La intrahistoria del regreso de Rolando Uros a los 51 aos: una broma, «agujetas increbles» y unos movimientos «innatos»


Actualizado

El mejor pivote de la historia del balonmano vuelva a jugar este domingo en Ciudad Real y lo hace en Divisin de Plata. «Que nadie espere muchsimo de m: si ahora volviera Jordan no metera 60 puntos», advierte mientras intenta hacer carrera como entrenador

Ur
Uros posa para EL MUNDO esta semana.CARLOS GARCA POZO
  • Reportaje El deporte en el que todos los buenos emigran: «La nica opcin sigue siendo irte»

Cuenta Juan Pablo Marciel, presidente del Balonmano Alarcos de Ciudad Real, que colg el telfono cuando le dijeron que Rolando Uros jugara en su equipo: crea que era una broma. «Es el mejor pivote de la historia, lo he visto ganar tres Champions aqu… pens que me la estaban jugando. Tiene 51 aos, Para qu liarse ahora?», confiesa el dirigente, que despus del anuncio entr en una reunin y, al salir, entendi que todo era cierto.

Uros, el pivote de todo los pivotes, campen del mundo con Espaa en 2005 y referente del mejor Ciudad Real de la historia, vuelve a competir con ms de 50 aos y lo hace en Divisin de Plata: este domingo debutar en el derbi de la ciudad manchega, Alarcos contra Casero, los dos clubes resultantes de aquella desaparicin. Tendr un contrato amateur, un salario muy modesto y la opcin de dejarlo cuando quiera; es decir, por dinero no lo hace. Entonces: Por qu?

«Para ayudar. Cuando volv a Ciudad Real este verano, fui a ver algunos entrenamientos del Alarcos porque mi amigo Julio Fis [ex lateral de Valladolid o Ciudad Real, cubano como l] est de segundo entrenador y me pas por un par de partidos amistosos. Le propuse echarles una mano, trabajar los movimientos de los pivotes. Cada vez que iba lo haca un poquito bien, pero tena unas agujetas…no te lo imaginas! Como el pivote del equipo se rompi los cruzados me propusieron jugar la primera jornada y, al final, hablando con mi gente, decid aceptar», relata Uros, prudente, cauto. Los problemas de rodillas que le atormentaron al final de su carrera ah continan y no jugar ms de 10 o 15 minutos por parte. «No esperis el Roland Uros de 2005», advierte, pero, pero, pero.

CARLOS GARCA POZO

«Est claro que no es el mismo, pero se mueve, se coloca, gana la posicin y lanza de manera natural. Ni lo piensa, no creo que pueda ni explicarlo. Es algo innato, le sale solo, aunque no est en la mejor forma», analiza Marciel, uno de los pocos que ha disfrutado ya del regreso de Uros. En las ltimas semanas ha participado en varios de los entrenamientos del Alarcos y, al parecer, su estado de forma ha ido mejorando. No est para dominar el mundo, pero ayudar y volver a disfrutar del balonmano 13 aos despus de su retirada.

Su carrera como tcnico

Cuando decida dejarlo, adems, pasar a integrar el cuerpo tcnico del Alarcos, su meta al fin y al cabo. Porque desde que dej las pistas Uros ha intentado hacer carrera como entrenador sin mucha suerte. La desaparicin del Balonmano Ciudad Real, donde se formaba como tcnico en las categoras inferiores, fue «un mazazo» y tras pasar por equipos modestos de la zona como el Ctedra 70 de Malagn o el Po XII, por la seleccin de Repblica Dominicana o por el Marratx balear, se march a Alemania a buscar oportunidades. All juega su hijo, Rolando Uros junior, pivote del Postdam de Bundesliga 2 y all quiso abrirse camino, pero le falta fortuna.

Aterriz en Berln en febrero de 2020. Indudablemente, un mal momento: como bienvenida, un confinamiento. Su adaptacin fue todava ms difcil y su aprendizaje del alemn, imposible. Ayud en el HSV Wildau y VfL Tegel, ambos clubes de categoras inferiores, y al final termin regresando a Espaa.

CARLOS GARCA POZO – EL MUNDO

A Ciudad Real, claro, donde encontr un hogar tras su desercin de Cuba all por 2001, cuando el balonmano de su pas se abri al mundo. De ah a su vuelta a los entrenamientos. De ah a su vuelta a la competicin. El balonmano le recibe con nostalgia y cario. «Es bonito porque es como la primera vez: llego a Ciudad Real desde otro pas y la gente me acoge como si fuera de los suyos. Pero en la pista que nadie espere muchsimo de m. Es como si volviera a jugar ahora Jordan y la gente le pidiera 60 puntos por partido», finaliza Uros. Su vuelta tarda pareca una broma, el presidente de su club lo crey as cuando se lo dijeron, pero no lo es.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.