El Barça remonta en el infierno del Galatasaray y pasa a cuartos de final de la Europa League



El FC Barcelona logró vencer al Galatasaray tras remontar el primer tanto de Marcao. Los de Xavi Hernández repitieron el guion de la ida con el dominio de la posesión. Sin embargo, un córner acabó en la cabeza del delantero brasileño e hizo estallar al estadio. Pedri empató diez minutos después y Aubameyang confirmó el pase a cuartos con un tanto de cabeza nada más comenzar la segunda parte. [Narración y estadísticas: Galatasaray 1-2 FC Barcelona]

Xavi Hernández lo había repetido hasta la saciedad. Lo de Turquía era una final. Como lo fue lo de Nápoles. Como lo será lo del domingo ante el Real Madrid. El equipo catalán debía luchar contra la presión propia y la de un infierno de aficionados turcos, pero también con el control físico para no llegar sin fuerza a El Clásico de La Liga que se disputará el domingo. Había suficientes preocupaciones y un único objetivo: ganar y marcharse sin lesionados.

El Barça salió sin temor a un ambiente de los que meten miedo a cualquiera. La posesión, como en el Camp Nou, era absolutamente suya. El Galatasaray, controlando sus fuerzas, esperaba atrás para castigar en algún latigazo a la contra. El guion era idéntico al de un partido de ida que finalizó con un 0-0 que dejó la eliminatoria sin desnivel alguno.

Ferran Torres concentró las primeras interandas azulgranas por la banda. El Barça combinaba rápido y los turcos dejaban espacios en defensa. Sin embargo, como en la ida, serían los de Domènec los primeros en crear peligro claro. El Galatasaray tuvo la más clara de la primera mitad en los pies del veterano Gomis. El delantero se plantó solo ante Ter Stegen, pero un mal control y la lentitud de sus movimientos acabaron por echar por tierra la ofensiva.

El Galatasaray no se vino abajo pese al error y apretó en los momentos de debilidad culés. Apenas habían pasado cinco minutos de partido y el gol parecía rondar ambas áreas. Si no era Gomis ni los centros desde el saque de esquina, era Ferran Torres y De Jong en la portería de Iñaki Peña. El neerlandés también perdonó una ocasión clarísima tras un gran pase de Busquets. El 0-0 continuaba, pero no por falta de ocasiones.

El Barça reacciona a tiempo

La intensidad inicial fue tal que el cansancio tenía que hacer acto de presencia muy pronto. Y ese bajón de los dos equipos acabó llegando. El Galatasaray estaba cómodo y creaba peligro con facilidad. El Barça dominaba la posesión y también lograba rondar el área en busca del primero. La calma llegaría tras 20 minutos de partido, pero sería un espejismo que castigaría a los culés.

En el minuto 28, en un córner más, el Galatasaray se metió en cuartos de final temporalmente gracias a Marcao. El delantero remató sin oposición el saque de esquina. Ferran Torres falló en su marca personal y Ter Stegen no pudo obrar el milagro a quemarropa. Antes de la media hora de juego, el Barça estaba contra las cuerdas con ese 1-0 en el infierno turco.

Sin embargo, la alegría no duró demasiado y el Barça se rehizo muy rápido. Era fundamental no sucumbir a la presión local. Y los de Xavi lo lograron con un tanto apenas diez minutos después. Pedri, en el 37′, puso el empate a uno y por ende la prórroga acallando a miles de aficionados exaltados. El canario recibió en el área, amagó varias veces y anotó un golazo imposible de parar para un Iñaki Peña vendido. Por si fuera poco, Aubameyang tuvo el 1-2 con un cabezazo al larguero, pero la primera mitad cerró con igualdad y con el billete a cuartos sin entregar.

Un golpe clave

El Barça cambió cosas tras el descanso. La más importante, la de la delantera. Adama Traoré apenas pudo causar daños en la defensa del Galatasaray y Xavi dio entrada a un Dembélé cada vez más reconciliado con sus aficionados. El francés abriría el campo y aumentaría las opciones culés en el área. El plan del técnico acabó teniendo sus frutos.

Y es que la reacción de los suyos fue inmediata. El partido y la eliminatoria cambiaron nada más iniciarse la reanudación del partido. Minuto 49, una defensa del Galatasaray que no apoyó a Iñaki Peña en portería y un gol de Aubameyang que puso al FC Barcelona por delante.

El Barça dominaba la posesión y los turcos se encerraban en su área. Busquets probó fortuna en la frontal, el rechace le calló a Pedri y finalmente fue De Jong quien se la colgó a Auba para que rematara. Tras dos paradas del portero, el atacante no perdonó.

El Galatasaray era ahora quien tenía que volcarse al ataque. Con un Barça perfectamente organizado y con la moral por las nubes, no era nada sencillo encontrar el gol. Y así fue. El Barcelona encontró la comodidad de sus posesiones y la calma de tener el marcador a su favor. La hinchada local se fue calentando y el partido se empezó a trabar por la tensión del ambiente.

Sin embargo, ni Ter Stegen tuvo que intervenir para evitar el susto ni la zaga culé sufrió en exceso. La presión de la que tanto habla Xavi hizo su efecto y el Galatasaray se quedó atrapado en la telaraña blaugrana. Con la incógnita final de poder recibir un gol para forzar la prórroga, el Barça certificó su pase a cuartos de la Europa League entre lanzamiento de botellas del público turco y con un larguero de Ferran Torres.

Galatasaray 1-2 FC Barcelona

Galatasaray: Iñaki Peña; Boey, Nelsson, Marcao, Van Aanholt (Bayram, 85′); Kutlu, Antalyali; Babel (Dervisoglu, 74′), Cicaldau (Morutan, 74′), Aktürkoglu; y Gomis (Mostafa, 63′).

Barcelona: Ter Stegen; Dest (Araujo, 56′), Piqué (Lenglet, 82′), Eric Garcia, Jordi Alba; Sergio Busquets, Pedri, Frenkie de Jong (Gavi, 68′); Adama (Dembélé, 46′), Ferran Torres y Aubameyang (Memphis, 82′).

Goles: 1-0, 28′ Marcao; 1-1, 37′ Pedri, 1-2, 50′ Aubameyang.

Árbitro: Daniele Orsato (ITA). Mostró tarjeta amarilla a Sergio Busquets (27′), Marcao (30′), Eric García (41′), Van Aanholt, Gavi (79′), Jordi Alba (87′) y Bayram (90′).

Incidencias: Partido de vuelta de los octavos de final de la Liga Europa disputado en el Nef Stadium de Estambul (Turquía).



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.