La reinvención del FC Barcelona femenino | Deportes



El Barcelona, el equipo todopoderoso de España, reapareció el sábado en el Johan Cruyff. Y, de entrada, un pequeño susto para las azulgrana. Muy pequeño, eso sí. El equipo de Jonatan Giráldez superó por 2-0 al UD Granadilla Tenerife después de que se le atragantara el duelo en la primera parte. Parece que no hay forma de que al Barça se le escapen puntos en la competencia doméstica se llame Iberdrola o Liga F: acumula 36 triunfos consecutivos y ya suma 53 partidos sin conocer la derrota en casa. Una máquina de ganar, obligada a explorar nuevas fórmulas para reinventarse en Europa, siempre con el objetivo de mantener la fiereza competitiva en España.

“¿Qué tenemos que hacer para no bajar nunca nuestro nivel?”, pregunta Giráldez; “para nosotras [el entrenador utiliza el femenino genérico en sus intervenciones] la exigencia pasa por cada entrenamiento. La exigencia pasa por intentar sacarle el puesto a la jugadora que tengo en la misma posición. Esa es nuestra manera de entrenar y proceder desde hace varias temporadas. Entendemos que es la única manera para generar mejoras individuales continuas que repercutan de manera positiva en el colectivo”.

La Liga F se convierte en una especie de prolongación de la semana para el Barcelona. “Nos ayuda a mantener un ritmo alto competitivo los 90 minutos para alcanzar la excelencia. Si no entrenamos y competimos al cien por cien, dejaríamos de mejorar”, insiste el técnico del Barcelona, en declaraciones para EL PAÍS. Después de cada partido, el técnico prepara unos vídeos individuales y colectivos a su plantilla. “Es nuestra manera de proceder. Tenemos que insistir en lo que hicimos bien y corregir lo que hemos hecho mal”, añade.

El primer saltó de calidad del Barcelona fue en 2006. Entonces, llegó al femenino Xavi Llorens. Y la sección, que estaba a punto de desaparecer por problemas de disciplina, se convirtió en profesional en 2016. Después apareció Lluís Cortés en el banquillo y el punto de inflexión también estuvo en un momento crítico para las azulgrana. En 2019, en su primera final de Champions, el Barça fue destrozado por el Lyon en Budapest (4-1).

Dos años después, el Barça levantó la primera Copa de Europa para el fútbol español. Pero esta campaña, las azulgrana persiguen una nueva reinvención. Y otra vez la buscan tras una derrota frente a las francesas en la Champions. “No sé si se puede comparar la final de 2021 con la de 2019. Son situaciones diferentes, contextos que no tienen nada que ver. En la primera final, el Barça no tuvo opciones. En Turín, no hicimos un buen partido, sobre todo la primera mitad, pero el Lyon, el Barça, el PSG, el Bayern, el City…, estamos todos en un nivel similar. De similitudes, lo único que nos planteamos es en trabajar en los pequeños detalles para decantar la balanza para nuestro lado”, cuenta Giráldez.

El Barcelona mantiene la ambición en los entrenamientos y en la Liga para volver a reinar en Europa. Este verano, en cualquier caso, le añadió ruido en el mercado de fichajes. El director deportivo, Markel Zubizarreta, acostumbraba a rastrear el mercado en silencio. Así fichó a Martens en 2017 antes de que ganara el premio a la mejor de Europa, encontró en 2018 a una revulsiva como Oshoala en el Dalian Quanjian (China), un año más tarde trajo a una perla como Caroline Graham Hansen y en 2022 apostó por la capitana de España, Irene Paredes, más otras dos jugadoras de renombre para elevar la competencia: Rolfo y Engen. Siempre, en cualquier caso, sin hacer demasiado ruido. Hasta este verano.

Al Barça se le escapó Martens (tenía el contrato pactado con el club azulgrana, pero sin decir nada se marchó al PSG), pero incorporó a Lucy Bronze (ganadora del premio The Best en 2020), a Geyse (goleadora de la última liga), Vicky López (el pasado sábado se convirtió en la jugadora más joven en debutar con el Barça: 16 años, un mes y 19 días), más a la prometedora lateral Nuria Rábano y a la velocista Salma Paralluelo. “Se tienen que combinar los dos factores. En casa hay mucho talento, pero también es cierto que hay posiciones que tienes que potenciar con jugadoras que no podemos encontrar en nuestro fútbol base”, explica Giráldez.

Ningún fichaje, sin embargo, llamó tanto la atención como el de Keira Walsh (MVP de la final de la última Eurocopa). Según el Manchester City, el Barça pagó 400.000 euros por el fichaje de la centrocampista inglesa. Lo que la convertiría en el traspaso más oneroso del fútbol femenino, superando los 350.000 que pagó el Chelsea en 2020 por Pernille Harder. Un 0,18%, en cualquier caso, de la transacción más suculenta en el masculino: 222 millones fue la cláusula que depositó el PSG por Neymar. En el Barcelona, en cambio, aseguran que no se pactó esa cantidad. “Ni de cerca”, subrayan. Según fuentes de la entidad azulgrana, el club hizo un esfuerzo y la jugadora también.

“No sabría decir ni si es el fichaje más caro de la historia del Barça. Por lo tanto, no creo que sea el más caro de la historia del fútbol femenino”, expuso Zubizarreta en Mundo Deportivo. Récord o no, Walsh llegó al Barça para potenciar el grupo, pero sobre todo para intentar (si es que se puede) menguar la baja de Alexia Putellas, que se recupera de la rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda.

Giráldez empezó la temporada sin su capitana, pero también tiene en la enfermería a Jana Fernández, Bruna Vilamala y Cata Coll, Claudia Pina y Salma Paralluelo. La campaña pasada, las lesiones fueron un lastre para las azulgrana, que llegaron con la gasolina justa a la final de la Champions frente al Lyon en Turín. “No habíamos llegado todas en nuestro mejor momento físico”, recuerda Aitana Bonmatí. El Barça sufrió 39 lesiones que afectaron a 22 futbolistas. Solo Torrejón y Melanie Serrano no pasaron por la enfermería. “Para cubrir bajas sensibles como tuvimos la temporada pasada, necesitas ir al mercado en otro equipo europeo de gran nivel o en jugadoras contrastadas y de prestigio. Son los pasos que hicimos en las últimas temporadas que nos permitieron ser un mejor equipo”, remata Giráldez.

El Barça rastrea el mercado de Europa, con el objetivo de volver a levantar la Champions, mientras tanto mantiene la voracidad en España.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.