Las malas condiciones meteorológicas dificultan la búsqueda de los tripulantes del barco gallego hundido en Canadá | España



Las malas condiciones meteorológicas, con rachas de viento de hasta 72 kilómetros por hora, en la zona del Gran Banco de Terranova dificultan las tareas de búsqueda y rescate de los 11 tripulantes desaparecidos del pesquero gallego Villa de Pitanxo, que naufragó el martes de madrugada. El pronóstico meteorológico para este miércoles señala temperaturas de siete grados bajo cero, aunque la sensación térmica es de -17, nevadas y olas de varios metros de altura.

El barco se hundió con 24 tripulantes a bordo y hasta el momento solo tres marineros han sido rescatados con vida y se han recuperado los cuerpos de otros 10.

Hundimiento de un barco gallego en Terranova (Canadá).

Las malas condiciones amenazan con retrasar la llegada de los supervivientes y los cuerpos de los fallecidos a San Juan de Terranova, el punto más cercano al lugar del accidente. El traslado se está llevando a cabo en varias embarcaciones que acudieron a la zona del naufragio, a unas 250 millas náuticas (460 kilómetros) al este de la costa de Terranova, señalan fuentes canadienses consultadas por la agencia Efe.

Según informó a Salvamento Marítimo español el Centro de Coordinación de Rescate con base en Halifax (Canadá), el pesquero español Playa de Menduíña 2 rescató a los tres supervivientes, así como seis cuerpos, mientras dos cadáveres más fueron recuperados horas después por el pesquero portugués Novo Virgem da Barca. Otros dos cadáveres los recuperó otra embarcación que se encuentra en la zona del Gran Banco de Terranova, un caladero tradicional para las flotas española y portuguesa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

En mejores condiciones meteorológicas, los supervivientes, que sufren distintos grados de hipotermia, y los cuerpos de los fallecidos serían trasladados en una sola embarcación, en este caso el barco del servicio de Guardacostas de Canadá CCGS Cygnus, que llegó al lugar del naufragio alrededor de las 2.00 GMT del miércoles. Pero los fuertes vientos y las olas de más de cinco metros pueden dificultar la operación.

El cónsul general de España en Montreal, Luis Seco, se ha trasladado a San Juan de Terranova para ofrecer su apoyo y asistencia. Mientras, las autoridades canadienses tienen planificado que un helicóptero CH149 Cormorant y un avión Hércules C-130 vuelvan este miércoles a la zona para participar en las labores de búsqueda de los desaparecidos.

El Villa de Pitanxo, con base en Marín (Pontevedra), llevaba 24 tripulantes a bordo, de los cuales 16 tienen nacionalidad española, cinco son peruanos y tres ghaneses, de acuerdo a los datos oficiales. El pesquero siniestrado, propiedad del armador gallego Manuel Nores, pertenece a la cooperativa de armadores de Vigo (ARVI) y tenía 50 metros de eslora.

El barco emitió dos alertas a las 5.24, que fueron recibidas en el Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo (CNCS) de Madrid, pero a pesar de que las autoridades intentaron contactar con ellos en varias ocasiones nadie respondió.

El Congreso de los Diputados ha guardado este miércoles un minuto de silencio por las víctimas del naufragio durante la sesión de control al Gobierno. “España se levanta hoy consternada por el naufragio del pesquero Villa de Pitanxo en las costas de Canadá”, ha dicho la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet. “El Congreso quiere unirse al pesar de los familiares y amigos de los fallecidos y desaparecidos en el accidente”.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.