Ayuso – Casado: Guerra híbrida en el PP | Opinión


Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado, en un desayuno informativo el pasado junio.
Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado, en un desayuno informativo el pasado junio.Kike Para

“La cuestión es si es entendible que el 1 de abril, cuando morían en España 700 personas, se puede contratar con tu hermana y recibir 286.000 euros de beneficio por vender mascarillas”.

Lo podía haber dicho cualquier portavoz de la izquierda, pero el tuit, que quedará grabado a sangre y fuego en la historia del principal partido de los conservadores, lo escribió la cuenta oficial del PP citando la acusación de Pablo Casado contra una compañera de filas, Isabel Díaz Ayuso.

—”La situación de Ucrania es mejor que la del PP porque allí no hay armamento nuclear”.

Lo podía haber firmado El Mundo Today, la cuenta que fabrica titulares desternillantes y ficticios, pero lo dijo José María Aznar, expresidente del Gobierno.

La guerra civil de los populares volvió a acaparar este viernes la conversación en Twitter, y la vehemencia de las declaraciones vertidas y ampliamente comentadas en esa red social indica que será así por mucho tiempo o hasta que quiera Putin.

Las guerras ahora son híbridas: se ataca y se defiende por tierra, mar, aire y Twitter. Desde que estalló el conflicto en el PP, ambos ejércitos miden sus fuerzas en la red social, exponiendo —más o menos voluntariamente— de qué lado están.

Abrió el fuego de esa guerra de cromos Pilar Marcos, antigua mano derecha de la defenestrada Cayetana Álvarez de Toledo, con una foto de la presidenta madrileña y la leyenda #YoconAyuso, que acumula más de 5.000 retuits.

La imitaron Enrique Ossorio, consejero de Educación del Gobierno madrileño —”Total apoyo a Isabel Díaz Ayuso y completo rechazo a aquellos que con crueldad han intentado eliminarla de la política. La envidia les ha llevado a cometer la mayor indignidad”—; Eugenia Carballedo, presidenta de la Asamblea de Madrid —”Mi apoyo incondicional a Díaz Ayuso, cuyo liderazgo, de una ejemplaridad a prueba de insidias, insufló aliento a los madrileños en los peores días de la pandemia y propició el renacer de la Comunidad de Madrid”—, alcaldes y concejales de la Comunidad…

En el otro bando, los soldados de Casado escribieron tuits de apoyo y fotos con su general, aunque en algún caso suministraron, sin querer, munición al rival. Lo hizo Andrea Levy, quien apoyó públicamente al líder del PP pese a presidir el comité encargado de estudiar sanciones contra Ayuso, y lo hizo Beatriz Fanjul, presidenta de Nuevas Generaciones, quien subió a las redes una foto abrazada a Casado delante de un retrato de Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA. Le llovieron las críticas por mezclar a una víctima del terrorismo con la batalla interna popular y ella se disculpó más tarde: “Lamento si esta foto no es la más indicada. Me gustaba y por eso la he subido”.

También hubo quien quedó atrapado en el fuego cruzado, como Enrique López, secretario de Justicia del PP nacional y consejero madrileño de Presidencia, es decir, aspirante a ministro de Justicia si Casado llegara a La Moncloa y número dos de Ayuso en febrero de 2022. Se anunció su presencia en una rueda de prensa para defender a la presidenta de las acusaciones difundidas desde la cuenta del PP, pero se apeó de la convocatoria. Más tarde, eso sí, retuiteó las declaraciones del Enrique que sí acudió, Ruiz Escudero, titular de Sanidad, asegurando que “todos los contratos de Servicio Madrileño de Salud se han realizado de una manera legal”.

Mientras, siguen las bajas. Este viernes cayó el responsable de redes del PP, Ismael Sirio López-Martín. Y Santiago Abascal, al que muchos señalan como principal beneficiado de la crisis de los populares, juega a país neutral: “Lo que es malo para España es malo para Vox”, tuiteó.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.