La 080 Barcelona Fashion se inaugurará con una ‘premiere’ en el Convent dels Àngels | Cataluña


En el Macba se graban los 'fashion films' de esta edición del 080 Barcelona Fashion.
En el Macba se graban los ‘fashion films’ de esta edición del 080 Barcelona Fashion.Miquel Coll Molas

Después de dos años de virtualidad, el sector de la moda se dará cita en el Convent dels Àngels el próximo 5 de abril para inaugurar la 29ª edición del 080 Barcelona Fashion, que tendrá lugar entre el 6 y el 8 de abril con la proyección de los desfiles previamente grabados en formato de fashion film. Precisamente por tratarse de breves películas para presentar las nuevas colecciones, la organización ha querido hablar de ‘premiere’ en referencia a esta fiesta inaugural. Será al lado del Macba, el impresionante edificio de Richard Meier donde esta semana se están rodando los filmes.

En el museo del Raval estos días hay menos instalaciones artísticas, el espacio que suelen ocupar está invadido de modelos, cámaras, diseñadores y todo el personal necesario para rodar los vídeos de moda a los que nos ha acostumbrado la pasarela catalana en los últimos dos años. La pandemia obligó a explorar este formato, pero la realidad es que ha gustado y de momento va a seguir siendo la fórmula para llevar la moda catalana al mundo.

Así lo contaba ayer Marta Coca, directora de la 080, recordando que siempre ha defendido que “el digital vino para quedarse” porque forma parte de un “cambio de paradigma”, evidentemente acelerado por el confinamiento por la pandemia de covid. Este 2022 va a ser el año de la reflexión con el sector, explicó, para decidir si la pasarela sigue con una apuesta solo virtual o se hibrida con eventos presenciales, como parece más probable.

De momento, la cuarta edición se mantendrá en la pantalla “porque los resultados a nivel internacional son mejores, de más audiencia y se llega más lejos”, contaba Coca, que celebró también poder empezar la semana de la moda con una fiesta donde todos los profesionales del sector podrán volver a reunirse. Un evento necesario después de tanto tiempo de distancias, que recuperará el espíritu de las inauguraciones que se hacían antes que todo cambiara.

En total, participarán en esta edición 22 diseñadores y marcas, mayoritariamente de moda de mujer, aunque cada vez con las fronteras entre géneros más diluidas. Además de “una moda más inclusiva”, también estarán muy presentes “la sostenibilidad y la circularidad”, contó Coca. Objetivos que forman parte del Plan de Acción de Comercio, Artesanía y Moda, como quiso subrayar la directora del Consorci de Comerç, Artesania i Moda de Catalunya (CCAM), Agnès Russiñol, que defendió una “transformación verde y feminista” en el sector de la moda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Además de las colecciones, se podrán ver unos vídeos llamados ‘fashion thoughts’, donde varios diseñadores participantes dialogaran alrededor de temas actuales del sector, como pueden ser la sostenibilidad, el metaverso, la experiencia de compra o el futuro de las tiendas físicas. Entre los participantes están habituales como Avellaneda, Custo, Menchen Tomas, Txell Miras, Lebor Gabala u otras que debutan como Km by Lange, Reveligion, Tíscar Espadas, The artelier o Avec Studio. También hay quien vuelve a la pasarela como Simorra, que hacía años que no desfilaba.

Moda con raíces ucranianas

Entre pruebas de vestuario, atendió ayer a la prensa la diseñadora Kati Lhane, al frente de la marca Km by Lange. Residente en Barcelona pero originaria de Ucrania, contó que el suyo va a ser un desfile con referencias “muy potentes a todo lo que está pasando”. La invasión rusa le pilló en su ciudad natal, Vínnitsia, a dónde había viajado para recoger la colección que tenía que presentar en la pasarela. Tres días después regresó con lo que pudo a la ciudad donde vive con su marido y su hija. Allí dejó a su abuela, que es muy mayor y tiene reducida la movilidad, y a su madre, quién no va a dejarle sola. Además, su hermano gemelo está trabajando para el Gobierno prestando ayuda humanitaria.

Su ropa se confecciona en Vínnitsia por mujeres de más de 60 años. La sororidad forma parte de la razón de ser de su firma, basada en sastrería femenina de tonos neutros. La participación en la 080 estaba prevista antes de que estallara el conflicto. Pero para ella va a ser una buena ocasión para dar visibilidad a su pueblo. “Estoy muy contenta de estar aquí porque me da voz para ayudar como puedo y transmitir lo que está pasando”, dice. Ahora todo lo que hace va destinado a ayudar a su país. Los talleres con los que trabaja están dedicados a hacer material de apoyo militar y ha diseñado unas camisetas para recoger fondos para su tierra. Avanza que un poema ucraniano dará comienzo a su performance, que contará con dos modelos de su país para el inicio y el cierre del espectáculo.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.