la maniobra de Sánchez sólo busca liderar la izquierda



Pedro Sánchez ha impuesto que será él quien decida quién será el candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid. Juan Lobato, quien fue su apuesta para liderar el partido en la región, no tendrá competencia en las primarias para ser designado el competidor de Isabel Díaz Ayuso. A cambio, será la cúpula del partido, es decir, el secretario general, quien designe al rival de José Luis Martínez Almeida.

Así lo explican las fuentes internas consultadas en el partido, que añaden, en todo caso, que el objetivo, en realidad, es otro: recuperar el liderazgo de la izquierda.

Las encuestas internas que maneja el PSOE indican que «hay una oportunidad» de dar el sorpasso a Más Madrid. Y ésa es la apuesta de Sánchez, para intentar frenar la debacle que le indican todos los sondeos. «Pondremos un candidato muy muy potente», explicó Lobato el pasado jueves. «En el proceso de primarias del PSOE, la ciudad de Madrid es estratégica«.

Ése fue el modo del líder socialista madrileño de admitir implícitamente que no serán él ni su ejecutiva quienes impulsen la candidatura. Será Sánchez, que ya está trabajando en ella desde hace meses, como confirman fuentes de la dirección federal del PSOE.

[Sánchez baraja que las ministras Darias, Morant y Raquel Sánchez luchen por conquistar alcaldías clave]

Tal como informó EL ESPAÑOL este viernes, el partido en Madrid da por hecho que la elegida será Pilar Llop, la actual ministra de Justicia y exparlamentaria en la Asamblea madrileña (además de expresidenta del Senado).

Mayoría absoluta

En las últimas elecciones municipales, en mayo de 2019, el PSOE pasó a ser la cuarta fuerza política (con sólo 8 concejales). La candidatura de Manuela Carmena, al frente de Más Madrid, ganó en las urnas (19), con el PP de Almeida a la zaga (15) y Ciudadanos, liderado por Begoña Villacís (11), como principal apoyo para alzarse con la alcaldía, gracias a los votos de Vox (5).

La lista socialista liderada entonces por el exseleccionador de baloncesto Pepu Hernández resultó un fracaso, a pesar de que en las elecciones autonómicas fue el PSOE de Ángel Gabilondo el que se alzó con la victoria… si bien un pacto similar de populares y liberales, con Vox como apoyo externo, le dio la presidencia a Ayuso.

La debacle del PSOE madrileño se sustanció en las anticipadas del 4-M de 2021, en las que el mismo candidato socialista sólo alcanzó la tercera posición

Ahora, Sánchez ha advertido la posibilidad de recuperar, al menos, el liderazgo de la izquierda en Madrid.

Los sondeos internos le indican que en la región hay posibilidades de que Lobato supere a Mónica García. Y que en la capital ya estaría por delante de Más Madrid, que ha vivido graves crisis y rupturas internas en esta legislatura. Rita Maestre no ha cuajado como líder y Marta Higueras, antigua mano derecha de Carmena, ha acabado en el grupo mixto como independiente.

Según estas encuestas, Almeida rondaría la mayoría absoluta (cifrada en 29 ediles), con una horquilla entre los 28 y los 30 concejales y alrededor del 45% del voto. La desaparición de Ciudadanos (Cs) como opción política, con poco más de un 2,5% de apoyos, le daría todo su rédito electoral a los populares, que además podría apoyarse en los 4 o 5 ediles que lograría Vox, estancado por debajo del 8% de votos.

Pero el PSOE daría en 2023, según estas encuestas internas, un salto de 8 a 12 concejales (y del 13,7% a casi el 20% en las urnas). Frente a ello, se daría un desplome de la marca errejonista que lideró Carmena en 2019. Más Madrid perdería casi la mitad de su representación (de 19 a 10) y de sus apoyos (del 31% al 16%). 

Otros candidatos

Por eso, el presidente no combatirá, en realidad, por ganar a Ayuso ni a Almeida, sino para frenar la sangría de votos que le pueden debilitar de cara a las generales. «Madrid ciudad es estratégica», admiten fuentes socialistas. Y no hay que olvidar que el PSM es la federación de la que Sánchez es militante, y por eso lleva meses sondeando a sus ministros para tener un candidato «muy muy potente» en Madrid

El de Llop, de hecho, no es el único nombre que suena en las quinielas internas. Otras fuentes socialistas sugieren que Reyes Maroto, ministra de Industria, también estaría en la carrera si no hay elecciones autonómicas anticipadas en Castilla y León. Y no dejan de correr los rumores internos sobre Fernando Grande-Marlaska, Margarita Robles o el mismo Félix Bolaños, todopoderoso ministro de la Presidencia.

Todo este baile de nombres tiene una explicación. Para empezar, que la titular de Justicia evita contestar a estas cuestiones en público, aunque sí niega en privado tener interés alguno en bajar a la política municipal. Y más aún, a la vista de los sondeos que colocan a Almeida como inalcanzable.

El proceso de primarias del PSOE para las próximas elecciones municipales y autonómicas ya se ha convocado. De hecho, el presidente del Gobierno y líder socialista convocó este sábado a sus barones regionales en Zaragoza, para pedirles unidad de acción en un Consejo de Política Federal.

A la vista de estas encuestas, que aúpan al Partido Popular en todas las autonomías y, sobre todo, en las generales, previstas para diciembre de 2023, el equipo de Pedro Sánchez ha trazado un plan en el que Madrid ciudad es capital… para frenar su propio desplome.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.