exorcizado tras salir del armario


Noticias relacionadas

Timothy LeDuc (Cedar Rapids, Estados Unidos; 1990) hizo historia en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022. Patinando junto a su compañera Ashley Cain-Gribble, este estadounidense de 31 años es el primer deportista abiertamente no binario en competir en una cita así. El patinaje artístico es históricamente una de las disciplinas más inclusivas, pero nunca antes ha habido un atleta que haya reconocido públicamente esta condición de género.

En la lista de inscritos en la competición, LeDuc aparece catalogado como patinador de género ‘masculino’. Pero la minibiografía que resume su historial deportivo va acompañada de una NB, ‘nota bene’ que llama la atención sobre su condición: «Por favor, obsérvese que la categoría de género usada anteriormente solo se refiere a una categoría de competición (femenina o masculina). El deportista se identifica como no binario». El patinador tenía 18 cuando se declaró de forma pública homosexual.

Pero no lo tuvo todo a su favor. Sus padres evangelistas intentaron que siguiera una terapia de conversión, que él rechazó. En 2021 se autoidentificó como no binario. Esta condición describe a una persona que no se identifica exclusivamente como hombre o mujer, y también puede abarcar agénero, bigénero, género queer y género fluido, según The Human Rights Campaign. El debate sobre el genero sobrevuela de nuevo los Juegos Olímpicos.

LeDuc, de 31 años, junto con su pareja Cain-Gribble fueron incluidos en el equipo nacional tras una deslumbrante actuación en las eliminatorias olímpicas en Bridgestone Arena en Nashville que les valió para ganar el campeonato de Estados Unidos. Este sábado no han podido brillar como deseaban y han acabado en el noveno lugar. La joven sufrió una lesión en uno de los entrenamientos previos al programa corto que le ha lastrado. Aún sí, Timothy sí dio visibilidad a su condición.

El exorcismo

Nacido en Cedar Rapids, Iowa, el atleta ha contado en más de una entrevista que salió del armario dos veces. La primera fue cuando tenía 18 años y les dijo a sus padres evangélicos que era gay: «Me hicieron creer que yo era una abominación». Fue complicado, ya que había crecido con lo que le decían en la Iglesia sobre las personas LGBTQ+. «Te amamos, pero tenemos que cambiarte. Tenemos que solucionar este problema», le dijeron.

Le Duc confiesa que incluso miembros de la Iglesia asistieron de su casa para hacerle «un exorcismo para tratar de expulsar sus demonios». «Mi padre trajo a un grupo de la iglesia que pretendía sacar los demonios que albergaba mi cuerpo fuera de él mientras rezaban y extraían mi gusto por las personas de mi mismo sexo», relató. Ese rechazo no solo le acompañó en el ámbito familiar, también en el deportivo. Antes de encontrar a Cain-Gribble, otras mujeres no contaron con él.

Timothy LeDuc, junto a Ashley Cain-Gribble.


Timothy LeDuc, junto a Ashley Cain-Gribble.

REUTERS

«Una vez tuve una prueba con una chica, y ella decidió no patinar conmigo porque pensó que mi condición de gay iba a ser un lastre». Con el tiempo, sus padres entendieron la decisión. La segunda vez que salió del armario fue en 2018 para decirles que era no binario. Sus padres, a diferencia de la primera ocasión, abrazaron a su hijo y le dedicaron unas palabras de amor y afecto. Después, lo haría en público para comenzar su carrera como referencia mundial.

Más LGBTQ+

El número de atletas olímpicos que se identifican como LGBTQ+ mientras compiten activamente ha crecido sustancialmente en los últimos años. En agosto pasado, la jugadora de fútbol canadiense Quinn se convirtió en la primera atleta abiertamente transgénero en ganar una medalla olímpica. Junto a la futbolista estaban Laurel Hubbard, una halterófila transgénero de Nueva Zelanda; Chelsea Wolfe, del equipo femenino de BMX Freestyle de Estados Unidos, y skater Alana Smith.

En 2019, LeDuc ya se convirtió en el primer atleta abiertamente gay en ganar el oro en un evento de parejas de patinaje artístico de EEUU, según un comunicado de prensa del Comité Olímpico y Paralímpico del país. También ocuparon el primer lugar en muchos otros eventos internacionales de 2018 a 2021, y en 2022 se convirtieron en los primeros atletas no binarios en ganar un campeonato de la nación norteamericana en cualquier deporte.

Cabe recordar que, quizá, nada de esto habría sido posible sin Brian Orser. El que después fuera entrenador de Javier Fernández reveló que era homosexual ante la presión de otra persona que iba a hacerlo público. Ocurrió en los Juegos Olímpicos de Calgary 1988 y reconoce que no fue una opción del todo voluntaria. Timothy LeDuc hará que después de su actuación en Pekín 2022 otros deportistas en una situación similar se animen a hacerlo público.

[Más información: Erin Jackson y la victoria del ‘Black Power’: cómo ganar un oro sin estar clasificada para los JJOO]



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.