Fernando Robleo firma la tarde de su vida en Madrid: slo la espada roba la Puerta Grande


Actualizado

Cuaja una soberbia actuacin ante sus toros de Escolar y Hoyo de la Gitana sumando tres vueltas al ruedo; notable confirmacin de Gerpe en un duelo ganadero que se lleva Escolar

Fernando Roble

Fernando Robleo escuch a Madrid corear «torero, torero!» cuando doblaba el cuarto toro. Acababa de realizar una faena de Puerta Grande con nica mcula de un doble pinchazo antes de la estocada hasta las cintas. El de Jos Escolar reuni virtudes como la profundidad, la transmisin y la franqueza que fueron potenciadas por un inmenso Robleo. Acostumbrado a bailar con la ms fea, a ser siempre yunque, a tener que tragar con la cara ms dura de la profesin. Veinte aos de lucha infatigable, sin un mal gesto, sin un reproche. En el encuentro con ‘Camionero’ de Escolar aparecieron los frutos de una tauromaquia en la que, pese a haberse encontrado en el camino corridas tan duras, no ha dejado de profundizar en lo clsico. Media distancia, colocacin cabal, limpieza en el trazo, la pierna por delante y yndose detrs de la embestida. Sobre la mano derecha se faj en dos tandas extraordinarias. Los remates de final de faena fueron carteles de toros. Se tir con la misma verdad con la que tore pero los pinchazos sealaron arriba. La peticin de oreja no fue atendida. Pero eso da lo mismo, Robleo firm la tarde de su vida en Madrid y recogi el cario de la aficin en dos sabrosas vueltas al ruedo. Una ms hay que sumar del primero de su lote -de Hoyo de la Gitana-, al que habra cortado un trofeo al cuajarlo al natural. El conjunto fue de Puerta Grande aunque saliera sin trofeos en el esportn, para el recuerdo.

El desafo entre ganaderas lo gan Escolar con ese cuarto de nota y un buen primero bis (Luis Gerpe corri turno al lastimarse el de la confirmacin que era de Hoyo de la Gitana). El confirmante de Sesea (Toledo) manej el capote con buenas formas. Lleg a parar cuatro toros y a todos ellos les enjaret buenas vernicas. El de ms reposo al astifino tercer sobrero, de Montealto. El toro, de buena condicin, permiti a Gerpe mostrar su buen concepto. Se gan volver y remat con una gran estocada -algo desprendida pero de magnfica ejecucin-. Ante el de la confirmacin, un albaserrada mexicano, dej pasajes de buen gusto. Dio una vuelta al ruedo tras peticin en sus dos turnos.

Discreta actuacin de Miguel Tendero con el lote de menos opciones en una tarde que reuni a 5.800 aficionados en Las Ventas.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.