Galicia secunda las rebajas fiscales del PP a los más ricos y reduce a la mitad el impuesto de patrimonio | Economía



Galicia ha decidido secundar la bajada de impuestos a los que más tienen. La Xunta, gobernada por el PP desde 2009, ha anunciado este viernes que bonificará un 50% el impuesto de patrimonio que pagan los gallegos que poseen más de un millón de euros descontando inmuebles. Tras la supresión de este gravamen en Andalucía, los populares se han decantado por elevar la bonificación vigente del 25% (introducida en los presupuestos de este año) al 50% en Galicia, el otro territorio que controlan con mayoría absoluta y en el que además residen los dos españoles más ricos, Amancio Ortega y su hija Sandra. “Es mucho mejor bajar impuestos que subirlos, no tiene ningún sentido subirlos”, ha defendido el presidente gallego, Alfonso Rueda.

Rueda ha anunciado la medida en un foro organizado por el periódico La Voz de Galicia y Abanca, el principal banco de la comunidad. El sucesor de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta asegura que ha decidido rebajar el impuesto de patrimonio en Galicia “sin pensar en lo que hacen los demás” y ha acusado al Gobierno central de diseñar su política fiscal “en función de titulares de prensa” y “de cosas que dicen otros”. “Aquí está todo muchísimo más medido, muchísimo más pensado”, ha añadido.

Hace solo unos días Rueda descartó eliminar en Galicia el impuesto de patrimonio como ha hecho Andalucía, aunque entonces tampoco aclaró que estudiaba su rebaja. Se limitó a señalar que la Xunta estaba “centrada en intentar bajar a las rentas más bajas, que son los que más lo necesitan”. Este viernes Rueda ha informado de que la nueva bonificación a los más pudientes forma parte ya del proyecto de presupuestos autonómicos para 2023. En Galicia abonan el impuesto unas 7.600 personas que pagan una media de 8.700 euros, según los últimos datos de la Agencia Tributaria correspondientes a 2020, y la Xunta recauda por este concepto 66 millones de euros. En Andalucía, la Junta ingresa 93 millones de los 16.000 contribuyentes que lo abonan.

“Es una burla que Rueda decida bajarle impuestos a 7.000 millonarios, las 7.000 personas más ricas de Galicia, mientras las familias, la clase trabajadora y las personas autónomas no llegan a fin de mes”, critica Ana Pontón, la líder del BNG, principal partido de la oposición. Valentín González Formoso, portavoz del PSOE gallego, reprocha al presidente de la Xunta que “haga seguidismo político de las instrucciones de Feijóo a los barones territoriales del PP”, “sometido a lo que opina Ayuso en Madrid, o a lo que opina el presidente de Murcia”.

En los 13 años en los que estuvo al frente de la Xunta, Feijóo mantuvo el impuesto de patrimonio. No fue hasta 2021 que prometió que algún día lo eliminaría, después de anunciar una bonificación del 25%, la que está actualmente vigente. Entonces aún no se había desencadenado la crisis en el PP que lo ha llevado a tomar las riendas del partido a nivel estatal. El pasado noviembre, en un acto con directivos de grandes empresas, reiteró que su plan era “reducirlo” hasta “dejarlo a cero”. Su sucesor, sin embargo, aún no ha dado ese paso. “Sé que es mucho más fácil y más allá, ir menos allá…”, ha esgrimido Rueda, quien ha recordado que “las bajadas o subidas inciden en los recursos públicos” y “la gente, por encima de medidas fiscales, nos piden que los servicios públicos funcionen”. “Las bajadas se quedan para siempre, es un compromiso a futuro y hay que pensarlo muy bien”, ha añadido.

El PP gobierna Galicia con mayoría absoluta desde 2009. Llegó al poder en plena crisis económica anunciando grandes rebajas fiscales, pero cuando Feijóo tomó posesión congeló sus promesas. No fue hasta su tercer mandato en 2016 que la Xunta empezó a impulsar bajadas de impuestos. Las arcas autonómicas han dejado de ingresar desde entonces 1.200 millones de euros, según el dato ofrecido por Rueda este viernes.

Críticas de la Generalitat valenciana

La vicepresidenta de la Generalitat valenciana, Aitana Mas, ha criticado la “guerra por ser el paraíso de los ricos” en la que Galicia se ha sumado a Andalucía y Madrid y ha defendido medidas fiscales que miren a la mayoría, informa María Fabra. Así, ha explicado que su Gobierno está trabajando en una reforma fiscal pensada para “las familias y las personas a las que les cuesta llegar a fin de mes” y que frente a las propuestas como la de Andalucía, que afectan a un 0,2% de la población, la valenciana va en sintonía como la formulada en 2017, que benefició a 1,5 millones de personas. “La Generalitat hace todo lo contrario a estas autonomías que a base de decretazos están poniendo la lupa sobre un rango muy pequeño de la población, los más ricos”, ha indicado.

En cualquier caso, y en sintonía con lo adelantado por jefe del Ejecutivo, Ximo Puig, Mas ha pedido “no generar diferencias y tensiones en los distintos territorios” y ha rechazado “favorecer a estamentos de las rentas más altas”. “Estamos apostando para que las empresas puedan invertir en esta comunidad, eso pasa porque tengan una sociedad que no ponga en peligro sus servicios públicos”, ha agregado.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.