El Gobierno niega con un escueto «no» la existencia de reuniones con Bildu para liberar a etarras



Con un escueto y conciso no, el Gobierno ha respondido por escrito a un diputado que preguntó si el Ejecutivo «se está reuniendo con EH Bildu para negociar la liberación de todos los presos etarras a cambio de apoyos a las políticas gubernamentales».

Este lunes por la mañana, el parlamentario Pablo Cambronero —exmiembro de Ciudadanos; actualmente en el Grupo Mixto— ha recibido el documento en el que «se informa de que la respuesta [a su pregunta] es no«.

Cambronero registró su petición el pasado 19 de enero, mientras Sortu, formación integrada en EH Bildu, celebraba su congreso, que ratificó el nombramiento del exjefe etarra David Pla como miembro de la Ejecutiva. También, el partido volvió a reivindicar en dicho acto «la vuelta a casa» de los presos de ETA.

Asimismo, esta respuesta parlamentaria se produce tras la publicación del informe elaborado por el Servicio de Información de la Guardia Civil en el marco de la Operación Kabat, que constata cómo el entorno etarra aprovechó una jugosa vía de comunicación interna con el seno del Gobierno central para organizar los acercamientos al País Vasco. Nada más y nada menos que línea directa con los dirigentes más importantes de Instituciones Penitenciarias.

Los mensajes de Whatsapp intervenidos por la Benemérita, publicados por este diario, reflejan las constantes peticiones que realizaban a sus interlocutores en Prisiones. El informe, de 429 páginas, demuestra que desde la llegada del PSOE a la Moncloa se abrió un canal de comunicación entre el Ministerio del Interior y la izquierda radical vasca.

La hemeroteca ha demostrado después que, en paralelo al entendimiento parlamentario de los socialistas con EH Bildu, ha habido un cambio en la política penitenciaria que beneficia a los reclusos de ETA, incluidos los que tienen delitos de sangre. E incluso, con pronósticos desfavorables o con dictámenes de los técnicos de la prisión contrarios a su traslado o a su progresión de grado penitenciario.

Dos destacados nombres del ámbito proetarra eran los que mantenían dicho «contacto frecuente con algún responsable de Instituciones Penitenciarias». Estos individuos eran el exconsejero de Justicia del Gobierno vasco Joseba Azkarraga y el parlamentario vasco de Bildu Julen Arzuaga.

Grande-Marlaska

Este lunes, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que «la ley penitenciaria ni se negocia ni se negociará», en relación a estos beneficios a los presos etarras. 

«La ley penitenciaria tiene total transparencia y se aplica con el control judicial oportuno», ha asegurado el ministro. «Todos los traslados de presos de ETA han sido comunicados a las asociaciones de víctimas desde el primer momento, como debe ser, y a los medios de comunicación también», ha añadido.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.