Deterioro democrático



La vociferante vida política española sepulta las anomalías más preocupantes que deterioran la democracia y eclipsa fallas graves que afectan al cumplimiento de mandatos constitucionales. Uno de ellos sigue siendo la renovación del órgano de gobierno de los jueces. Ha tenido que venir el semanario británico The Economist a recordar que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) lleva 1.170 días con el mandato caducado, o lo que es lo mismo, más de tres años. En su informe anual sobre calidad democrática, The Economist degrada la calificación que España ocupaba desde 2006 como democracia “plena”, que ha caído a la categoría de democracia “defectuosa”. Las causas que el informe asigna de forma directa para esa degradación tienen que ver con la debilidad de la independencia judicial y la parálisis que afecta a un CGPJ fraguado en la mayoría absoluta de Mariano Rajoy de 2011. Durante tres años, el PP ha dado explicaciones confusas y no siempre coherentes para justificar el bloqueo de la renovación. En agosto pasado llegó a parecer cerrado un acuerdo que finalmente saltó por los aires sin explicaciones claras, y en octubre los dos grandes partidos acordaron la renovación de otros cargos institucionales y pareció abrirse de nuevo la puerta. Pero fue un espejismo porque el PP adujo entonces como requisito previo la reforma del sistema de elección de los vocales. Y siguió el bloqueo. La reforma legal que emprendió el Gobierno para impedir que el Consejo realice nombramientos con el mandato caducado estuvo concebida para presionar a los populares y forzarlos a negociar la renovación, pero sin éxito. La ausencia de contactos políticos o del menor síntoma de negociación de un asunto crucial en la estructura del Estado emite un mensaje preocupante que está dañando ya la reputación internacional de España.

Seguir leyendo



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.