Feijóo insiste en el «bilinguismo cordial» para que el PP «no parezca hostil en Cataluña»



El líder del Partido Popular, Alberto Núñez-Feijóo, quiso resarcirse este domingo de las críticas que había recibido por ausentarse en la manifestación de la defensa del castellano celebrada en Barcelona. Lo hizo con una clara apuesta por el «bilingüismo cordial», que tiene como fin que «el PP no parezca hostil en Cataluña».

Así lo revelan a EL ESPAÑOL personas de su entorno, que insisten en aclarar que el presidente popular ya había agendado la XXV Interparlamentaria de la formación cuando llegó la invitación de la plataforma Escuela de Todos para participar en la marcha en la Ciudad Condal. 

Sin embargo, no deja de ser significativa la decisión de Feijóo de mantener inalterados los planes previstos y quedarse junto a los suyos en Toledo todo el fin de semana, delegando la representación del principal partido de la oposición en la manifestación a la secretaria general, Cuca Gamarra

Aunque en el fondo la posición del PP con la inmersión lingüística en Cataluña es la misma, se percibe un cambio en las formas. Los populares seguirán dando la batalla legal para que se cumpla con la ley, pero esta vez Feijóo ha optado por no pisar el mismo terreno que el presidente de Vox, Santiago Abascal, o el de la de Ciudadanos, Inés Arrimadas. 

Moderación

La que sí acudió junto a los dirigentes populares fue Cayetana Álvarez de Toledo, diputada en el Congreso de los Diputados por la Ciudad Condal. La primera apuesta de Pablo Casado para ejercer la portavocía en el Parlamento, exhibió en EL ESPAÑOL sus «diferencias» con Feijóo, calificando de «gallegada» su «constitucionalismo catalanista». 

A mucha distancia de esa posición se sitúa el actual jefe de la oposición, que hace de la moderación su principal estandarte. Esta vez no ha habido una competición entre el PP y otros partidos del centro-derecha para ver quién es más contundente en la defensa del constitucionalismo en la región catalana. 

La nueva dirección popular tiene un objetivo, que «el PP no se perciba como hostil en Cataluña». Y esto empieza por rebajar la tensión política, para que «la sociedad catalana» no les vea como «ajenos». Así lo confiesan fuentes de la formación a este periódico, confiando en que este giro sirva para «entrar en más sectores».

[Feijóo defiende que «los catalanes tienen derecho a estudiar en las dos lenguas en libertad»]

De esa forma, seguirán apostando por un «bilingüismo cordial». Una estrategia que, confiesan, puede no ser comprendida por toda la militancia ni el electorado. Aunque, apostillan, «lo que importa es que la entienda la gente que está en País Vasco, Cataluña, Baleares o Galicia». 

«Nosotros pensamos que personas de centro-derecha que hablan en gallego, no son nacionalistas», explican en el entorno del presidente popular. De lo que sí advierten es del riesgo que conlleva «que la derecha entregue todos los símbolos al nacionalismo». Esto, añaden, «desemboca en lo que pasa en Cataluña». 

«PP de Cataluña»

En el Partido Popular abogan por «competir para que hablar catalán no sea sinónimo de ser nacionalista. Que el PP no sea el PP en Cataluña, sino el PP de Cataluña». Para ello, tienen que mostrar un «respeto y uso de la lengua», indicando que su utilización no es una amenaza, sino su imposición. 

En el actual Parlamento catalán, Vox es el partido que más representación tiene en la derecha. Esto, creen desde el PP, se debe a que hubo una parte del electorado, desde el centro hasta la extrema derecha, que «entendía que era la opción más contraria al independentismo». 

Sin renunciar a ese espacio, el presidente Feijóo ha puesto el punto de mira, sobre todo, en el votante que se considera «anti-Esquerra». Por ello, admiten los populares, quieren ensanchar la base electoral en la región catalana con papeletas procedentes de formaciones como Valents, Unió, PSC o Ciudadanos. 

«Tenemos que ser útiles allí; si no lo somos, dejaremos el camino expedito para que siga habiendo puigdemones o junqueras«, dicen en Génova. Incidir en la línea marcada por la anterior dirección, aseguran, es «combatir al independentismo con lo de siempre y perder como hasta ahora». 

Discurso de Feijóo

Feijóo protagonizó este domingo un discurso en el que reivindicó: «Nadie en Cataluña, ni en ningún lugar de España en que se hablen dos lenguas, puede impedir a nuestros hijos que aprendan las dos para que hablen en libertad la que quieran».

Desde sus filas valoran la experiencia del gallego en política lingüística, afirmando que la gestión en la Xunta avala su apuesta. «Nos han venido a buscar a casa para que hagamos esto», dicen los actuales dirigentes del PP para explicar que la intención es trasladar hacia otros territorios del Estado el éxito del PP en Galicia. 

En un momento en el que las encuestas empiezan a afianzar el cambio de ciclo, con Feijóo liderando el podio, en su equipo recuerdan más que nunca lo que decía el expresidente Aznar: «Para ganar las elecciones hay que sacar un buen resultado en Cataluña».

Según trasladan desde la dirección en Génova, la postura del presidente del PP con esta materia sensible tiene «muy buen recibimiento» en todos los territorios. Insisten en la autoridad del gallego sobre este asunto, «porque ya sabe lo que es combatir el nacionalismo y ganarles». Esa es la meta. También, en Cataluña.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.