La morosidad de la banca bajó al 3,85% en julio, su mínimo desde diciembre de 2008 | Economía



La morosidad de la banca sigue a raya. A pesar de la inflación desbocada, la presión de la guerra de Ucrania, la crisis energética y la sombra de una recesión inminente, la mora bancaria logró bajar al 3,85% en julio, según ha publicado este viernes el Banco de España. Este es el mínimo desde diciembre de 2008, al inicio de la Gran Recesión. El recuerdo de esa crisis, con el estallido de la burbuja inmobiliaria, sigue muy vivo, de ahí que se vigile de cerca la evolución de los impagos (entonces llegó al 13,62% en diciembre de 2013). Por el momento sigue en niveles históricamente bajos y en julio volvió a retroceder respecto al mes anterior, cuando se quedó por debajo de la barrera del 4% por primera vez desde 2009.

Según los datos del Banco de España, la morosidad del sector financiero ha bajado en el último año en 0,54 puntos, desde el 4,39% de julio de 2021. La reducción de la ratio de mora del sector privado se debe a que los créditos dudosos (-1%) cayeron más que los concedidos (-0,16%). Es decir, se redujo con más intensidad el volumen de préstamos en riesgo de impago que el nuevo crédito. Mientras, las provisiones del total de entidades de crédito se redujeron a 33.180 millones de euros en julio, con un descenso de 178 millones en el mes y de 5.802 millones de euros en el año.

Esta bajada es relevante para corroborar que aún no se refleja cambio alguno a pesar del encarecimiento de la financiación que ya ha comenzado por la subida de tipos del BCE. El euríbor a 12 meses (al que está referenciado la mayoría de estos préstamos) lleva meses picando al alza, así hasta cerrar agosto en 1,249%, su nivel más alto en una década. Pese a ello, aún no se traduce en un incremento de impagos. “La morosidad todavía no nos preocupa tanto a pesar de la subida de tipos porque se parte de niveles muy bajos”, sostiene Leopoldo Torralba, economista de Arcano Economic Research.

El supervisor incluye entre los dudosos aquellos créditos en los que se ha producido un impago del principal o intereses durante un periodo de más de 90 días, o cuando se considere improbable que el deudor cumpla íntegramente sus obligaciones, aunque aún no haya importes impagados. Estos considerados dudosos se situaron en junio en 47.435 millones (la cifra más baja desde agosto de 2008), inferior a los 47.916 millones que alcanzaba el mes previo. Por otro lado, el volumen concedido al sector privado residente se redujo en 1.987 millones de euros, hasta situarse en 1,23 billones de euros.

Las cifras incluyen el cambio metodológico en la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), que desde enero de 2014 dejaron de ser considerados dentro de la categoría de entidades de crédito. Sin incluir el cambio, la morosidad se situaría en el 3,95%, puesto que el saldo de crédito fue de 1,20 billones de euros en julio, al excluirse el crédito de los EFC.

Por tipo de entidades, en los bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito la morosidad fue del 3,77%, mínimos también desde diciembre de 2008. Este registro se encuentra por debajo del 3,8% del mes anterior y del 4,33% de julio de 2021. Los dudosos bajaron frente a junio y respecto a hace un año, y contabilizaron 44.500 millones sobre un total de 1,18 billones.

Asimismo, la ratio de mora de los establecimientos financieros se situó en el 6,28% en el séptimo mes del año, por encima del 6,22% de junio y por debajo del 6,5% de un año antes. Los dudosos en este tipo de entidades bajaron frente a junio (-0,3%) y la cifra total también bajó en comparación con junio, hasta los 43.462 millones.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.