El fiasco de Castilla y Len frena la convocatoria electoral en Andaluca


Actualizado

El Gobierno de Moreno enfra el debate sobre el adelanto de los comicios para distanciarse de los resultados del 13F e insiste en agotar la legislatura

Alfonso Fern
Alfonso Fernndez Maueco y Juanma Moreno, en la campaa electoral de Castilla y Len.EL MUNDO
  • Anlisis Juanma Moreno, a 8.000 kilmetros de Castilla y Len

Hay dos corrientes de opinin en el PP andaluz. Estn los que piensan que Juanma Moreno tuvo que haber convocado en octubre y, como no lo hizo, corre ahora el riesgo de que se le pase el arroz. Y los que sugieren que lo ocurrido en Castilla y Len demuestra que no conviene dejarse llevar por el espejismo de las encuestas. Pero en ambos casos se llega a la misma conclusin: lo que toca en estos momentos es dejar que el tiempo pase para alejarse todo lo posible de la decepcin emocional que cunde en el PP tras los resultados del 13F.

Sobre la mesa siguen estando las dos fechas que Juanma Moreno apunt en una entrevista en Canal Sur el pasado mes de noviembre: junio y octubre de 2022. Pero hoy todos hablan de dilatar lo ms posible el momento de encarar las urnas con la esperanza de que a Vox tambin se le desinfle de alguna manera la burbuja.

Quienes siguen apostando por el mes de junio advierten, sin embargo, de la complejidad del calendario presupuestario tras un ao con las cuentas prorrogadas. Andaluca necesitar tener elaborado y negociado cuanto antes el proyecto de presupuestos de 2023, con la idea de dar impulso a la gestin de los fondos europeos. Y para ello, convendra el adelanto ‘tcnico’ en junio.

En cualquier caso, la frustracin de las expectativas en Castilla y Len supone la constatacin de que los adelantos electorales no son siempre un buen negocio, sobre todo en gobiernos aparentemente estables a los que el tacticismo electoral se les transparenta demasiado.

El 13-F ha venido a darle la razn a quienes defendieron en el PP andaluz el mensaje de la estabilidad frente a las prisas por llamar a las urnas para facilitar un carrusel de victorias con el que desgastar al Gobierno de Pedro Snchez. Juanma Moreno se resisti a ceder a la presin de Gnova y ahora se puede sentir reconfortado en su decisin. Pero tambin hay quien se lamenta de que el presidente de la Junta no aprovechara la oportunidad poltica que se le present en octubre, cuando Vox ya haba anunciado que no habra acuerdo presupuestario y cuando el PSOE de Juan Espadas an estaba enredado en la sucesin de Susana Daz.

El clima a favor del PP se palpaba en la calle, sostienen algunos dirigentes del partido, que afirman tambin que esos vientos de cola que soplaron el pasado otoo podran haber virado ya esta primavera, con una ciudadana agotada de pandemia, con la recuperacin ralentizada por la sexta ola, y con el efecto amortizado de unos fondos europeos que no acaban de llegar con la fluidez y eficacia prometida. Y, ahora tambin, con un Santiago Abascal subido a la chepa de Pablo Casado.

Con todo, en el PP andaluz se apostaba este lunes poner distancias con lo ocurrido en Castilla y Len. El consejero de Presidencia, Elas Bendodo, ha recalcado «que en Andaluca no tocan elecciones ahora» y que la intencin del Gobierno andaluz es la de «seguir rodando hasta que se agote la legislatura«.

El PP no quiere entrar en la trampa de pronunciarse sobre un futuro gobierno con Vox, que ser sin duda uno de los argumentos de la campaa autonmica. Pero, aunque el Ejecutivo de Juanma Moreno lo niegue y se pronuncie con distancia, es consciente de que la negociacin para la investidura de Alfonso Fernndez Maueco se seguir con lupa en Andaluca, como un anticipo de lo que podra suceder en esta comunidad si Ciudadanos se desploma como ha ocurrido primero en Madrid y despus en CyL.

Descomposicin en Ciudadanos

A este respecto, el partido naranja ha acusado el desastre electoral y empieza a dejar al aire su descomposicin interna. Este lunes, de hecho, varios diputados andaluces han criticado abiertamente las palabras del vicepresidente de la Junta, Juan Marn, contra el presidente del PP, Pablo Casado.

Marn haba afirmado que la estrategia de la direccin nacional del PP haba entregado a la ultraderecha al Gobierno de Castilla y Len, lo que ha suscitado algunas reacciones en el seno de su propio grupo parlamentario. Los diputados Javier Pareja y Sergio Romero han lamentado el ataque directo al presidente de un partido que es socio de gobierno en la Junta.

«El ataque casi diario de Marn a nuestro socio de gobierno perjudica la estabilidad. Hay que ser leales y tener claro que el enemigo es Snchez y no Casado», ha escrito Javier Pareja en las redes sociales. Su compaero de filas Sergio Romero ha aadido despus: «Para m, ni el PP ni su presidente, Pablo Casado, son el adversario. Esto ni suma ni da estabilidad a Andaluca. Y tampoco es coherente cuando nos sentamos juntos cada martes en un Consejo de Gobierno».

Esa falta de cohesin interna, que ya qued patente en las primarias de Cs del pasado mes de diciembre, vuelve a aflorar y anticipan una especie de slvese quien pueda en la formacin liberal antes de que se acabe la legislatura.

Cabe recordar que el proceso de trasvase de cargos de Cs al PP se fren en Andaluca para no provocar no desestabilizar el Gobierno andaluz. Y se hizo mediante un acuerdo escrito de no agresin entre ambos partidos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.