El ‘embajador’ catalán en Zagreb planeó utilizar un Croacia-España de altavoz del independentismo


Un reciente informe de la Guardia Civil, incluido en el sumario del caso Volhov, revela que Eric Hauck, el titular de la embajada catalana en los Balcanes, con sede en Zagreb, planeó usar de altavoz del independentismo un partido Croacia-España de fútbol en 2018.

Para ello, según relata el informe, el delegado del Gobierno catalán conversó con Zlatko Mateša, que fue primer ministro de Croacia hasta el año 2000, «y pretendió usar la influencia de éste para entrar en el estadio» en el que se celebró el encuentro, un partido oficial de la UEFA Nations League. La intención de Hauck era que se colgase una pancarta en apoyo al soberanismo catalán y pasquines en favor de la secesión.

En el informe, de más de 200 páginas y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, los investigadores recuerdan que, no obstante, Matesa «se habría negado» a esta petición.

La pancarta en la grada del estadio.


La pancarta en la grada del estadio.

@SeleccionsCAT

Sin embargo, varias personas sí lograron colgar una pancarta en la grada, que fue retirada por los agentes de seguridad del estadio. «Asimismo, se habrían estado repartiendo carteles que calificaban a España como un régimen fascista», señalan los agentes.

No fue ésta la única gestión que realizó Hauck para tratar de introducir la pancarta en el estadio. El informe también muestra otra conversación, vía WhatsApp, con un ciudadano croata llamado Luka. La transcripción es la siguiente:

Eric Hauck: Recientemente, he llegado a la ciudad como delegado catalán, pero necesito ayuda y consejo por tu parte respecto al partido de fútbol España-Croacia de mañana…

Luka: Sin problema 🙂 ¿Qué necesitas?

Eric: Necesito a alguien con la capacidad de llevar esta pancarta (mira las imágenes) dentro del estadio Maksimir mañana y mostrarla cuando empiece el partido… ¿Qué opinas? Sigo en Barcelona, pero puedo enviar la pancarta por aire lo más pronto posible.

Luka: Realizaré varias llamadas.

La pancarta

Tras esta charla, Hauck y Luka vuelven a hablar. El croata comenta que cuenta con «un par» de amigos para esta labor y que tendrán que «sobornar» a terceras personas. «Pueden tener problemas. Las pancartas son mayoritariamente preaprobadas por los policías», le recuerda.

Hauck ofrece que su «colega» Francesc Serra acuda con el cartel, «volando y conduciendo vía Venecia». «Él podría pagar una cierta cantidad a los chicos que ayuden», le cuenta.

El informe de la Guardia Civil ubica a Serra como «coordinador» de la Plataforma ProSeleccions Esportives Catalanes. El juez Joaquín Aguirre, instructor del caso Volhov, investiga si esta entidad, afín al independentismo, y otras similares recibieron fondos públicos de manera irregular.  

[El actual ‘dos’ de Interior de la Generalitat diseñó el plan de desobediencia civil para boicotear el 155]

En su perfil de Twitter, la Plataforma ProSeleccions apoya fomentar las selecciones deportivas catalanas de cuantas más disciplinas mejor; ya que «llevan Cataluña a todo el mundo». Y reivindica que la región se constituya como un «Estado propio», porque «beneficia al deporte».

Los autores del informe también señalan que Francesc Serra «usó sus contactos» en el Camp Nou, el estadio del FC Barcelona, a fin de «introducir los elementos necesarios» para realizar acciones reivindicativas a favor del independentismo. En una de ellas, saltó, incluso, al campo. «Estas actividades fueron, en múltiples casos, financiadas a través de las subvenciones recibidas», concluye el documento.

En otra de las conversaciones interceptadas por la Guardia Civil —analizadas tras intervenir el móvil de Eric Hauck—, el embajador catalán charla con un experto en relaciones públicas que trabaja para una empresa radicada en la capital de Croacia, Zagreb.

El objetivo de ambos, según señala el dosier policial, fue «persuadir a organizaciones de derechos humanos para denunciar la supuesta represión de los políticos catalanes».

«Todo ello —subrayan los agentes—, con la supuesta connivencia de Alfred Bosch [conseller de Acción Exterior y Relaciones Institucionales hasta marzo de 2020] y empleando a la prensa para difundir el mensaje».

Internacionalizar el ‘procés’

La Guardia Civil investigó a Eric Hauck en el marco del caso Volhov por la presunta utilización de fondos públicos para la «internacionalización» del procés. Según se desprende del dosier policial, este antiguo reportero desempeñó un papel clave en esta tarea.

De acuerdo con la biografía que consta en la web de la Generalitat, actualmente es el delegado del Govern en el Sudeste de Europa. Nació en Saarland (Alemania) y estudió Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona y tiene un Máster Europeo en Gestión Organizativa de los Deportes por la Université Claude Bernard 1 de Lyon.

A su vez, fue jefe de la sección de Internacional en el diario Avui, «donde ejerció como corresponsal diplomático en Europa del Este durante la caída del Muro de Berlín». También cubrió la guerra de los Balcanes y el final del apartheid en Sudáfrica.

La Benemérita, en el apartado de conclusiones de su dosier entregado al Juzgado, señala a Eric Hauck como «intermediario» entre políticos y medios de comunicación. Y subraya que uno de los objetivos de las llamadas embajadas catalanas siempre fue el de difundir «propaganda» afín a la causa secesionista.

Eurodiputado esloveno

De acuerdo con el informe de la Guardia Civil, los investigadores también constataron que el independentismo catalán, en esta estrategia de acción exterior, contó con el apoyo de figuras internacionales.

Entre ellas, el ya exeurodiputado esloveno Ivo Vajgl, que fundó y se integró en el «comité de defensa de los presos políticos», destinado a presionar a varias instituciones internacionales y a exigir al Gobierno español el fin de la —a ojos del soberanismo— «represión» contra los dirigentes catalanes.

Ivo Vajgl, durante su etapa como eurodiputado.


Ivo Vajgl, durante su etapa como eurodiputado.

Wikimedia Commons

Vajgl también impulsó la creación del Grupo de Amigos de Cataluña en el Parlamento Europeo. Recientemente, ha anunciado su candidatura a las elecciones presidenciales de Eslovenia, que se celebrarán a finales de octubre.

La Guardia Civil también constató en su dosier la participación de la empresa Stratkom para difundir el mensaje soberanista en Eslovenia. La Benemérita sospecha que la contratación de esta compañía pudo ser irregular, al haberse pactado, presuntamente, un precio inferior a los 18.500 euros y evitar así el concurso público.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.