El Gobierno ultima ahora una rebaja de impuestos a las rentas ms bajas en paralelo a su subida fiscal a los ricos


Actualizado

En plena batalla con el PP y tras el anuncio del Gobierno socialista de Ximo Puig, Hacienda reacciona con una bajada «selectiva» en su paquete fiscal y estudia cmo aplicarlo a travs del IRPF

La ministra de Hacienda, Mar
La ministra de Hacienda, Mara Jess Montero, y la ministra de Ciencia e Innovacin, Diana MorantE. P.
  • Poltica Las CCAA del PSOE desarbolan la estrategia fiscal de Snchez: «Cada una va a buscar sus soluciones

El Gobierno acelera una rebaja de impuestos a las rentas bajas y desde Hacienda estudian a marchas forzadas cmo aplicarla para poder incluirla en el paquete de medidas que maana quiere presentar. Una va es el IRPF, no tanto mediante la deflactacin sino ms bien con rebajas selectivas que acompaen al incremento para las rentas altas aunque en este punto, explican fuentes del Ejecutivo, no hay todava una decisin cerrada.

La medida, adelantada por EL MUNDO, entra dentro del esquema de actuacin que siempre ha defendido la ministra de Hacienda, Mara Jess Montero: que los que ms tienen «aporten ms» y ayudas a los que «peor lo estn pasando». De hecho, hoy mismo ha sealado en el Congreso que la «bajada masiva de impuestos» no es el camino, argumentando que as lo dice el FMI y la OCDE. Pero s ha apuntillado que se recomiendan que esas bajadas sean «selectivas, quirrgicas«, «y que los que ms tienen ms aporten».

Y tambin en ese discurso se encuadran las medidas en beneficio de autnomos y pequeas y medianas empresas (pymes) que se contemplan. Todo ello en paralelo al apuntado incremento en el IRPF a las rentas ms altas y al nuevo impuesto a los ricos que tambin se va a presentar.

Una reforma fiscal, por lo tanto, que no es tan ambiciosa como la que pretenda Montero y encarg a su grupo de expertos, pero que s conlleva numerosas medidas y que, adems, es una clara respuesta a la presin ejercida por el Partido Popular y a la que se han sumado parte del propio PSOE. Hay comunidades socialistas decididas a bajar el IRPF -Valencia, Navarra, Canarias…- y otras lo estudian -Aragn, Extremadura…-. Esa presin interna ha desbaratado la estrategia de Pedro Snchez y obliga al Gobierno a una respuesta.

El Gobierno en esta semana ha ido modulando su discurso, al tiempo que las comunidades tomaban sus propios decisiones desoyendo la advertencia de La Moncloa de no entrar en la «espiral» de bajadas de impuestos. Desde el Gobierno antes era una cerrazn contra el «populismo fiscal» del PP y ahora se habla de «un reparto justo de las cargas fiscales«. El ministro de la Presidencia, Flix Bolaos, ha pedido un «reparto equitativo de las cargas«. «La competencia fiscal a la baja me interesa pero me interesa mucho una competicin al alza del estado del bienestar».

Existe, adems, en el Gobierno, preocupacin por cmo se ve y percibe en Bruselas «la espiral de bajadas fiscales de las comunidades autnomas». Recuerdan que Espaa va a recibir 140.000 millones de fondos europeos y eso chocara con el planteamiento de recibir dinero y bajar impuestos. «Hay que ser coherentes, rigurosos», dicen en Hacienda. Adems, no gusta la idea de que en Europa se apueste por una armonizacin fiscal para acabar con los llamados parasos fiscal, y dentro de Espaa haya una pugna por bajar tipos, a juicio del Gobierno, haciendo dumping fiscal.

Especial malestar con Puig

En todo este contexto de rebajas impositivas, en el Gobierno ha sentado especialmente mal la decisin del presidente valenciano, Ximo Puig. El socialista aplicar una bajada en el IRPF a la rentas inferiores a los 60.000 euros. Esta cifra no solo excede a las rentas bajas sino que va incluso ms all de las rentas medias.

Es ms, la estimacin es que el 97% de los valencianos se beneficien de ello, lo que responde ms a la «bajada masiva de impuestos» que tanto critica Montero que a la rebaja selectiva que defiende.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.