Desembarco de ministros en Andaluca con el Gobierno de Moreno marcando la agenda poltica nacional


Cinco ministros, cinco, han tenido este viernes actos en Andaluca. La coincidencia puede no ser del todo intencionada porque algunos de esos eventos estaban previstos desde hace semanas. Pero es una muestra de hasta qu punto el PSOE de Pedro Snchez conoce la importancia de reivindicarse en Andaluca, con un lder regional, Juan Espadas, que no acaba de acertar en el discurso que le permita hacerse un hueco en el debate.

A lo largo de la maana, el Gobierno ha desplegado a cinco de sus titulares: En Crdoba, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentacin, Luis Planas, mantuvo una reunin de trabajo con cargos pblicos y orgnicos del PSOE. Despus particip en la presentacin del Anuario Agroalimentario de Crdoba.

En Torreperogil (Jan), la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Snchez, visit el ayuntamiento y realiz un recorrido por la localidad acompaada del alcalde, Jos Ruiz. A las 12 particip en el acto de puesta en marcha de los 13,5 kilmetros del nuevo tramo entre Torreperogil y Villacarrillo de la autova A-32.

En Sevilla, la ministra de Hacienda y Funcin Pblica, Mara Jess Montero, imparti la conferencia de apertura del curso acadmico de la Facultad de Ciencias Econmicas y Empresariales de Sevilla. All volvi a cargar contra la reforma fiscal del Gobierno de Juanma Moreno y dio algn detalle de la intencin del Ejecutivo sobre la armonizacin de impuestos, que consistira, apunt, en la fijacin de una serie de horquillas dentro de las cuales las comunidades pudieran ejercer sus competencias.

Tambin en Crdoba, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, intervino en el acto de conmemoracin de la festividad de La Merced. Y, por ltimo, en Sevilla, la ministra de Defensa, Margarita Robles, particip en un almuerzo coloquio organizado por el Foro Joly Andaluca.

Reaccin al anuncio de Moreno

La semana comenz con Juanma Moreno anunciando en Madrid, ante un auditorio repleto de empresarios, la bonificacin al 100% del impuesto de patrimonio. La apuesta, que ha tenido un enorme impacto poltico y ha forzado al Gobierno a salir en tromba a darle la rplica, incluso de forma atropellada, no deja de tener sus riesgos pues abunda en el estereotipo cultivado por la oposicin de izquierdas de un presidente de la Junta que gobierna «para los ricos».

Pero la virtud de Moreno ha sido precisamente ser capaz de colocar el mensaje de que, con su estrategia, es posible no ya solo apuntalar la reactivacin econmica de Andaluca sino incluso mirar de t a t a Catalua y Madrid en trminos de creacin de riqueza y empleo.

Salvando toda la distancia que separa a Andaluca de las dos comunidades ms ricas de Espaa, el Gobierno de Moreno enarbola con insistencia algunos datos que permiten por primera vez presumir de las estadsticas con optimismo. El nmero de autnomos, el ritmo de creacin de empresas o el ltimo rcord en las exportaciones alimentan un argumentario con el que el Ejecutivo autonmico quiere imponer un nuevo papel de Andaluca en el tablero econmico y poltico.

Y lo hace apostando por el discurso de la ambicin e intentando superar el marco mental del eterno agravio (deuda histrica, dficit de financiacin, etc). Del ‘quejo’ al ‘orgullo’ se ha pasado en cuatro aos a pesar de la pandemia y de los nubarrones que amenazan el horizonte con una nueva recesin. El Gobierno andaluz est convencido de que ese cambio de mentalidad es en s mismo ya un potente motor de atraccin e infla sus velas con el viento a favor de la transformacin tecnolgica y los nuevos usos laborales, que permitiran a ejecutivos de empresas y profesionales digitales de medio mundo vivir o trabajar desde Andaluca sin los inconvenientes del pasado.

Ese es el mensaje con el que Juanma Moreno ha marcado esta semana la agenda poltica nacional. Y esa es tambin la carta de presentacin de un gobierno que tiene ante s una alfombra roja, no ya solo por efecto de la mayora absoluta lograda el 19 de junio, sino por la deriva autodestructiva en la que est enredada la oposicin.

A la derecha del PP, la actitud ciclotmica de Macarena Olona est a punto de dinamitar internamente Vox, sin descartar una escisin. Y a la izquierda del PSOE, el grupo de Por Andaluca (Podemos, Izquierda Unida y Ms Pas) sigue atrapado en un frente de batallas por el control del grupo parlamentario.

Ni siquiera Juan Espadas encuentra el asiento dentro del PSOE que necesita para armar una oposicin slida. El socialista no ha conseguido trasladar a la opinin pblica una sola iniciativa de calado que trascienda de la burbuja parlamentaria.

En su auxilio, el Gobierno de Pedro Snchez no ha escatimado en gestos. El propio presidente eligi Sevilla para arrancar la campaa de reconexin con la ciudadana que puso en marcha el PSOE. Pero ni siquiera en la barriada de Pino Montano (en uno de los dos nicos distritos, Macarena Norte, que se mantuvo fiel al PSOE el 19J) encontr el clima que se necesita para los baos de multitudes. Un grupo de reventadores le agu la fiesta recordndole el acercamiento de etarras a la crceles vascas y su alianza con los separatistas.

El tnel enterrado

Esta semana, cuando la reforma fiscal de Moreno acaparaba todos los titulares, el Gobierno de Snchez comunicaba a la ciudad de Sevilla que ha enterrado finalmente el proyecto de construccin de un tnel para completar la SE-40, la autova de circunvalacin de la capital andaluza que lleva 30 aos proyectada y que avanza a un ritmo desesperante. La alternativa del Ministerio de Transportes pasa por construir un nuevo puente, que ha adornado con una red de carriles bicis y miradores. Pero ni siquiera el alcalde de Sevilla, el socialista Antonio Muoz, ha ocultado su frustracin y ha reclamado al Gobierno que garantice que la inversin inicial prevista en los tneles se reconduce a otros proyectos vinculados a la capital andaluza.

Esa frustracin no impide reconocer que, si se reactiva finalmente el proyecto, el Gobierno habr desbloqueado una infraestructura clave para la ciudad, en la que el Gobierno de Rajoy tampoco apost con suficiente solvencia ni financiacin. Pero el PP de Sevilla ya ha iniciado una intensa campaa contra el Gobierno reclamando los tneles «robados».

Para ms inri, esta semana se conoca tambin el desmantelamiento del grupo especial de la Guardia Civil (OCON) que ha estado destinado en el Campo de Gibraltar (Cdiz) en la lucha contra el narcotrfico. El ministro Marlaska ha insistido en que se trata de una reorganizacin interna y que el operativo no se resentir pero no ha impedido que cunda el desnimo entre los agentes del cuerpo y en las organizaciones sociales de la comarca, que ven cmo se traslada el mensaje, de forma errnea, de que ya no hacen falta refuerzos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.