Copa del Rey de Baloncesto: El Real Madrid rescata el podero a tiempo: a la final tras abrumar al Tenerife


Copa del Rey de Baloncesto


Real Madrid 94 Lenovo Tenerife 74

Actualizado

Los blancos, en una demostracin de msculo coral, disputarn su novena final copera seguida tras bombardear a los de Txus Vidorreta. Los 10 triples de la primera mitad y Tavares, demasiado

Haca tiempo que. Quiz sea la frase que ms quera escuchar a su alrededor el Real Madrid, como este sbado en Granada, donde no slo certific su novena presencia consecutiva en la final de Copa, tambin repesc sensaciones perdidas ahora que asoma la primera hora de la verdad de la temporada. Haca tiempo que no era tan efectivo, tan contundente, tan redondo. Para desgracia del Lenovo Tenerife, vctima recurrente. [94-74: Narracin y estadsticas]

Se podra concluir que fue un Madrid como hace mucho, o como hace tanto, pues estas temporadas imposibles albergan mil vidas. Momentos dulces que duran tanto como la siguiente crisis, porque los meses se miden en una concatenacin inasumible de partidos. El agotado Madrid, el de la dudas, el de las derrotas contra el Bara, el de los 52 puntos en Estambul fue una mquina en la primera semifinal copera. Un rodillo abrumador para el Tenerife, al que volvi a apartar de su primera final, como el ao pasado.

Esta vez ni nombres propios por encima del colectivo, que no dej resquicio ni migajas. 40 minutos de concentracin como los que suean los entrenadores. Heurtel oposit a MVP, Taylor acert con sus cuatro triples, Tavares fue, de nuevo, el ms determinante sobre el parqu, Rudy y sus navajazos de baloncesto… Quiz lo ms destacable fue que tipos en claro bajn de rendimiento como Poirier y Thompkins reconquistaron sensaciones. Anotaron los 12 de la rotacin, hasta Deck, de vuelta de sus molestias.

Lo fcil para el Tenerife hubiera sido venirse abajo a las primeras de cambio. Cuando el Real Madrid amaneci con cinco de seis en triples (siete de nueve, 10 ya en la primera mitad) en esa canasta que parece que tiene un conjuro mgico durante todo el torneo, lo fcil, hasta lo lgico, hubiera sido resquebrajarse. Por la mirada del rival, los ojos inyectados en ttulo; por la ausencia confirmada del faro Fitipaldo, por el propio agotamiento de ser siempre despedazado por el mismo.

El Canarias, en esta bonita pugna por colarse siempre entre los grandes, se encontr con un Madrid de esos que no perdona y an as intent mantener siempre la compostura. Porque el grupo de Pablo Laso suele ser demasiado cuando olisquea sangre: hace presa, sea cual sean sus circunstancias. Le va en el ADN. En la primera parte no hubo rastro de dudas ni de achaques. Cada accin era una dentellada. Era cuestin de tipos que daban un paso adelante. Los habituales y los que menos se prodigan. Taylor, de vuelta de sus molestias, comenz con tres triples consecutivos. Igual Rudy, lo mismo Thompkins que pareci, por momentos, el de antes de la lesin. As que los de Vidorreta, pese a que intentaban no perder el pie ante la solidez blanca y la lluvia desde el permetro, achicaban agua como podan. Llegaron a caer por 14 y, aunque Witljer atin con el primer triple, un palmeo de Tavares les dej bastante tocados al descanso.

No hubo tregua a la vuelta, de nuevo el triple como aliado y Tavares como sostn de todo lo dems. Con el gigante africano haciendo mella, la mxima lleg a superar la veintena (82-60), con la nica pega para los blancos de las molestias de Fabien Causeur en su cadera. El francs se tuvo que marchar a vestuarios y ser duda para la final, donde el Real Madrid buscar el 22 ttulo de la era Laso, dos aos despus de la ltima Copa, la de Mlaga 2020: desde entonces, apenas dos Supercopas.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.