Carlos III recibe a 500 jefes de Estado y dignatarios extranjeros antes del funeral de Isabel II


  • Reino Unido La «blasfemia» de no invitar a Rusia al funeral de Isabel II y el guio de Reino Unido a Taiwan

Carlos III abre de par en par las puertas de Buckingham a los 70 jefes de Estado y ms de 400 dignatarios extranjeros (incluidos lo reyes Felipe y Letizia) que asistirn maana al funeral de Isabel II en la abada de Westminster. El bautismo de fuego diplomtico del nuevo rey ha estado marcado por gestos polticos que pueden definir un reinado ms activo, alejado de la proverbial neutralidad que caracteriz a su madre en los 70 aos como monarca.

Ni Rusia ni Bielorrusia (ni tampoco Birmania, Irn, Afganistn, Siria, Venezuela o Nicaragua) han sido invitados a sumarse a las honras fnebres. La esposa de Volodimir Zelenski, Olena Zelenska, encabezar por su parte la delegacin de Ucrania, en un mensaje muy directo del nuevo monarca sobre la posicin del Reino Unido ante el conflicto blico.

Carlos expres el pasado mes de abril su «conmocin ante las imgenes de la guerra en nuestro continente» durante un discurso en una ceremonia de graduacin de la RAF en abril. El entonces prncipe de Gales resalt «el valor de las alianzas» y destac cmo «tener gente altamente motivada y bien preparada es algo crtico para el xito de las operaciones» (en referencia implcita a la OTAN y a la respuesta del ejrcito ucraniano).

La portavoz de Exteriores de Rusia, Mara Zajarova, conden como «profundamente inmoral» la decisin de la Casa Real britnica de usar la tragedia «para ajustar cuentas con nuestro pas en unos das de duelo». Vladimir Putin, que envi un telegrama de condolencias, ya haba anunciado por si acaso que «no tena planes» de participar en las exequias.

La princesa de Gales charla hoy con Olena Zelenska
La princesa de Gales charla hoy con Olena ZelenskaAP

El otro agraviado por la diplomacia del funeral, en menor medida, ha sido Xi Jinping. Aunque China s ha sido formalmente invitada al funeral y ha enviado al vicepresidente Wang Qishan en calidad de «representante especial». Su presencia ha levantado ampollas entre un grupo de nueve diputados conservadores vetados por Pekn por condenar su represin contra la minora uigur en Xinjiang.

Las sanciones contra los siete parlamentarios y dos lores britnicos -cuyos activos han sido congelados por Pekn- han tenido sin embargo consecuencias para una delegacin del Gobierno chino que ha visto denegada su entrada a la capilla ardiente en Westminster. Como contrapunto, el embajador de facto de Taiwan en Londres, Kelly Hsieh, fue formalmente invitado a firmar en el libro de condolencias de Lancaster House y est recibiendo el mismo tratamiento que cualquier otro dignatario extranjero, en un gesto agradecido por Taipi como una seal «de la preciada amistad entre los dos pueblos».

La polmica ha perseguido hasta el ltimo momento al nuevo rey por extender la invitacin al prncipe heredero de Arabia Saud, Mohamed bin Salman, pese a su supuestas conexiones con el asesinato de Jamal Khashoggi en 2018. Finalmente, no asistir y lo har en su lugar el prncipe Turki al-Faisal, otro alto miembro de la realeza saud, inform hoy la BBC citando una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores. Bin Salman mantuvo relacin con Isabel II, a quien ensalz tras su muerte como «un ejemplo de liderazgo que ser inmortalizado por la Historia». Carlos viaj oficialmente a Arabia Saud hasta 12 veces como prncipe de Gales y reforz los lazos econmicos y polticos con Riad (un empresario saud, Mahfouz Marei Mubarak bin Mahfouz, protagoniz de hecho el primer escndalo de «dinero por ttulos» que ha llegado a investigar Scotland Yard, tras la donacin de 1,7 millones de euros a las organizaciones caritativas de Carlos cuando era prncipe de Gales).

Encuentro con Biden y Macron

El nuevo rey volvi a despachar el sbado con su primera ministra, Liz Truss, que vio suspendido en el ltimo momento su encuentro bilateral con Joe Biden por decisin del presidente norteamericano (la cita fue pospuesta hasta el mircoles en Nueva York, durante la Asamblea General de la ONU). Carlos III estrech por primera vez como rey la mano de Joe Biden y del presidente francs Emmanuel Macron, cuyas relaciones con el Gobierno britnico ha sido muy tensas desde el Brexit.

Biden dedic unas palabras emotivas a Isabel II en el momento de firmar en el libro de condolencias. «La Reina defini una era con su dignidad y su manera de desempea su papel», dijo Biden. «Cuando te miraba te transmita ese inters real por saber como ests y recordndote al mismo tiempo: ‘Haz lo que debes hacer'».

Un da antes de la recepcin a los lderes mundiales en Buckingham, Carlos III convoc en privado, y uno a uno, a los representantes de la Mancomunidad de Naciones, en un intento de dar un impulso a la alicada organizacin de 56 miembros y antes la chispa ‘republicana’ que amenaza con propagarse en algunos de los 14 pases que reconocan a Isabel II como jefa de Estado.

El ‘premier’ australiano, Anthony Albanese; el primer ministro canadiense, Justin Trudeau; y la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, fueron los primeros en despachar con el nuevo rey. «Seguir habiendo una evolucin en nuestra relacin», anticip Ardern, que acalar que su pas no tiene de momento la intencin de romper los lazos con la monarqua britnica.

Joe y Jill Biden firman en el libro de condolencias de Lancaster House.
Joe y Jill Biden firman en el libro de condolencias de Lancaster House.AP

En Australia, la llegada al poder del laborista Albanese ha provocado sin embargo un resurgimiento del sentimiento republicano. Carlos, que estudi en Australia de nio y la visit 16 veces como prncipe de Gales (incluida la gira de 1983 en la que Diana le rob todo el protagonismo) ha anunciado su intencin de visitar cuanto ante el pas con Camilla, anticipndose incluso al viaje ya ciernes de William y Kate, que asumirn el papel de «embajadores» de la Commonwealth en el nuevo reparto de funciones.

Durante los 10 das que lleva ejerciendo como rey, Carlos ha dado muestras de una mayor cercana a los britnicos que la exhibida en su poca como prncipe de Gales, como el saludo espontneo -acompaado por William- a los britnicos que hacan cola para despedirse del fretro de Isabel II en Westminster Hall.

Su estreno ante los lderes mundiales el domingo sirvi como indicio del renovado papel de la monarqua como baza diplomtica del Reino Unido, en contraste con el repliegue de Isabel II, que suspendi sus viajes al extranjero en sus ltimos aos y deleg precisamente ese papel en su heredero.

Varias delegaciones extranjeras han expresado entre tanto su malestar por la exigencias del protocolo del funeral, que obliga a la gran mayora de los 2.000 invitados a la abada de Westminster a trasladarse en autobuses que partirn puntualmente del Royal Hospital Chelsea. Los reyes Felipe y Letizia, as como el emperador japons Naruhito y la emperatriz Masako y gran parte de la realeza europea tendrn que prescindir del coche oficial.

Segn revela el portal Politico, al menos cinco miembros del G-7 han pedido «excepciones» como la de Joe Biden, que s viajar sin embargo con su coche blindado, apodado como la bestia. Otros lderes, como el presidente israel Isaac Herzog, tambin podrn usar su propio transporte por razones de seguridad. Otras delegaciones han pedido acogerse a «excepciones» alegando el estado de salud o la avanzada edad de los dignatarios.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.