La UE y Reino Unido se acercan a un acuerdo sobre Gibraltar con Frontex como escollo final


Ha costado casi dos años de diálogo en los que se han celebrado ya 10 rondas negociadoras, en uno de los procesos más herméticos y poco transparentes que se recuerdan en Bruselas. Pero al final se empieza a vislumbrar la luz al final del túnel. La Unión Europea y el Reino Unido de Rishi Sunak se acercan a un acuerdo para definir el nuevo estatus de Gibraltar tras el Brexit.

Aún quedan muchos flecos pendientes de cerrar que podrían hacer naufragar las conversaciones en tiempo de descuento. El más importante es definir dónde estarán exactamente los nuevos controles fronterizos en el puerto y el aeropuerto del Peñón y cuál será el reparto de papeles entre las fuerzas de seguridad españolas y los guardias de fronteras europeos de Frontex. 

Pero todas las partes en la negociación coinciden en que el acuerdo sobre Gibraltar está al alcance de la mano, a diferencia de lo que ocurre con el protocolo de Irlanda del Norte. El secretario de Estado para la UE, Pascual Navarro, desveló este viernes que ya existe un borrador completo del Tratado. Una revelación que ha creado malestar entre el resto de negociadores, aunque nadie le ha desmentido.

[España confía cerrar ya el acuerdo que regulará la relación de la UE con Gibraltar tras el Brexit]

Los negociadores se han fijado final de año como la fecha tope para cerrar un pacto o romper definitivamente el diálogo. La próxima ronda de negociaciones (la número 11) está prevista para finales de noviembre o principios de diciembre. El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ha reclamado al vicepresidente de la Comisión responsable del Brexit, Maros Sefcovic, «intensificar» el diálogo.

Por su parte, las autoridades de Gibraltar publicaron el pasado 1 de noviembre un aviso sobre las consecuencias que tendría un no acuerdo. Un fracaso que se traduciría en controles sistemáticos y en profundidad en la Verja que provocarían «largas demoras en la frontera, que se extenderán a varias horas». «Los retrasos serán peores durante las horas pico de cruce», añade el aviso.

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, durante su reunión con el vicepresidente de la Comisión responsable del Brexit, Maros Sefcovic, el pasado 10 de noviembre


El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, durante su reunión con el vicepresidente de la Comisión responsable del Brexit, Maros Sefcovic, el pasado 10 de noviembre

Comisión Europea

Precisamente, el objetivo principal del acuerdo que negocian la UE y Reino Unido es derribar la Verja de Gibraltar una vez consumado el Brexit. Se trata de facilitar el tránsito de los más de 10.000 trabajadores que cruzan cada día la frontera y crear un «área de prosperidad compartida». Los controles se trasladarán al puerto y el aeropuerto del Peñón.

En aras del pacto, Madrid y Londres han decidido aparcar su disputa sobre la soberanía del Peñón. «El Reino Unido se mantiene firme en su apoyo a Gibraltar y no aceptará nada que comprometa la soberanía«, subrayan fuentes británicas.

Aparte del Tratado entre la UE y Reino Unido sobre el estatus de Gibraltar, España y Reino Unido negocian un acuerdo paralelo bilateral sobre el aeropuerto, la base militar y la puesta en práctica de un posible pacto sobre movilidad de personas, del que también se desconocen todos los detalles. La transparencia es la gran ausente en estas negociaciones. Albares asegura que ha presentado una «propuesta global española» pero señala que «para bailar un tanto se necesitan dos».

Los negociadores están «lo suficientemente alejados como para que aún no hayamos podido declarar un acuerdo y, sin embargo, lo suficientemente cerca como para que todos creamos que podremos declarar un acuerdo«, aseguró el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, tras la última ronda de negociaciones.

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, en la Eurocámara


El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, en la Eurocámara

Philippe Buissin/PE

Sin embargo, tras escuchar las declaraciones del secretario de Estado español de este viernes, Picardo ha enfriado las perspectivas de un pacto inminente. «Las negociaciones entre la UE y Reino Unido están progresando muy bien. Gibraltar y Reino Unido están trabajando juntos de manera fluida e intensa. Soy muy optimista de que podemos cerrar un acuerdo que sea seguro y fiable, pero lamentablemente aún no estamos en la etapa de cerrar los últimos flecos«, ha escrito en Twitter.

Según la versión que ha explicado Pascual Navarro a preguntas de este periódico, «todo el texto del acuerdo entre la UE y el Reino Unido ha sido ya presentado por la Comisión en la última ronda de negociación» y «no hay ningún punto bloqueado».

«Es un texto largo y complejo porque afecta a todos los aspectos de las relaciones con Gibraltar y por consiguiente técnicamente tiene mucho que discutir todavía, pero no hay ningún bloqueo. Simplemente, ahora se inicia la negociación de las comas y eso llevará un poco de tiempo. Pero la propuesta ha sido ya suficientemente explicada y confiamos en que la negociación avance rápidamente», asegura el secretario de Estado para la UE.

Navarro señala que para aplicar este acuerdo entre la UE y Reino Unido «tiene que haber unos arreglos administrativos prácticos, en particular sobre la participación de Frontex y estamos definiéndolos». «Confiamos en tenerlo decidido antes de final de año», ha señalado. 

El secretario de Estado para la UE, Pascual Navarro, durante una reunión con sus homólogos este viernes en Bruselas


El secretario de Estado para la UE, Pascual Navarro, durante una reunión con sus homólogos este viernes en Bruselas

UE

La propuesta inicial de Bruselas establecía que fuera España la responsable del control y la vigilancia de las fronteras en el puerto y el aeropuerto de Gibraltar. El anterior Gobierno de Boris Johnson denunció que eso equivaldría a socavar la soberanía británica sobre el Peñón.

Tras las protestas de Reino Unido, los Gobiernos de la UE corrigieron el mandato negociador y especificaron que será la Agencia Europea de Fronteras y Costas (Frontex) la que hará los controles durante los 4 primeros años, tal y como pactaron Madrid y Londres en el acuerdo de Nochevieja de 2020. Pero el lugar exacto de los controles sigue siendo objeto de disputa. 

«La Comisión apoya las conversaciones bilaterales que son complementarias a nuestras negociaciones UE-Reino Unido sobre Gibraltar. Al mismo tiempo, estamos dispuestos a acelerar el ritmo de las negociaciones con miras a encontrar soluciones a los principales problemas para fines de este año«, señala un portavoz del Ejecutivo comunitario.

Bruselas tampoco da nada de información sobre lo que se está negociando con Reino Unido. Otras fuentes explican que el diálogo no se centra sólo en la circulación de personas y mercancías y cuestiones como los trabajadores fronterizos, la seguridad social o los procedimientos aduaneros.

El Ejecutivo comunitario y Londres también están negociando sobre transporte, cuestiones financieras, condiciones de competencia justa, asilo, lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo o la propia gobernanza del Tratado.

Hemos reducido las cuestiones pendientes a a un número relativamente pequeño. Y continuaremos negociando sobre ellas con el deseo de obtener un resultado pactado. Porque creo que sería lo mejor para el Reino Unido, los gibraltareños y también para España», ha dicho esta semana el ministro de Exteriores británico, James Cleverly. El resultado definitivo se conocerá probablemente antes de fin de año.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.