y en el transcurrir del partido empezó a sentirse fuerte. El Betis se bloqueó, quiso atacar, pero no encontró las herramientas para hacerlo. Y sufrió. El Eintracht pudo hacerle daño. Knauff disparó al larguero al cuarto de hora. Para entonces el cuadro germano ya se sentía mejor tras un inicio complicado para ellos.

El Betis quiso, pero de inicio no pudo. En un partido en el que necesitaba movimiento todo transcurrió de manera plácida, una mala noticia para un equipo armado para atacar, con Canales y Fekir en la sala de máquinas, pero a la postre sin recursos para gobernar el duelo. El Eintracht controló y dominó. Pudo hacer daño con Borré o con el finísimo nipón Kamada, que contribuyeron a que el partido fuese un calvario para los verdiblancos, afortunados por llegar al descanso sin que el marcador se moviese.

El Betis transitó con más orgullo que recursos. Un destello de Joaquín, justo antes de salir relevado, le tuvo al filo de la igualada. El cuarentón emblema bético rejuveneció y levitó sobre la línea de banda para colocar un centro que Juanmi remató con veneno, pero encontró la réplica de Trapp. Al Eintracht no le gustaba el vaivén. Siempre dio un paso adelante para evitar que el Betis se armase con solvencia desde la zaga y fue así cómo le planteó un partido incómodo. Esa característica marcó el duelo para ambos equipos. Nada resultó sencillo, no se encadenaron ocasiones de gol, pero sí se demandó esfuerzo y brega en un partido que exigió más y más con el paso de los minutos.

Al Betis le faltó sentirse cerca del gol. Lo hizo cuando conectaron Fekir y Canales, que estaba tocado y se fue demasiado pronto del partido, pero el Eintracht les negó una y otra vez hasta que sobre la hora apareció el genio de origen argelino para invadir el flanco derecho del cuadro germano y colocar un centro al primer palo que Borja Iglesias colocó con categoría en la red.

La prórroga fue un agónico cara o cruz. Borja Iglesias remató al travesaño cuando apenas quedaba tiempo para la enmienda, pero el Betis achicó más de lo que mandó y penó al final en un balón al área en el que la zaga se hizo un nudo para que el Eintracht cantase victoria.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.