Berlusconi justifica la invasión de Ucrania con el argumento de que Putin pretendía establecer “un Gobierno decente” en Kiev | Internacional



Silvio Berlusconi, líder de Forza Italia, es amigo íntimo de Vladímir Putin. Se conocen desde hace años y el italiano lo considera “un hermano pequeño”. Ambos han compartido cacerías y fiestas. También estrategias comerciales y económicas. El dueño de Mediaset, miembro de la coalición que todo apunta a que gobernará Italia después de las elecciones del domingo, fue el primer mandatario occidental en viajar a Crimea cuando fue anexionada y fue el encargado de organizar la puesta en escena que normalizase al líder ruso con un acercamiento a EE UU en 2002. Por eso muchos pensaban en Italia que era cuestión tiempo que terminase poniendo paños calientes a la invasión rusa en Ucrania. Sucedió el jueves en prime time, en el programa de Rai 1 Porta a Porta. “Las tropas debían entrar, en una semana llegar a Kiev, sustituir el Gobierno de Zelenski por un Gobierno de gente decente y en una semana volver. En cambio, encontraron una resistencia imprevista, que se fortificó con armas de todo tipo procedentes de Occidente”, dijo el candidato.

Berlusconi no se conformó con esas palabras y llamó a la invasión “operación especial”. Según él, Putin “cayó” en comenzar la guerra “porque una misión de las dos repúblicas prorrusas del Donbás hablaron con todo el mundo, con los periódicos, la televisión y los ministros del partido y hablaron con él, diciendo que [el presidente ucranio, Volodímir] Zelenski había aumentado los ataques de sus fuerzas contra ellos y sus fronteras”.

Las opiniones de Berlusconi no son nuevas. Tampoco el respaldo a su amigo. Pero durante la campaña electoral se había cuidado muchísimo de no atenuar la agresión. Un tema demasiado sensible y que la propia Giorgia Meloni, líder del partido ultraderechista Hermanos de Italia y favorita en las encuestas para ganar las elecciones del domingo, había asegurado que no se discutiría. Además, Berlusconi ha presentado a Forza Italia, un partido en descomposición encargado hoy de blanquear a la extrema derecha, como el garante de que se cumplirán los compromisos con la Unión Europea y la OTAN.

Berlusconi —o sus asesores— se han dado cuenta al día siguiente de la metida de pata e intentó arreglarlo matizando su posición sobre la guerra: aseguró que esta es “injustificable e inaceptable”. “Bastaba con ver la entrevista completa, no solo una frase extrapolada, simplificada posteriormente, para entender cuál es mi pensamiento, que se sabe desde hace tiempo. La agresión contra Ucrania es injustificable e inaceptable, la posición de Forza Italia es clara: siempre estaremos con la UE y la OTAN” , aseguró en sus redes sociales. El problema es que su indisimulada cercanía con Putin es totalmente compartida con el otro socio de la coalición, Matteo Salvini. El líder de la Liga también aboga por la retirada de las sanciones e, incluso, estuvo a punto de viajar a Rusia en julio para mediar con el Kremlin.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.