Cartas a la Directora: Tengo cáncer | Opinión



Hasta hace poco las personas afectadas callaban, ocultaban esta enfermedad, no se atrevían ni a pronunciar su nombre. Cierto es que esta reproducción descontrolada de unas células cuyos genes se han visto alterados han existido siempre. También es verdad que ahora existe un gran incremento debido a los cambios de estilo de vida y al alargamiento de nuestra existencia. Me imagino los distintos tipos de cáncer, cada uno con sus variantes, unos comerán en pequeños susurros, otros serán silenciosos, que los oyen quienes los tienen y lógicamente responderán con el miedo, emoción muy primitiva que viene de fábrica y que desde luego constituye un mecanismo que resulta útil para la supervivencia e invita a actuar con prudencia, con moderación, estando continuamente en guardia, ojo avizor. No obstante, la ciencia avanza, progresa, descubre… y está consiguiendo y logrando que sea más fácil sobrevivir al cáncer que sucumbir a la enfermedad. Así nos vamos alejando de ese binomio cáncer-muerte, no me sorprende que mucha gente haya empezado a saber convivir con esta enfermedad y decir con toda naturalidad: tengo cáncer.

Mariano Aguas Jáuregui. Zaragoza

Malditas guerras

Sorprende ver la vorágine conflictiva en movimiento, sorprende ver cómo algunos medios de desinformación le echan más leña al fuego del conflicto, cómo el alarmismo predomina frente al rigor informativo y cómo las relaciones diplomáticas pasan a ser un juego que consiste en culpar al otro. “Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen”, pronunciaba Julio Anguita tras la muerte de su hijo en Irak. Los que las permiten y la escalan son igual de miserables.

Juanma Ponferrada. Málaga

Hipocresía de los países con Qatar

Hoy comienza el Mundial de Fútbol en Qatar. Las democracias, las estrellas futboleras, los medios de comunicación que se llaman libres se desentienden de la dictadura reinante en el país que organiza el campeonato. Miles de obreros han muerto durante la construcción de las infraestructuras que se usarán estos días, las mujeres siguen consideradas personas de segundo orden y las minorías están perseguidas y repudiadas. Mientras tanto, el mundo libre mira hacia otro lado y protesta poquito para que Qatar no se moleste. Valen más los petrodólares que las personas. Cuando termine el campeonato el país seguirá persiguiendo a los diferentes y las mujeres seguirán sometidas a la marginación y el oscurantismo.

Ernesto de Gregorio Cortés. Madrid

Fin de las ayudas por la gota fría

Leo con preocupación que las compañías aseguradoras van a dejar de cubrir los daños en vehículos producidos por las gotas frías (o DANA, como las llaman ahora), ya que cada vez son más habituales. Es lo que nos faltaba a los que vivimos en municipios costeros y sufrimos las consecuencias de las fuertes lluvias cada primavera y cada otoño. Zonas inaccesibles, bajos inundados, cortes de luz y agua y ahora también el miedo de que nos arrastre el coche el agua y no tengamos cobertura ni lleguen las ayudas. El cambio climático no tiene condescendencia. Las aseguradoras tampoco.

Rosa Garcés. La Vall d’Uixó (Castellón)



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.