La monarquía británica convierte el funeral de Isabel II en el mayor espectáculo del mundo



La muerte de Isabel II de Inglaterra, la monarca que más años ha ocupado el trono, ha supuesto un hecho histórico. Su funeral se celebrará este lunes y se convertirá en el mayor espectáculo del mundo: 500 líderes mundiales en un mimemo punto; un dispositivo policial de más de 10.000 agentes; y una audiencia global estimada en 4.000 millones de personas.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha asegurado a The Associated Press que el funeral de estado del lunes por la reina Isabel II es un desafío de seguridad «sin precedentes», con cientos de miles de personas llenando el centro de Londres y una lista de invitados al funeral de 500 dirigentes mundiales, reyes, presidentes, primeros ministros y otras personalidades.

«Como un solo evento, esto es más grande que los Juegos Olímpicos de 2012. Es más grande que el fin de semana del Jubileo de Platino. Y la gama de agentes, personal de policía y todos los que apoyan la operación es verdaderamente inmensa», ha añadido.

[Los Reyes visitan el féretro de Isabel II mientras Sofía y Juan Carlos van directos a la recepción masiva]

“Han pasado décadas desde que tantos líderes mundiales estuvieron en un solo lugar”, ha asegurado Khan. Además, el alcalde londinense ha querido recalcar la importancia que tiene el dispositivo de seguridad en un evento así. “Podría haber gente mala que quiera causar daño a personas. Así que estamos trabajando increíblemente duro para asegurarnos de que este funeral de estado sea lo más exitoso posible”, ha confesado.

Dispositivo de seguridad

El comandante de la Policía Metropolitana, Stuart Cundy, ha confirmado que el dispositivo de seguridad incluye 10.000 policías, 1.500 militares y 142 miembros de la Marina Real. También está previsto que «sea la operación de protección global más grande que la Met Police haya emprendido jamás» ya que «cientos de líderes mundiales» estarán en Londres, ha señalado.

Pero esto es solo la parte más visible de una operación de seguridad que se lleva a cabo desde un centro de control de alta tecnología cerca del puente Lambeth, cerca del Parlamento británico. Además, los desagües de las calles y los contenedores de basura están siendo registrados y sellados a diario. Asimismo, habrá francotiradores en los tejados, perros rastreadores, oficiales de la marina en el río Támesis y policías montados a caballo. Funcionarios de las agencias británicas de inteligencia nacional y extranjera (MI5 y MI6) están investigando cuaquier amenazas terrorista posible. 

Además, se ha prohibido temporalmente volar drones sobre el centro de Londres, y el aeropuerto de Heathrow está cancelando decenas de vuelos para que el ruido de los aviones no perturbe el servicio funerario.

En cuanto a los presidentes, los primeros ministros y la realeza se reunirán fuera del lugar antes de ser trasladados en autobús a Westminster. Aunque se hará una excepción con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, quien se espera que llegue en su limusina blindada.

Otro desafío es controlar a las multitudes que se espera que lleguen y se reúnan alrededor de la Abadía de Westminster y a lo largo de la ruta que recorrerá el féretro después del funeral, pasando por el Palacio de Buckingham hasta Hyde Park. Desde allí será llevado en un coche fúnebre unos 32 kilómetros hasta Windsor, donde estarán de servicio otros 2.000 policías.

Finalmente, Isabel II será enterrada en la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor junto a su esposo, Felipe de Edimburgo, quien murió el año pasado a los 99 años.

La policía ha desplegado más de 36 kilómetros de barreras en el centro de Londres para controlar a las multitudes. Los agentes se preparan para controlar las estaciones, autobuses y trenes.

Posible récord de televisión

La cobertura del funeral de la reina encabezará la retransmisión más vista de la historia de la televisión británica. Asimismo, los periódicos también han visto un aumento sin precedentes en las ventas debido a aquellos que buscan copias conmemorativas de un hecho histórico. Sin embargo, el mayor evento en décadas no proporcionará unas ganancias comerciales para los medios.

ITV ha planificado su transmisión exterior más grande hasta la fecha, con todos sus canales transmitiendo simultáneamente la cobertura en vivo y sin publicidad por primera vez en la historia. Channel 4 también ha bloqueado los anuncios en todos sus canales. La BBC –favorita para los británicos a la hora de seguir eventos importantes- se espera que capte a la mayor parte de los espectadores.

[Líderes de todo el mundo presentan sus respetos ante el féretro de Isabel II]

Todo esto significa que el alcance nacional total del evento podría superar la de dos de los eventos televisivos en vivo más vistos de la historia: la victoria de Inglaterra en la Copa del Mundo de 1966 y el funeral de Diana, Princesa de Gales, en 1997.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.