El fuego del hotel Coronado de Barcelona se originó en una habitación donde se alojaba una mujer que perdió su casa en otro incendio en enero | Cataluña


El incendio que el sábado arrasó la tercera planta del hotel Coronado, en el barrio de Poble-Sec de Barcelona, provocando un muerto y ocho heridos, se originó en la habitación 306 donde estaba alojada una vecina del barrio de Gràcia, de 63 años, diagnosticada por trastornos de salud mental. No es la primera vez que esta mujer, que resultó herida en el siniestro y sigue hospitalizada en el Hospital del Vall d’Hebron, se ve involucrada en un suceso de estas características.

Manuela (nombre ficticio para proteger su identidad) había sido hospitalizada también el pasado 17 de enero después de que se produjera un incendio en su domicilio en la calle La Granja de Gràcia, en Barcelona. Las primeras investigaciones apuntan a que aquel fuego se originó en su dormitorio. Los servicios sociales de Barcelona ya habían solicitado en varias ocasiones que Manuela ingresara de manera forzosa en un centro psiquiátrico, según fuentes cercanas a la investigación del incendio del hotel Coronado. De hecho, el pasado 25 de enero, la mesa de salud mental de Gràcia, donde se reúnen desde los servicios sociales hasta la Guardia Urbana, instó al Centro de Salud Mental de Adultos de Gràcia a que redactara un informe pidiendo a la Fiscalía que acordara el ingreso de la paciente.

La mesa reclamó que se actuara con celeridad, y acompañó su petición de la documentación de los Mossos donde se indicaba que el incendio del domicilio de Manuela podía haber sido provocado. La mujer estaba ya en lista de espera para entrar en la unidad de subagudos de la clínica Llúria de Barcelona, pero el pasado viernes, un día antes del fatal siniestro, en la misma lista se advertía de que su ingreso podría tardar entre dos y tres meses.

Las primeras hipótesis apuntan así a que el incendio del hotel pudo evitarse. Los investigadores explican que el fuego se produjo por una conducta humana en la habitación 306, donde se alojaba la mujer, conocida tanto de la Guardia Urbana como de los servicios sociales por anteriores incidentes. Los vecinos del piso donde Manuela vivía ya se habían puesto en contacto con la policía municipal y los Mossos en varias ocasiones debido a los problemas que originaba. El pasado 26 de julio varios de ellos alertaron a los agentes de que la mujer tenía actitudes agresivas, lanzaba objetos desde su domicilio y repetía constantemente que iba a “incendiar el edificio”. En la finca viven 10 vecinos. La mujer vive sola desde que se separó hace 14 años.

Tras el incendio en su domicilio, la vivienda quedó calcinada y la escalera del edificio muy afectada por el humo. Los Mossos d’Esquadra realizaron una investigación que concluyó que el incendio pudo ser provocado, aunque ella lo negó. Aquella noche, los servicios sociales la derivaron a un hostal de su barrio donde fue expulsada el pasado 24 de enero después de mantener peleas con sus compañeras de habitación. Tras varios episodios en los que acabó entrando y saliendo en el mismo día de varias unidades psiquiátricas, entre ellas la del Hospital de Mar, se instaló en otro hostal donde la denunciaron por robar en recepción y de donde la echaron el día 29. Ese mismo día fue el primero en el que durmió en el hotel Coronado, un establecimiento modesto que ella misma se costeaba y donde no compartía habitación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Poco antes de las 13.00 horas del pasado sábado se originó el fatal incendio en la habitación de Manuela. Nueve personas tuvieron que ser atendidas, dos de ellas por saltar de las ventanas huyendo de las llamas. Uno de los heridos falleció horas más tarde. Este lunes siguen hospitalizadas cuatro personas, entre ella la propia Manuela.

El hotel reubicó a sus huéspedes en otras plantas la noche del sábado pero el domingo los Bomberos de la Generalitat ordenaron el cierre del establecimiento por “falta de medidas de seguridad”. La inspección municipal del hotel detectó deficiencias en el sistema de alarmas y extintores, según explicó este lunes el teniente de alcalde de Prevención y Seguridad, Albert Batlle. El recinto hotelero permanecerá cerrado hasta que la propiedad subsane estas deficiencias y el distrito de Sants-Montjuïc vuelva a revisar el edificio. Los Mossos siguen analizando el origen del fuego. Manuela sigue ingresada en el Hospital de la Vall d’Hebron mientras continúa en la lista de espera para ingresar en un centro.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.