Bruselas propone congelar 7.500 millones de fondos europeos a Hungría por fraude y corrución


Noticias relacionadas

Justo cuando la Eurocámara acaba de declarar que la Hungría de Victor Orbán ya no puede considerarse una democracia plena, Bruselas ha activado por primera vez el nuevo reglamento que condiciona el pago de las ayudas europeas al respeto del Estado de derecho

La Comisión Europea ha propuesto este domingo congelar un total de 7.500 millones de euros de fondos europeos adjudicados a Hungría (un tercio del total de las ayudas regionales del periodo 2021-2027) por los casos de corrupción y fraude generalizados en el país, que afectan a los intereses financieros de la UE.

«Esta decisión es una demostración clara de la determinación de la Comisión de proteger el presupuesto de la UE, y de utilizar todas las herramientas a nuestra disposición para garantizar este importante objetivo», ha explicado el comisario de Presupuestos, el austríaco Johannes Hahn

[La Eurocámara tacha a Hungría de «autocracia electoral» y pide congelarle los fondos europeos]

En concreto, el Ejecutivo comunitario ha constado que en Hungría existen «deficiencias» y «carencias» importantes en la legislación de lucha contra la corrupción y en la normativa sobre licitaciones públicas, así como conflictos de intereses generalizados. Además, Bruselas denuncia la «debilidad» de las investigaciones y los enjuiciamientos de casos de corrupción, que no se traducen en condenas adecuadas.

La Comisión Europea inició el procedimiento sancionador contra Hungría el pasado mes de abril, sin que Budapest diera ningún paso para corregir los problemas. En julio, Bruselas comunicó oficialmente a Hungría la cantidad de fondos que pensaba congelarle. Sólo en ese momento, el Gobierno de Orbán ha empezado a moverse bajo la presión máxima de perder muchos fondos europeos en un contexto de crisis económica.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante la reunión extraordinaria de este domingo


La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante la reunión extraordinaria de este domingo

Comisión Europea

En concreto, Budapest ha presentado un paquete de 17 medidas, entre las que destacan la creación de una nueva oficina anticorrupción con amplios poderes, la reforma de la ley de contratos públicos y la puesta en marcha de un nuevo sistema de declaración pública de bienes y rentas de miembros del Gobierno y del Parlamento Parlamento. 

Sin embargo, ninguna de estas iniciativas se ha aprobado todavía, y los plazos legales obligan a Bruselas a seguir adelante con las sanciones: el plazo legal para tomar una decisión vence el 21 de septiembre.

En todo caso, el Ejecutivo comunitario dejará la puerta abierta al diálogo. La decisión final sobre la congelación de fondos deben tomarla los Gobiernos de los 27, que disponen de un plazo de hasta tres meses. Si Orbán aprueba las nuevas leyes anticorrupción a finales de noviembre, como tiene previsto, el expediente podría cerrarse sin consecuencias.

Quedaría pendiente el plan de recuperación Next Generation de Hungríacuya dotación asciende a 7.200 millones de euros y que lleva paralizado desde hace más de un año. 



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.