La falta de cromos Panini enloquece a padres e hijos en Argentina y se convierte en asunto de Estado


Actualizado

La escasez de ‘figuritas’ (como le llaman en Argentina) se debe en parte al desequilibrio econmico, y en parte por el gran nmero de fanticos del ftbol

Ernesto Acu
Ernesto Acua, dueo de un kiosco, vende los cromos del Mundial por separado

No debera suceder. Que un paquete de cromos enloquezca a padres e hijos, enfrente a kiosqueros y plataformas de venta digital e insuma horas de anlisis y reuniones de altos cargos del gobierno es algo que no debera suceder. Pero sucede en Argentina, el pas enloquecido por la sequa de Panini.

«Llevo toda la maana intentando conseguir aunque sea un paquete: nada», se lamenta Claudio, un joven padre de 35 aos, que como muchos otros va de kiosko en kiosko buscando «figuritas» (as se llama a los cromos en Argentina). Pero en la mayora de los kioscos no hay, y la Unin de Kiosqueros de la Argentina culpa a Panini por haber privilegiado otros canales de distribucin: aplicaciones de entrega a domicilio, supermercados, gasolineras.

El malestar de los consumidores llev incluso a que se produjera una manifestacin de protesta ante la planta productora de los cromos, que no da abasto. La importacin tampoco es solucin, porque el gobierno argentino impone fuertes restricciones a las importaciones, temeroso de que el Banco Central se quede sin reservas internacionales de dlares. Llegan cromos desde Brasil, pero no los suficientes.

As, el asunto escal hasta el Ministerio de Economa, que en estos tiempos debe lidiar con una inflacin que ronda ya el cien por ciento anual, pero ofreci sus salones y altos cargos para debatir el entuerto de Panini. Convoc a la Unin de Kiosqueros y a Nicols Sallustro, miembros de la familia que tiene la representacin de Panini en Argentina.

La cuenta de twitter de la Secretara de Comercio Interior public das atrs el tuit ms exitoso de toda su historia: «Comenz la reunin para evaluar la situacin del mercado de figuritas del Mundial. Desde la Secretara de Comercio Interior abrimos un canal de dilogo entre la Unin de Kiosqueros y Panini Argentina, poniendo a disposicin nuestros equipos legales y tcnicos para colaborar en la bsqueda de posibles soluciones».

El solemne tuit estaba acompaado por una foto ms solemne an, una mesa redonda a la que se sentaron 12 personas para, durante una hora y media, encontrar una salida a la crisis de los cromos, que se produce dos meses antes del inicio de Qatar 2022. El posteo en redes sociales gener una oleada de burlas y memes. Matas Tombolini, el secretario de Comercio, es el responsable directo de lidiar con la inflacin. Verlo encabezando una reunin por Panini fue, para muchos, por lo menos poco serio.

«Es la escasez la que genera la guerra entre kioskeros, supermercados y distribuidores para ver quin vende las pocas figuritas disponibles. Los kioskeros agremiados amenazan con piquetes y piden la participacin del gobierno. Es absurdo que la Secretara de Comercio se meta en estas cosas, pero tambin es el recorrido inevitable del exceso de regulaciones», analiz el periodista Hernn Iglesias Illa en el sitio seul.ar.
«El problema de las figuritas empieza a ser otro de esos problemas cotidianos derivados de desequilibrios ms profundos de la Argentina. Faltan figuritas porque nos faltan muchsimas otras cosas. En Uruguay, Ecuador y Brasil, los otros pases sudamericanos mundialistas, no hay escasez de figuritas. Ni controles absurdos a la importacin», aadi.

La desquiciada economa argentina no es la nica explicacin de la sequa de Panini. La seleccin argentina de ftbol lleva 33 partidos invicta y en el pas bicampen del mundo hay fundadas expectativas en que Lionel Messi, en el que podra ser su ltimo Mundial, alce por fin el trofeo de campen que roz en 2014 en el Maracan.

As, la fiebre por las «figuritas» es notable. Y, con ms demanda -un 18 por ciento- y menos oferta, el resultado es el que es: un boyante mercado negro en el que un sobre con el cromo ms codiciado, el de Messi, puede costar hasta 300 dlares.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.