Juliette Binoche: «Hay que trabajar fuera de los cdigos machistas»


Actualizado

La actriz recibe el Premio Donostia a la vez que presenta en Perlas fuera de la seccin oficial ‘Fuego’, de Claire Denis, y dentro de la competicin ‘Le lycen’, de Christophe Honor. San Sebastin es enteramente suyo

La actriz Juliette Binoche posa este domingo en San Sebasti
La actriz Juliette Binoche posa este domingo en San Sebastin donde recoger el Premio Donostia.Juan HerreroEFE

De todas las cosas que te pueden pasar en la vida una de las mejores es Juliette Binoche. Y no es que lo digamos nosotros, que dado el caso tambin, sino que lo grita directamente la ciudad entera de San Sebastin. Donde mires est ella. No slo recibir el domingo el primer Premio Donostia de la edicin 70 que nos ocupa sino que adems suyo es el protagonismo tanto de la penltima pelcula de Claire Denis,Fuego‘, como de la ltima de Christophe Honor,‘Le lycen’. La primera forma parte de la seleccin Perlas y la segunda es una de las citas obligadas de la competicin (por cierto, tiene sentido esta ltima coincidencia?).

Pues bien, la actriz (Pars, 1964) se plant de buena maana ante la prensa y, sin nimo de clausurar nada, se dispuso a hacer balance de todo. O casi. Cosa de los premios. «Me siento una privilegiada», dijo a modo de presentacin. Responda a una pregunta sobre la edad, el tiempo y la vida. Concreta no era la cuestin. «Siempre he mantenido con los directores que he trabajado una relacin equilibrada que discuta el modo estandarizado de relacionar la belleza y la juventud. Ese tipo de cine que hace eso no lo he frecuentado tanto». Pausa. «Para m es fundamental plantearme el trabajo como un salto a lo desconocido, como una aventura hacia lo nuevo. Siempre. Hay que trabajar fuera de los cdigos machistas. Me gusta mucho la independencia y he sido siempre capaz de detectar en seguida cuando sta no se daba». Queda claro.

En verdad, pocas actrices ha dado el cine tan capaces de todo y, de paso, tan interesadas en s misma, en su posicin dentro de la escena, del cine, de su propia carrera. Juliette Binoche adora reconocerse en el espejo que le devuelve la imagen precisa de, en efecto, Juliette Binoche. Una parte de su filmografa, de hecho, discurre precisamente en ese espacio ntimo y ligeramente sagrado en el que la actriz se contempla a s misma sin mscaras. Ocurra en Viaje a Sils Maria, de Olivier Assayas; suceda tambin en ‘Copia certificada’, de Abbas Kiarostami, y, a su manera, volva a verse algo parecido en En un muelle de Normanda, de Emmanuel Carrre. En la primera daba vida precisamente a un actriz, en la segunda su personaje se encontraba en el centro de una polmica sobre la verdad y su doble, y en la tercera era una periodista que finga ser otra persona. Los tres son tres trabajos tardos y los tres hablan de mscaras, de la edad, del tiempo y de la vida.

Dice Binoche que no se arrepiente de nada. Ni dentro ni fuera de la pantalla. No desprecia ni su papel en un Godzilla (all estaba) ni sus ms celebrados y primerizos trabajos al lado de Leos Carax como ‘Los amantes de Pont Neuf’, o junto a Michael Haneke (Cdigo desconocido), o con Anthony Minghella (‘El paciente ingls‘), o con Krzysztof Kielowski (Azul)…

«Y tampoco echo de menos los que he rechazado o incluso los que no consegu», aade. Y llegado a este punto recuerda cuando de joven el recin fallecido Jean-Luc Godard le llam para un papel. «Trabajaba de cajera para ganarme la vida y por la tarde fue a hacer el csting. Recuerdo que me present a l con conjuntivitis. Una de las pruebas consista en recitar de memoria un poema y hacerlo desnuda. Muy duro y muy intenso. Al final, no me cogi para el papel, pero s cre un personaje para m. El rodaje fue muy duro. Godard trabajaba como si buscara algo que no encontraba. Haba que ponerse a su completa disposicin durante meses. No dejaba que te maquillaras y yo me pona constantemente roja de pura emocin…», dice y en la detallada descripcin de lo pasado se va algo as como un homenaje al maestro, una recriminacin tal vez y la certeza quiz de ah precisamente empez todo. Habla de‘Yo te saludo, Mara’.

Binoche insiste en que lo importante est por llegar. Una serie, una nueva pelcula con Uberto Pasolini… Binoche dice que no es capaz de precisar si el cine de antes era mejor que el de ahora o simplemente «la memoria siempre se queda con lo mejor». Binoche declara su amor por Isabel Coixet con la que trabaj en ‘Nadie quiere la noche’. Binoche rechaza hablar de su vida personal. Binoche…

Y su lado, y sin avisar, Denis desvela el secreto de Binoche: «Ella pone la misma pasin haga lo que haga: en la cocina, en la educacin de sus hijos, en el jardn y, por supuesto, en cada escena que rueda. Su belleza es su fuerza». Binoche es, como mnimo, tres veces Binoche. Por lo menos, este ao en San Sebastin.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.