Después de la reforma, el repliegue | Elecciones en Castilla y León 13F


El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por ¡Soria ya!, Ángel Ceña (en el centro), aplaude junto a otros miembros de la plataforma después de valorar los resultados obtenidos por su formación en los comicios para Castilla y León, en Soria, este domingo.
El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por ¡Soria ya!, Ángel Ceña (en el centro), aplaude junto a otros miembros de la plataforma después de valorar los resultados obtenidos por su formación en los comicios para Castilla y León, en Soria, este domingo.C. Serrano (Europa Press)

La convocatoria atropellada en Castilla y León deja dos claros vencedores. Por un lado, Vox, que ha casi triplicado su resultado de 2019. Por el otro, las listas provinciales, que se han alzado con el 10% de los sufragios y siete procuradores que pueden ser determinantes en el escenario que se abre a partir de este momento. En el otro extremo, las candidaturas de lo que fue la “nueva política”, Cs y Podemos, han perdido cada una de ellas seis de cada 10 de sus votantes de 2015. De 15 escaños, a tan solo dos.

Conjuntamente, PP y PSOE en Castilla y León han perdido más de 400.000 votos desde 2011. En esa convocatoria, ambas formaciones obtuvieron casi 8 de cada 10 sufragios. Este domingo fueron 6 de cada 10. El PP castellanoleonés ha perdido casi la mitad de los votos de 2011; los socialistas, el 15%.

Estos votos perdidos han vivido una peripecia interesante en la última década, que define la evolución política del conjunto del país y da pistas sobre el futuro más próximo. En 2015, parte del voto perdido por los partidos de la “vieja política” recaló en Podemos y en Cs, que proponían reformar un sistema que desde la crisis financiera y el estallido de la burbuja inmobiliaria, pasando por el 15-M y la abdicación de Juan Carlos I, mostraba síntomas de hallarse en fase terminal.

Podemos y Cs consiguieron el voto de los menores de 50 años, de los hijos de la Transición y de la democracia, que encontraron en estas fuerzas la vía de expresión de un desencanto generacional y la promesa de cambio en un panorama político dominado por el bipartidismo.

Siete años después, este cambio no se ha materializado a ojos de buena parte de los que apoyaron a las formaciones de la “nueva política”, a las que han ido abandonando, no sólo en Castilla y León. Antes ocurrió en Madrid, y aún antes en Cataluña, en Galicia y en Euskadi. Ese voto por el cambio que quería reformar el sistema parece refugiarse en otras opciones, replegarse, desencantado, en fuerzas que prometen cosas más tangibles o que cabalgan sobre el miedo. Parte del voto que ha aupado a Vox y a las candidaturas provinciales, como Soria ¡Ya! o UPL, es ese mismo voto que apostó por un futuro distinto en 2015. Son los mismos hijos e hijas de transición. La diferencia es que ahora no votan a favor de reformar el sistema, sino para preservar sus intereses. El fracaso de la reforma les ha llevado al repliegue. Un repliegue identitario como el que les propone Vox, o un repliegue local, que busca conseguir cosas tangibles. Hay algo de darse por vencido en esos votantes, una renuncia a la utopía, a un proyecto político ambicioso. Para estos electores el presente es duro y el futuro incierto. Más vale asegurar.

Los resultados en Castilla y León son una manifestación del fracaso de la política como proyecto global de futuro que representó la irrupción de las nuevas fuerzas en 2015 y demuestra que a los viejos partidos les sigue costando conectar con ese voto. Miedo y desencanto. Desconfianza y repliegue a lo conocido, a lo cercano, al nosotros. La nueva nueva política.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.