La Sanidad madrileña es la mejor de España


Como reza el viejo dicho periodístico, “que la realidad no te estropee un buen titular”.

En tiempos de pancartas grandilocuentes y titulares de trazo grueso, uno tiene la sensación de que el mensaje que pueden percibir los madrileños sobre su Sanidad es que no está a la altura.

Los datos y el escenario real y contrastable de nuestro sistema público de salud desmontan todos esos titulares y afirmaciones tendenciosas que, peligrosamente, pueden calar en la población y generar un miedo e incertidumbre intolerables.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, visita un centro de salud madrileño.


El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, visita un centro de salud madrileño.

Europa Press

En primer lugar, los madrileños deben estar seguros de que disponen de los recursos necesarios para ser atendidos en cualquier centro sanitario al que acudan.

Cuando decimos que la sanidad pública madrileña es la mejor de España y probablemente de Europa no lo hacemos porque sí. Madrid tiene la mejor red hospitalaria pública del país, con 35 hospitales que son referentes a nivel nacional e internacional. De hecho, tres de ellos figuran en el top 100 de la lista de mejores centros hospitalarios de la prestigiosa revista Newsweek.

Nuestros hospitales tratan los casos médicos más complejos (solo en 2021 se atendió a 31.194 pacientes de toda España en el tratamiento de patologías complejas), y son los que atraen el mayor número de médicos para formarse: 41 de los 100 primeros MIR eligieron Madrid el año pasado.

[Radiografía de la Sanidad madrileña: en qué está mejor y en qué peor que el resto de España]

Además, somos líderes en trasplantes y contamos con el mayor número de unidades de referencia en España. A esto se suma que Madrid ha sido la primera región en poner en marcha una Estrategia Regional de Terapias Avanzadas y la Tarjeta Sanitaria Virtual.

Uno de los mantras más repetidos por la izquierda es la baja inversión que, a su juicio, dedica la Comunidad de Madrid a su sanidad. Parecen olvidar que nuestra región es la que más incrementa su gasto en Sanidad de todo el país. A día de hoy, tiene el mayor presupuesto sanitario de su historia (8.783 millones), pero es que el año que viene sube otros 1.000 hasta alcanzar los 9.789, de los que el 25% se destina a mejorar la Atención Primaria. Ámbito que, previsiblemente, será en los próximos meses el principal campo de batalla de nuestros adversarios políticos.

«Madrid está a la cabeza de las regiones con los menores tiempos de espera para una operación quirúrgica, una consulta o una prueba diagnóstica»

Pero, además, en un momento en el que parece que un madrileño con un problema médico no tiene apenas opciones a las que ir, estaría bien recordar que Madrid es la región de España con mayor cobertura horaria en Primaria. Tenemos 430 centros de salud, lo que supone que, de media, los madrileños tienen un centro sanitario a menos de 15 minutos de su hogar. La mayoría de las comunidades autónomas cierran sus centros de salud a las 15 horas como norma general, no dando opción a consultas en turno de tarde. Madrid, mientras tanto, mantiene toda la zona urbana, periurbana y la mayoría de la rural con sus centros abiertos hasta las 21 horas.

A esos 430 centros de salud se suma la apertura de los 80 centros sanitarios 24 horas, tan reclamados por el sector sanitario, político y sindical y tan cuestionados ahora que se han puesto en marcha. Desde su apertura el pasado mes de octubre, estos centros han atendido a 32.000 personas, y el 55% de las atenciones correspondieron a enfermería, lo que refrenda el objetivo de los puntos de dar continuidad a la asistencia de Atención Primaria. Cabe decir que en la mayoría de las comunidades donde gobierna la izquierda funcionan con falta de personal o, directamente, están cerrados.

Otro de los históricos campos de batalla son las listas de espera. Los pantallazos en redes sociales con citas tardías difuminan una realidad que revela que Madrid está a la cabeza de las regiones con los menores tiempos de espera para una operación quirúrgica, una consulta o una prueba diagnóstica. La demora media en nuestra región para una operación se sitúa en 64 días, frente a la media nacional de 123. Ninguna comunidad donde gobierna la izquierda tiene unos datos mejores que Madrid, aunque eso parecen olvidarlo cuando repiten sus argumentarios día tras día.

[Las CCAA compiten ya por retener a sus médicos de familia: empieza la puja de mejora de condiciones]

En definitiva, estamos ante un modelo de éxito de gestión que ya quedó patente durante la pandemia por el Covid-19. Madrid lideró la gestión de la crisis dentro del Sistema Nacional de Salud, con un modelo que conjugó salud y economía y que fue siempre por delante a la hora de la toma de decisiones.

Somos conscientes de que siempre hay margen de mejora. Uno de los principales retos sin duda será abordar la falta de médicos en el sistema sanitario, situación que no nos cansaremos de decir es un problema de Estado, ya que no se queda solo dentro de Madrid.

Tampoco nos cansaremos de pedir al Ministerio de Sanidad que afronte con valentía esta situación, puesto que en los próximos 10 años se prevé una pérdida de más de 6.000 facultativos, lo que supone un 35% de la plantilla actual. No es una cuestión baladí y con esta inacción el Gobierno central está poniendo en peligro el futuro de la Sanidad española.

«La telemedicina que ahora ridiculiza y cuestiona la izquierda y sus terminales mediáticas es defendida por la Organización Mundial de la Salud y por la Comisión Europea»

Lo hace también no dotando con presupuestos reales los proyectos que impulsa, que se convierten en puro márketing, sin contenido ni beneficio para sus ciudadanos. Lo vemos con su plan de Atención Primaria. Por cada euro que invierte el Gobierno, Madrid destina 20. Y ocurre lo mismo con el Plan de Salud Mental. Por cada euro que invierte, Madrid destina 9.

Dentro de nuestras competencias, la Comunidad de Madrid siempre va a generar nuevas plazas fijas y una mejor organización de los recursos, y siempre haciéndolo de la mano de los profesionales. Pero para que esas plazas se puedan ocupar en su totalidad es necesaria una buena planificación por parte del Gobierno de España de todo el itinerario formativo, de forma que se incorporen al Sistema Nacional de Salud un número suficiente de profesionales. Algo que no ha ocurrido.

Toda esta situación, con todo, no nos desviará de nuestro objetivo de seguir persiguiendo la mejor Sanidad. Una adaptada a los nuevos tiempos y donde la telemedicina es una herramienta de trabajo más. Esta metodología que ahora ridiculiza y cuestiona la izquierda y sus terminales mediáticas es defendida por la Organización Mundial de la Salud y por la Comisión Europea, y la avalan prestigiosas publicaciones médicas como The Lancet. Es una práctica habitual, cada vez más empleada (solo este año en nuestra región se han realizado 320.000 consultas no presenciales), sinónimo de modernidad, cercanía e inmediatez. Ponerlo en duda en pleno siglo XXI denota sencillamente falta de conocimiento.

La izquierda se resiste, en suma, a que la realidad de la Sanidad madrileña estropee sus buenos titulares. Pero en la Comunidad de Madrid tenemos clara nuestra estrategia sanitaria y nuestros objetivos. Huimos del ruido y sabemos que la sanidad pública se defiende desde el trabajo diario, no detrás de las pancartas. Sabemos qué debemos hacer para seguir teniendo la mejor Sanidad, y sabemos por quién lo tenemos que hacer, porque todos somos potenciales pacientes. Con esta finalidad seguiremos dando lo mejor.

*** Enrique Ruiz Escudero es el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.