Indomables y suspicaces: los resistentes resisten



La manifestación mandó el mensaje necesario: a los abandonados en Cataluña no los doma el nacionalismo y vigilarán al PP. Fueron miles y la cifra que dio la Guardia Urbana, una broma. Por allí estaba Melvin, mozo de almacén; Eduardo, venezolano; Isabel, madre «curranta»… Gritaron «libertad» Leer



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.