Felipe y Juan Carlos tienen un encuentro «cordial» en Buckingham tras esquivar la foto juntos



Así lo confirman fuentes cercanas al Emérito a EL ESPAÑOL. Ambos han coincidido en el momento del cóctel, «guardando las formas que hay que se deben guardar en un momento y lugar como éste», apunta una persona presente en el acto.

Tanto Felipe VI como Juan Carlos han viajado a Londres para acudir al funeral de la reina Isabel II, que fallecía el pasado 8 de septiembre a los 96 años. El dispositivo planeado por Zarzuela para evitar que padre e hijo fuesen vistos en público —ése que ha causado el enfado del Emérito— ha salido según lo planeado.

La tarde dominical comenzaba con la llegada de los reyes Felipe y Letizia a la embajada española en la capital inglesa, acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

En el avión de la Fuerza Aérea española que les ha llevado a Londres también viajó la reina Sofía, pero en el aeropuerto se ha separado de su hijo para dirigirse al hotel Claridge’s, donde ya le esperaba su marido, Juan Carlos, que había aterrizado un par de horas antes en un jet privado propiedad del jeque Mohamed bin Zayed.

«Juan Carlos y Sofía han saludado con cariño. La gente no entiende esta relación, pero lleva así décadas. De hecho, hablan mucho por teléfono, casi todos los días», cuenta otra fuente cercana al exjefe del Estado español.

Aunque en un primer momento la intención de los reyes eméritos era la de presentar sus respetos en la capilla ardiente de la Reina Isabel II, en Westminster Hall como sí han hecho Felipe y Letizia pasadas las cinco de la tarde—, finalmente, han decidido no acudir.

La razón son los problemas de movilidad que tiene el exjefe del Estado y las escaleras que tendría que haber subido para poder acudir al lugar donde reposaba el ataúd. Por ello, han decidido acudir directamente al palacio de Buckingham, donde se ha celebrado, a puerta cerrada, la recepción ofrecida por Carlos III.

Es entonces cuando se ha producido una de las imágenes de la jornada, ya que no se veía en público a Juan Carlos y doña Sofía desde hace más de dos años y medio, cuando acudieron al funeral de Plácido Arango, fundador del grupo VIPS, en el tanatorio de San Isidro.

El padre de Felipe VI ha entrado a Buckingham Palace con ayuda de un bastón y del brazo de uno de sus asistentes, del que no se ha separado en todo el evento.

Una hora más tarde, llegaban a dicho palacio los Reyes de España. Ambos, con el semblante serio.

Llamaba la atención un detalle sobre el atuendo de Letizia. Tanto Felipe VI como su mujer vestían de luto desde Madrid. Cuando la Reina se ha bajado del coche en la Embajada española, se podía ver prendido en su pecho un broche, que pertenecía a la reina Victoria y que todo el mundo ha atribuido a un guiño de la consorte hacia la Casa Real británica. Sin embargo, para la capilla ardiente y para la recepción de Carlos III, donde han coincidido con Juan Carlos y Sofía, se lo ha quitado.

La BBC, la cadena de televisión pública del Reino Unido, sólo ha mostrado la entrada de los más de 500 jefes de Estado y mandatarios de todo el mundo que acudían a la recepción del nuevo monarca británico. Los detalles de lo que ha ocurrido dentro, salvo el «cordial» saludo entre Juan Carlos I y Felipe que ha podido confirmar EL ESPAÑOL, no se han hecho públicos.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.